martes, 29 de diciembre de 2009
Doctor, se me van las luces

Me levanto, doy tres pasos y no puedo seguir caminando. Todo se oscurece de un momento a otro, echo mano de la pared más cercana y con paciencia espero que regrese la normalidad. Estos “episodios” no duran más de diez segundos, pero lograron preocuparme cuando se volvieron tan frecuentes, hablo de por lo menos cinco veces diarias.

En uno de los que más recuerdo, estaba acostada viendo televisión y el celular de mi hermano comenzó a timbrar. Él estaba bañándose así que yo me levanté corriendo para llevarle el celular y pasárselo por debajo de la puerta del baño. Entonces se me fueron las luces, fue tan fuerte que terminé sentada en el corredor, y ni siquiera podía oír el timbre del celular.

Bueno, hora de comentarle la situación al tío médico. Me da un nombre: hipotensión ortostática. Es una baja de presión que se presenta cuando el paciente cambia de posición, debido a esto no llega suficiente sangre al cerebro y por eso es que se me van las luces.

Ajá, ¿y?

Nada, dice el dr. tío, tomarlo con calma, no levantarse de una sino por etapas. Primero sentarse en la cama, bajar los pies, estar así unos segundos, finalmente levantarse muy despacio… el problema es que siempre se me olvida. Qué cuentos de etapas, me levanto como el “carroloco” que siempre he sido y unos pasos después ya estoy prendida de las paredes :(

Este año no ha sido muy bueno que digamos en cuanto a mi salud. Con tantas consultas al médico (el de la universidad, el de la eps y el tío) temo llegar a aparecer en Enigmas Médicos, un programa que mis papás no se pierden y en el que sus protagonistas después de sufrir durante años con síntomas extraños e inconexos, encuentran la raíz de sus males en enfermedades con siglas larguísimas.

Mentiras, no es para tanto, es que soy consentida y suelo magnificar mis dolencias. Sólo espero que se me quite la hipotensión esa, o por lo menos aprender a levantarme despacio.

Etiquetas:

 
Y esto sólo le pasó a Maria() a las 6:03 p. m. | 15 Infelices comentarios