martes, 28 de agosto de 2007
La ridícula historia del gusanito venenoso

Había una vez un gusanito que estaba lleno de un veneno que lo corroía por dentro, pero el veneno era defectuoso y hacía que el gusanito no fuera igual de peligroso que los de su especie. Los años pasaban y fracaso tras fracaso el gusanito descubrió que sus capacidades no le permitían hacer nada útil, y fue así como decidió destruir en lugar de crear… pero también fracasó.


En un intento por perjudicar a varios blogueros, les envió copias baratas de notificaciones de postales de Gusanito.com


Click para ampliar


Pero los blogueros ya no caemos en ese truco tan trillado y lo único que el gusanito venenoso ocasionó en sus víctimas fue lástima.



Y así el gusanito confirmó que no sirve ni para insecto.



Amigo gusanito: de parte de Webargas, El Armadillo, El Mulder y quien escribe* te queremos decir:

FUCK** YOU

Y por mi parte, te invito amablemente a que te consigas una vida, agarres tu troyano de medio pelo y te lo metas culo arriba.

Suerte es que te deseo.



* Si usted recibió el correo bien puede sumarse a esta lista.

** F.U.C.K. : Frente Unido Contra el Kracker.

Etiquetas: ,

 
Y esto sólo le pasó a Maria() a las 9:00 a. m. | 33 Infelices comentarios
domingo, 26 de agosto de 2007
El ataque de los “bluyines” descosidos
Como ustedes sabrán, (y si no saben pues bienvenidos, ¿cuándo llegaron?) por cuenta de la ocupación de mi papá, en mi casa todo aquello que no es indispensable queda aplazado para “la próxima cosecha”. Es así como el año pasado terminando mi tercer semestre estaba yo en poder de unos cinco jeans de los cuales el más nuevo tenía 2 años.

Faltaban par semanitas para volver a mi hogar, estaba en exámenes finales, un día cualquiera andaba yo recasual en la universidad y me puse las manos en los bolsillos traseros del jean (hábito recurrente que tengo) y ¡ohh sorpresa! Tremendo roto en todo la costura del bolsillo. En esas llegó Cata (mi mejor amiga de la U) y le mostré mi desgracia, lo único que me dijo fue:

- Marica, ¿apenas te venís a dar cuenta? Yo te vi el roto desde esta mañana.
- No, pues con esas amigas… ¡se le agradece ole!
- Es que te iba a decir y después se me olvidó.

En ese momento recapitulé todo lo que había hecho desde la presunta aparición del sexyrotomuestranalga hasta el instante en que lo descubrí y recordé haberme agachado a amarrarme los zapatos en frente (mejor dicho de espaldas) de un amigo de ingeniería electrónica. Nooo, esto sólo me pasa a mí, es uno de esos electrogarrosos* que no hacen más que estudiar y que tienen un limitado contacto con el sexo opuesto**.

Lo que quedaba del día me la pase muerta del frío con mi chaqueta cubriendo la retaguardia hasta que llegué al apartamento. Hasta ahí todo normal, no soy la primera persona a la que se le rompe el jean. Peeero…

Al día siguiente estaba presentando un examen y subí una pierna al asiento y ¡taaaan! se descosió el jean en todo el muslo, no era un roto muy grande pero sí uno de los más extraños que he visto en mi vida… Lo peor es que tuve que modelarlo durante dos días porque esa noche me quedé a dormir donde Cata para estudiar para otro examen.

Dos días después me meto la mano al bolsillo y, sí, adivinaron, otro roto idéntico al primero. Nuevamente no sé cuánto tiempo estuve haciendo las delicias de grandes y chicos por toda la universidad de los Andes, y es que teniendo en cuenta que en Bogotá las mujeres con alguito de cola somos una especie en vía de extinción… en fin.

Una semana, tres jeans rotos. Ahora sí que alguien me niegue que esto sólo me pasa a mí.

Balance de mis vacaciones en Buga:

- un jean nuevo que me regalaron de navidad, y claro, la promesa de “en la próxima cosecha te compramos más”.
- dos jeans remendados por la mano experta de mi madre que duraron unos 6 meses más.
- uno en la basura en un estado lamentable.
- y uno que jubilé antes de que me dejara en la calle como sus compañeros.

