miércoles, 30 de septiembre de 2009
¡Bienvenido al mundo del mañana!

¿Recuerdan ese capítulo de Futurama en el que Fry descubre que le están metiendo comerciales a sus sueños? Bueno, pues creo que el futuro está aquí y que soy el sujeto de prueba para las primeras emisiones de publicidad en los sueños.

Resulta que antenoche entré al baño de un restaurante y me encontré con Paula Andrea Betancourt. Nos saludamos como si fuéramos amigas de toda la vida y después de preguntarme cómo iba en la U me dijo, con ese característico acento paisa y su tonito de propaganda institucional: ¿y ya reclamaste los resultados de la citología?

Lo mejor fue mi respuesta: ay no Paula Andrea, es que como me la hice una semana antes de empezar el semestre, me fui para Bogotá y no alcancé a recoger los resultados, después mi mamá me iba a hacer el favor pero ahí fue cuando se fracturó el pie y entonces... Lo siguiente que recuerdo es a la exreina dándome el regaño de mi vida y diciéndome que era el colmo de la irresponsabilidad que no hubiera hecho esa vuelta después de casi 3 meses.

A que no adivinan qué fue lo primero que hice ayer al levantarme... pues desayunar, pero después de eso hablé con mi mamá para que me llevara al Seguro Social, ejem, Nueva EPS para reclamar los resultados de mi citología. Y es que, tontica y todo, la diva de mis sueños (literalmente) tenía razón: no vale la pena haber pasado por el que considero uno de los momentos más humillantes de mi corta vida para luego ignorar sus resultados.

Por la tarde, y luego de darme cuenta de que mi cédula de ciudadanía no quiso acompañarme durante esta semana de receso y se quedó en Bogotá (esto sólo me pasa a mí), por fin tuve en mis manos el dichoso papelito. Muestre a ver, todo bien, normal, no tengo de eso, me salvé de esto otro, aquello suena a piropo, pobrecita lo que tenga tal cosa, momento, qué carajos dice ahí?! positivo para what?!

Paréntesis, señores doctores: qué les cuesta escribir claro o en su defecto valerse de un computador/máquina de escribir?

El garabato indescifrable me dejó preocupada por el resto del día. Afortunadamente Paula Andrea no apareció nuevamente en mis sueños porque eso me habría ocasionado un colapso nervioso. Hoy, bien tempranito, llamé al Seguro Social, ejem, Nueva EPS, y pedí una cita con el doctor que me atendió la vez pasada. En resumen, los resultados estaban dentro de lo normal, nada de qué preocuparse. Fiuu, me volvió el alma al cuerpo.

Ya saben niñas: a hacerse la citología y a reclamar los resultados antes de que Paula Andrea B. y los modernos comerciales transmitidos por medio de los sueños hagan lo suyo ;-)

Etiquetas: ,

 
Y esto sólo le pasó a Maria() a las 6:06 p. m. | 9 Infelices comentarios