* Marca registrada, así se llama el grupo de Hi5 al que pertenece mi novio…
** Mi Juan, Q-k, Pendiolo: ustedes saben que eso es cierto jaja.

Etiquetas: ,

 
Y esto sólo le pasó a Maria() a las 12:40 p. m. | 17 Infelices comentarios
martes, 21 de agosto de 2007
Profe Maria() para ustedes


Pues sí, yo que creía que tenía más vocación de domadora de alacranes que de educadora resulté dando una hora y media de clase a la semana en este semestre. No es algo así que uno diga ¡qué bruto! ¡qué clasesísima la que dicta Maria()!, de hecho soy monitora de Algoritmica y Programación Orientada a Objetos 1* y mi trabajo consiste en calificar exámenes y asistir a la clase práctica para resolver dudas. Pues experiencia es experiencia, y la platica no me está sobrando, entonces acepté.


Miércoles

Llegué a la clase teórica para ser presentada ante mis retoños (nombre con el cual me referiré a mis alumnos de ahora en adelante) y los nervios me poseían… no juemadre, ¿yo qué carajos hago aquí?, mirá esa gente, todos son más altos que yo (menos el profesor jejeje), es que yo con esta cara de primípara, tiene más presencia una achira, ¡tiene más autoridad un pandebono!

Entro al salón, por ahí un man viene comentando que está haciendo la tesis de grado (¿si ve?, ¿yo qué hago aquí? Nooo, relax, acordate porqué** andás en estas), después otro estudiante se acerca al profesor para pedirle permiso de ir al baño (jajaja ok, la cosa no es tan grave). El profesor hace la presentación de siempre “ella es Maria..... va a ser su monitora este semestre bla bla bla, pregúntenle lo que quieran bla bla bla también les va a corregir los parciales bla bla, Maria..... ¿quieres decir algo?”

Ay Señor de los Milagros, en ese momento se me olvidó hasta cómo me llamo, es que yo no sirvo pa’ hablar en público. Con mi mano temblorosa escribo mi correo en el tablero, repito lo que acaba de decir el profesor (sólo que cien veces menos coherente) y me voy del salón con un hermoso tono rojo adornando mi rostro.


Jueves

Mi primera clase, hoy la dicto con ayuda del profesor porque todavía no me han nombrado a mi subalterno (nombre con el cual me referiré al otro monitor de ahora en adelante). Llego cinco minutos antes a la sala y empiezan a aparecer mis retoños. Lo dicho: o esta gente está muy vieja o yo nunca dejaré de ser primípara.

(¡Uy hola!, ni creás que sólo con esos ojitos vas a pasar Programación, rafff…)

Ejem, ¿en qué íbamos?

Comienza la clase, el ejercicio está muy fácil pero es la primera vez que mis retoños se enfrentan a Java, por lo tanto las preguntas no se hacen esperar. Al principio estaba c*gada del susto, pero cinco minutos después ya había entrado en confianza y hasta me estaba empezando a gustar. Es que es hasta bonito que todos digan tu nombre, resolverles sus dudas, darte cuenta de que sí te entendieron, ¡ay amá!, después de todo como que sí tengo mi vocación de educadora.

Lo más bonito fue cuando uno de los retoños me preguntó tímidamente:

- Oye, ¿tú estudias ingeniería química cierto? ¿me puedes decir cómo es? Es que yo estoy en primer semestre.

Noo, qué belleza, y pensar que hace dos años yo era así jajaja. Le dije que ésta es una carrea muy bacana con algunas materias un tanto difíciles (claro que no le hablé de estequio, la idea no era meterle miedo jeje), le dije que el enfoque no es estrictamente químico sino también físico etc, etc, etc. Ahora, que si el pelao deserta, no me vayan a echar la culpa a mí…

Bueno, esto de ser la profe Maria() me está gustando, vamos a ver cómo me va en el resto del semestre, este jueves tenemos el primer examen, ojala que no me toque rajar a nadie. Queda pendiente lo de la forma de dirigirme a los estudiantes, el “vos” es como muy confianzudo y sentí que algunos me miraban raro, pero es que yo no me acostumbro a tutear.


* APO 1, para ser más breves.
** Porqué ando en estas:

¿Ñoña quién?


Y en otras noticas: ¿seré yo, maestro?

Etiquetas:

 
Y esto sólo le pasó a Maria() a las 6:07 p. m. | 21 Infelices comentarios
domingo, 19 de agosto de 2007
Ande güinerís…
Han pasado casi dos meses desde que propuse mi intento de concurso, y la respuesta de mis Julius realmente me sorprendió. Me alegró mucho recibir las historias de diez lectores, a quienes nuevamente les agradezco por haber participado, hacernos reír y compartir esas experiencias de lo que sólo les pasó a ellos.

Pero bueno, no más introducción, a lo que vinimos: entregar el Chocorramo* de Oro que todos quieren tener. En cierta forma todos ganaron, pero en otra forma más específica sólo hay un ganador y los demás son unos perdedores**. Así que aquí están los puntajes correspondientes a la suma de los votos de los lectores y los filetes asignados por Matilda.


Giugis = 3.0

Juan Guillermo = 3.5

Juan Holms = 4.0

Dani = 4.0

Evelio = 5.0

La Encargada = 6.5

Webargas = 7.5

Mi Juan = 7.5

Largo = 9.0

Antes de anunciar el gran ganador de “Esto sólo le pasa a Julius 2007”, Matilda y yo hemos decidido entregar un premio de consolación. Así que todos ustedes perdedores no-ganadores se han hecho merecedores de…


Un beso y un abrazo y un golpe en el calabazo.


Los cuales serán entregados de la siguiente manera: cada uno debe escoger a la persona que deseen que les entregue su premio, acercarse a la persona y decirle:

“Oye, yo fui finalista de “Esto sólo le pasa a Julius 2007”, dame mi premio por favor”

Nota: Las organizadoras del concurso no se hacen responsables por la reacción de la persona seleccionada.
Todos pueden escoger al que quieran, a excepción de mi Juan que sólo podrá hacer e
fectivo su premio con la dueña de este blog.

Y ahora sí, a lo que te truje***:

Ande Golden Chocoramo gostuuu…


Andrés Felipe, de “La música no tiene la culpa”, con un total de 11.5 puntos. Recordemos su chiste****:

Cuenta el corresponsal que un buen día iba en un bus tetiado de gente cuando su compañero de asiento sacó de su chaqueta de cuero una bolsa de menudencias de pollo que devoró y lamió a su lado con el mayor de los gustos.

¡De verdad eso sólo le pasa a Andrés! Por su valentía al soportar el festín busetero y por la forma en que nos contó la anécdota tiene más que merecido su Chocoramo.

No pude conseguir una imagen más grande.

A nuestro feliz ganador se le solicita ponerse en contacto con las organizadoras (proximacosecha@gmail.com) para acordar los detalles de la entr

ega de su premio.

Gracias a todos los que participaron, leyeron y votaron. El gran concurso “Esto sólo le pasa a Julius” regresará en la próxima cosecha.


* Dato curioso: acabo de descubrir que no se escribe Chocorramo sino Chocoramo, ahí perdonarán la ignorancia…
** Plagiado y parafraseado de los Simpson (creo).
*** Plagiado de los Simpson, de este sí estoy segura.

**** Al mejor estilo de Sábados Felices.


PD: entrada número 100, ¿de dónde me salen tantas ma ricadas pa' escribir?


¡Update!

Las organizadoras de este concurso son tan tacañas y faltas de iniciativa que el ganador se vio obligado a diseñar su propio dibujo conmemorando este gran acontecimiento...

La verdad es que Andrés está que no se la cree. La entrega del Chocoramo sigue en negociaciones, lo más probable es que se haga en la próxima cosecha ;)

Etiquetas:

 
Y esto sólo le pasó a Maria() a las 1:02 p. m. | 11 Infelices comentarios
jueves, 16 de agosto de 2007
No es más que un hasta luego


Mirá lo que me encontré:

[8 de Mayo de 2007 01:03 a.m.]

Camilo Dávila dice: pos si... somos unos chismosos…

Maria dice: pero se pasa bueno jaja

Camilo Dávila dice: jajaja, yo sé, y cada vez es más gente que entra…

Camilo Dávila dice: yo nunca había escuchado de los blogs hasta diciembre del año pasado, pero por ahí vi que tienen más de dos años...

Maria dice: yo los descubri en septiembre, el más viejo que conozco tiene 3 años

Camilo Dávila dice: el abuelo blog!

Maria dice: pues dice Víctor Solano que llevan 10 años, entonces este es como el papá blog...

Camilo Dávila dice: hace 10 años no debieron tener muchos lectores

Maria dice: no creo... y cuánto durará un blog en promedio?

Camilo Dávila dice: yo le pongo un año o menos, son muy poquitos los que duran más, al final la gente se aburre

Maria dice: aja, espero no aburrirme del mío en un buen tiempo

Camilo Dávila dice: a mi me gusta mi blog, ojalá siempre tenga un par de minutos para dedicárselos al blog, cada día es más dífícil

Maria dice: últimamente lo tenés medio descuidado

Camilo Dávila dice: por la U y el trabajo

Camilo Dávila dice: no me dejan mucho tiempo...



Snif…

Un minuto de silencio por el blog de Camilo el Todero, que descanse en paz.

Me va a hacer falta leerte, lo bueno es que te tengo en el cuarto de al lado para hablar bobadas.

Etiquetas: , ,

 
Y esto sólo le pasó a Maria() a las 8:08 p. m. | 6 Infelices comentarios
martes, 14 de agosto de 2007
Quinta (y ahora sí última) entrega
Pues sí, resulta que como todo buen colombiano, a mister Luis Largo le dio por mandar su historia al día siguiente del cierre dizque oficial de mi dizque concurso. No lo culpo, como acabo de decir así somos los colombianos, de hecho en este momento yo no debería andar en estas sino leyendo las fotocopias de ciencia de materiales, equilibrio de fases y fenómenos de transporte (pinta bueno este semestre oiga) que son para mañana, pero aquí estoy, publicando la historia de Largo para que pueda participar por el preciado Chocorramo. Ojalá que no se lo gane porque me sale un más o menos caro el envío hasta “El Mundo de Largo”.

LÄRGÖ

Antes de iniciar quiero aclarar que nunca me he considerado un tipo violento ni nada por el estilo, nunca me he dado en “la jeta” con nadie y cuando ha habido bonches1 yo siempre soy el que me escapo de una, es decir, que nunca esperen que revire por alguien, porque simplemente NO lo voy a hacer.

Transcurría el año de 1995 y me encontraba prestando servicio militar obligatorio, yo trabajaba en un Distrito Militar y nos tocaba hacer el proceso de reclutamiento para colegios y “salir a reclutar” a los no bachilleres o lo que se conoce como soldados regulares.

Cada distrito tiene un área definida, así dos distritos no atacan un mismo punto. Nuestra área eran los municipios al occidente de Bogotá, desde Madrid, Mosquera, Funza, Subachoque, Faca, Alban, La Vega, Villeta, hasta llegar al Rio Magdalena por los lados de San Juan de Rio Seco y Cambao. (si, estuve en muchos de esos pueblo vistiendo uniforme . . . creo que hoy día ni me atrevería).

No nos daban armamento porque estábamos en reclutamiento, no en combate, eso me gustaba porque mantener un fusil limpio es una mamera2, especialmente cuando teníamos otras tareas por realizar, además uno nunca sabe con que loco le toca a uno que se le dispare le descargué a uno toda la munición (muchas historias se han contado).

Un domingo en la tarde nos llevaron a Funza a hacer reclutamiento, éramos como 8 y nos dividieron en parejas (parejas de a dos je je je). Salimos a reclutar gente, en lo personal no me gustaba preguntarle a nadie por los papeles y menos tener que llevarme a alguien, especialmente porque muchos de los que se llevan son gente trabajadora que contribuyen al mantenimiento de un hogar. Pero pues teníamos nuestras cuotas y si no me cargaba a nadie, pues me jodian a mi . . . así que era estar entre la espada y la pared (between a rock and a hard place).

Este día salí con mi compañero, no es por menospreciar la gente, pero el tipo era de un ñero3 subido, de esos que usan el “teni” adidas y le amarran únicamente los cordones al las tres primeras parejas de agujeros y le sacan la “lengua” al “teni” “y que tales”. Este mancito era más tropelero4 yo y las conversaciones con sus “lanzas5 eran de los tropeles en los que habían estado.

Entre ires y venires, le pedimos papeles a un tipo que resultó estar más prendido que arbolito de navidad. El tipo nos dijo que no lo jodieramos que el era soldado de contraguerrilla que esto y lo otro, pero nos lo dijo en un tono alzado, así que le insistimos con los papeles . . . al fin de cuentas mientras el tipo no se identifique nosotros teníamos la autoridad de pedirle papeles . . . insistimos e insistimos . . . hasta que en ese momento vi que el tipo se levanto la camiseta, se le vio la cacha6 de una pistola y su mano iba en camino a agarrarla.

En instrucción militar nos habían enseñado como desarmar una persona que llevara una pistola en el cinto, así que yo cual “Juan Claudio Ven Dame” me disponía a darle una patada y desarmarlo (de esas que uno pegaba jugando spartan-X).

Cuando ya me iba a impulsar a darle el patadon y buscar respaldo de mi compañero, me di cuenta que este ya estaba a dos cuadras de distancia corriendo como alma que lleva al diablo.

Al verme en esta situación, en pensar que me faltaba UNA semana para la mocha7, mis instintos de gallina ganaron y salí corriendo detrás de el, yo que soy re-malo corriendo en un momentito ya le había agarrado media cuadra de distancia a mi compañero (el me llevaba dos). Después de eso y cagados del susto le dimos la vuelta al pueblo para poder volver a nuestro sitio de encuentro, eso si, cruzábamos cada esquina como si nos estuviera siguiendo un ejercito entero y saltábamos de poste en poste.

Cuando llegamos a nuestro punto de encuentro (estación de policía) cual sería nuestra sorpresa al descubrir que la misma gente había llamado diciendo que este tipin había sacado a correr a dos soldaditos. Así que uno de mis compañeros salio a rescate y ya tenían al tipin en la estación de policía, mi otro compañero lo tenia agarrado de las mechas y claro . . . ya lo había desarmado con lo que resulto ser una pistola de PLÁSTICO.

Claro . . . quienes eran los DOS únicos perdidos???? Y que nos habían sacado a correr con una pistola de PLÁSTICO???? . . . . muchas . . . %$^&evas tan grandes !!!

En fin . . . me pude haber lanzado y patear al tipo y ganarme mi minuto de fama al haberlo enfrentado valientemente . . . pero yo siempre he creído que es mejor que digan: Acá corrió un cobarde y no acá murió un valiente!!!!

PS. Esta historia creo que nunca se la conté a mi mamá, no por pena, sino de pensar que pudo ser MÁS real ¡!!

1. Pelea.
2. Tedioso.
3. Ordinario, busca pleitos, no sofisticado

4. Busca pleitos
5.
Compañeros en el ejército
6.
Donde se agarra la pistola
7. Salida del ejército

Maria() opina: vos lo has dicho: ¡muchas %$^&evas! Jajaja, mentiras que yo hubiera salido corriendo de primera, pero ya sabemos lo buen soldado que eras ;)

Esperemos que la mamá de Largo no lea mi blog...

Matilda califica: cuatro filetes.



Ahora sí aúllen, lloren y pataleen porque ya no recibo más historias, he dicho.

Las votaciones siguen hasta el domingo, voten Julius que esto se puso bueno, en este momento tenemos un triple empate.

Etiquetas:

 
Y esto sólo le pasó a Maria() a las 7:31 p. m. | 5 Infelices comentarios
lunes, 13 de agosto de 2007
Cuarta y última entrega
Sí, yo sé, me demoré mucho tiempo para publicar la cuarta entrega de “Esto sólo le pasa a Julius”, mis disculpas a todos, en especial a los dos participantes de hoy, dos lectores no-blogueros que decidieron compartir sus historias conmigo y con mis Julius.

La primera historia es de Juan Guillermo, es muy poco lo que les puedo decir de él, aparte de que le gusta mi blog y el del señor Patton y que es el único participante que afirma no ambicionar el codiciado Chocorramo de Oro que Matilda y yo ofrecemos como premio.

SIN TÍTULO

Mi historia comienza un día de universitario (hace ya como dieciocho años), cuando los señores del clima pronosticaron que iba a ser el ultimo eclipse de luna (y que por cierto lo fue), nos fuimos con los compañeros de la U, a verlo, y quedamos de encontrarnos en un lugar cerca de acá de Medellín, en lo que hace años se llamaba el peñasco… Resulta que ellos salieron antes que nosotros a comprar el "guaro", y nosotros íbamos a recoger un amigo, el asunto es que nosotros pensábamos que íbamos a llegar primero que ellos, entonces decidimos esperarlos cerca al lugar de destino, pero como no llegaban, entonces optamos por regresarnos a buscarlos… Pero por esas cosas de la vida (prenda, o borrachera dirán otros)...= nos estrellamos…. Le boté las dos puertas derechas al carro (a un Renault 6 modelo 79 en esa época), y cuando yo reaccioné después del choque... no estaban ni la puerta de atrás ni mi amigo que estaba justo al lado de esa puerta… volteé a mirar, y la puerta delantera izquierda estaba abierta, entonces traté de cerrarla, pero al hacerlo… SE CAYO!!! Así que estaba sin dos puertas, y sin mi amigo… Salgo a buscarlo, y como a 50 metros lo encuentro inconsciente y echando sangre por la frente!!!! Yo lo llamaba, le pedía que me respondiera, pero no reaccionaba, pensé que estaba muerto, así que en medio de mi prenda (léase BORRACHERA!!!!), salí a pedir ayuda a los carros que bajaban… imagínense mi desespero!!! Cual no sería mi sorpresa, cuando en medio de mi angustia…. Volteo a ver, e imagínense lo que veo… A mi amigo, el que supuestamente estaba muerto… pidiendo ayuda conmigo!!!! Yo le dije: pero que estas haciendo?? Y el me responde: pero no estamos pidiendo ayuda??, y yo le digo: "pero no estabas muerto" Y el me dice: No , a mi no me pasó nada… entonces lo que hacemos es buscarle las puertas al carro, y salir para Medellín a buscar ayuda… lo que paso después se los contare luego, pero esto es para decir:: "Esto solo me pasa a mi"….

Un saludo Maria, me encanta tu blog…

Juan Guillermo…




Maria() opina: Jajaja, sólo te pasa a vos, es que terminar pidiendo ayuda con el muerto, la prenda debía ser muuuy seria jeje.

Matilda califica: Tres filetes y medio.


La segunda historia, y la última de esta temporada es de Evelio, un fan enamorado (de Matilda supongo) que me escribe desde Venezuela. Nos internacionalizamos, ¡pa’ que vean!

LA PAMPLONA DE LOS ANDES VENEZOLANOS

Táriba estado Táchira, Venezuela, Transcurría el año de 1.999, mes de agosto para ser mas exactos, en vísperas ya del nuevo milenio se nos ha ocurrido la brillante idea a mi partner del alma (léase compadre) y a mi de participar en un evento no muy propio de los tiempos modernos… “Los encierros taurinos en plena calle en la Feria de la Virgen Sagrada de la Consolación de Táriba en el Torbes”

No me jodan, que vaina tan buena es sentirse perseguido por animales de alrededor de 400 kilos que embisten y tratan de pisotearte, cornearte, violarte y si pueden mentarte la madre, que sensación tan hijueputa (Soy Veneco pero aquí se pega el hijueputa) sentir como el corazón bombea a razón de 2789 lts/seg o lo que es igual a 2.756 latidos por minuto (tal vez la cantidad de etílico en la sangre tenga que ver algo en esto) mientras brincas, saltas o te encaramas para que el dichoso animalito no pruebe el filo de sus pitones en tus maltrechas nalgas.

¡Señores que sensación tan berraca (me estoy cachaquizando) el sentirse vivo!

Todo fino, todo chévere, varios días entre carreras y tragos hasta aquel sábado 21 de agosto. Algo presentían mis nalgas, estaban más unidas que de costumbre, presagiaban que algo querría incrustarse entre ellas. Es que mis nalgas fueron mis antenitas de vinil detectando la presencia de aquel enemigo.

Recuerdo como si fuera hoy aquella tarde, veo salir el toro, es de casta aunque luce manso, sus embestidas no son de mayor fuerza, examina bien su entorno como administrando sus fuerzas para lo que se vendría luego, un par de carreras largas y se detiene, aparentemente renuente a cualquier intento de provocar embestidas por parte de los pseudo-toreros-coleadores ahí presentes, en un momento me percaté de cuan cerca estaba (unos 5 metros aproximadamente) “Hijueputa si este animal se le ocurre arrancar muy probablemente lo haga en esta dirección, mejor me quito” doy media vuelta y emprendo la pausada huida, hasta ese momento había decidido escapar aristocráticamente, es decir, me hice el loco pa que nadie se diera cuenta de lo cagao que estaba en ese momento.

Recorro aproximadamente unos 6 metros en dirección opuesta al cornudo cuando mi compañero de juerga pasa a mi lado, a unos 120 Km/Hr gritando: “Corre Evelio que el coño e su madre arrancó”, comienzo a trotar a velocidad media sin mayor esfuerzo, volteo a ver donde se encuentra mi querido amigo de cuernos, y ¿cual fue mi sorpresa?, el dichoso bichito de tantas personas presentes en el encierro se le dio por abalanzarse sobre este su humilde servidor, demás está decirles que el leve trote se convirtió en carrera desenfrenada por salvar mi pellejo.

La persecución duró aproximadamente unos 50 metros, recuerdo haber volteado aproximadamente 16 veces con la tonta esperanza que mi amigo (el toro) se desmayara, le diera un infarto o que simplemente se enamorara de otro culo pues… Pero ¡que va! Recuerdo esa embestida, todo sucedió en cámara lenta, cuando sentí el golpe en mi nalga solo atiné a colocar mi mano izquierda sobre su cornamenta, esto solo facilitó la proyección a 50 centímetros del suelo para luego rodar como la bola que soy, arrastrado por el piso, con aquellos 400 kilos de rica carne intentando punzarme, para luego pisarme, patearme y ya por ultimo cagarme (si señores me embadurné en la afrodisíaca mierda de aquel suculento toro).
Mucha gente corrió en mi auxilio, salieron al quite del toro, dándome unos momentos para ponerme a salvo, solo me bastaron unos segundos para orientarme, mirar con ira al toro y decirle “esta vez ganas tu, nos vemos en el próximo barbiquiú” (esto ultimo si es mentira) mientras buscaba la salida, recuerdo a mi amigo llevarme del brazo y yo haberle hecho un ademán gritándole: “Coño suéltame que yo estoy bien”, hecho que despertó una ovación en la fanaticada que excitada gritaba a coro: “¡¡¡Torero, torero, torero, torero!!!” fueron mis 5 segundos de gloria después de verme revolcado en la mierda (literalmente).

El susto no pasó de ahí, solo fueron unos cuantos hematomas en piernas, brazos y dorso adornados con unos bellos raspones en mis codos y el aroma celestial del campo (mierda) impregnado en mi ropa. Después de un momento de inspeccionar que mi hardware estuviera completo, recordé a mi fiel compañero “¿Coño celuloco donde estas?” en mi bolsillo posterior izquierdo encontré la respuesta en los restos de mi tan apreciado Hyundai HGC-110, en ese momento me pregunté si gracias a él hoy día no porto una bella cicatriz en mi nalga izquierda o peor, sea cual fuere el caso murió como un héroe mi celular.

Señores para terminar, en realidad esto no solo me sucedió a mi ya que esa misma tarde vi desde afuera como otras 3 personas fueron embestidas por ese mismo toro, incluso un joven fue llevado de emergencia al darse un fuerte golpe en la cabeza y quedar inconsciente, aunque considere mi historia digna de ser presentada en este segmento creo firmemente que todos los participantes y aspirantes a participantes en realidad somos afortunados al poder compartir estas experiencias viendo como otros en situaciones similares no han contado con la misma suerte e incluso han pasado a mejor vida. (Ya me puse reflexivo)

Maria() opina: buena historia, buena forma de contarla. Qué miedito, ¡yo ni loca me meto de torera!

Matilda califica: Cuatro filetes.

__________________________________


Bueno gente, y dado que ya se acabaron las vacaciones, declaro oficialmente cerrado el “Esto sólo le pasa a Julius 2007”, sólo queda resolver el asunto aquel de entregar el Chocorramo, y para eso necesito que ustedes (sí, ustedes) me ayuden a elegir con sus votos. Por cada filete que haya entregado Mati se suma un punto, y por cada voto se suma otro punto.

Se reciben los votos por medio de mi cbox o dejando un comentario en la entrada correspondiente:

Primera entrega - Mi Juan y Dani.
Segunda entrega (lado A) - Karin y Webargas.
Segunda entrega (lado B) - Giugis y Juan Holms.
Tercera entrega - Andrés Felipe.
Cuarta entrega - Juan Guillermo y Evelio.

Nota: no se vale votar por sí mismos, vanidosos. La votación se cierra el próximo domingo, suerte a todos y que gane el mejor (o el que me quede más cerca pa’ mandarle el Chocorramo).

Etiquetas:

 
Y esto sólo le pasó a Maria() a las 5:48 p. m. | 11 Infelices comentarios
jueves, 9 de agosto de 2007
Viviendo con la Mugres
Antes que nada, apreciados y recordadísimos Julius, me permito informarles que:


Ya llegué de donde andabaaaa, se me figuró volveeeer.

Así que desde hoy este chuzo regresa a la normalidad, dentro de lo que me sea posible. Por normalidad entiéndase escribir más seguido, responder sus comentarios y visitar a mis pobres huerfanitos.

Bueno, superada la introducción pendeja, procedo a contarles más pendejadas: que este sábado llegué a la capital (hijuepuerca si está fría esta nevera, nunca voy a dejar de ser calentana) y que desde el domingo estoy viviendo en mi nuevo amarradero.

Julius: aja, ¿y eso a mí qué?

Peren les cuento, resulta que ahora no estoy en un cuarto, nooo señor, ahora estoy en un dement-cuarto, y ya no duermo en una cama, nooo mijiticos, ahora duermo en una dement-cama.

Julius: ¿uh?

Pues resulta y pasa que el cuarto que me alquilaron pertenece a naiden más ni naiden menos que a Sebastián Dávila.

Julius: ¿el de “Demente y corazón”?

Sí.

Julius: ¿el de “Viviendo con Carmencita”?

Efectivamente.

Julius: ¿el que juega en La Agencia?

Ese mesmo.

Julius: ¿el que se fue pa’ los Brasiles?

Sip.

Julius: ¿el hermano de Camilo el Todero el novio de Pat&co?

Ajá.

Julius: ¿el hijo de la Mugres?

Que sí hombre, carajo, ¿no entendés? Tanto tiempo sin mí te tiene medio lento Juliucito. ¡Qué pecao ole!

Julius: snif.


Ejemm… Bueno ya, seriedad. Estoy muy feliz en mi nuevo hogar, el Todero es un bacán y la señora Mugres ni se diga, súper querida, consentidora a morir, me va a malcriar jajaja. Aparte el bus me deja a cuatro cuadras planas del edificio y no tengo que volver a sufrir el inhumano ascenso séptima-circunvalar del apartamento anterior. Claro que vivo en un cuarto piso, eso del equilibrio cósmico es una cosa sorprendente ole.

Bueno, para aquellos que dicen que este cuento de los blós no sirve para nada (love you brother) aquí les tengo la prueba de que no es cierto: conocí a unos hermanitos maravillosos y conseguí un lugar para vivir el mismo día que escribí que me iba a quedar sin apartamento, el mejor que podría haber encontrado, y más en este momento en el que vivir sola o mal acompañada me habría pateado más de lo normal.

Etiquetas: ,

 
Y esto sólo le pasó a Maria() a las 11:36 p. m. | 12 Infelices comentarios