sábado, 10 de marzo de 2007
Cómo empezar un curso con el pie izquierdo
Esta historia sucedió el 8 de febrero de 2007…

Nuestra primera práctica de laboratorio de biología celular (¡madrugar los sábados yupi!), al comienzo de cada clase se realiza un quiz de 10 minutos y ya nos habían advertido que si llegábamos después de las 10:10 a.m. no podríamos presentar el quiz ni hacer la práctica, es decir, par de ceros en la materia por llegar tarde.

Juliana, recordada por esta historia, quedó de pasar por Catalina (que también hace parte del grupo) a las 9:30 y a mí a las 9:35 para ir a la clase. Yo me levanté tarde, como casi siempre, pero a esa hora ya estaba lista. Pasaban los angustiosos minutos y mi amiga no aparecía. La otra integrante del grupo, quien yo suponía que era la más impuntual, ya nos estaba esperando en la universidad, y Juliana no llegaba.

Faltaban 10 minutos para que empezara la clase y yo me estaba volviendo loca, mi prima al verme tan desesperada me regaló un minuto, y después de insistir un rato me contestó Catalina y me dijo que ya estaban llegando a mi apartamento.

Mi alma descansó cuando vi acercarse al carro de Juli, también conocido como “La Amenaza Naranja” o “La Zanahoria Mecánica”; y nos fuimos a toda para la universidad mientras estudiábamos las partes del microscopio para el quiz. La Amenaza Naranja quedó en manos del dueño de un parqueadero cercano a la universidad, y nosotras nos fuimos corriendo para el laboratorio, que como siempre en Unigradas, está a 200 escalones de distancia.

En medio de esta carrera, yo trataba de recordar el número del salón donde nos tocaba clase, y Catalina, nominada al Oscar como mejor actriz de reparto, ideaba la siguiente excusa para justificar nuestro atraso: “Digamos que veníamos temprano y que el carro se nos pinchó en plena circunvalar, y pobrecitas nosotras solas que no tenemos ni idea de cambiar una llanta, que nos tocó llamar al papá de Juli, esperar que llegara a rescatarnos y después nos vinimos en el taxi en que él llegó”.

Llegamos jadeantes al laboratorio a eso de las 10:25, donde obviamente nos encontramos con una puerta cerrada, la otra niña del grupo nos miraba por la ventana haciendo cara de “nos jodimos”. Al rato salió la monitora a decirnos que no podíamos entrar, y nosotras con cara de cachorritos indefensos le contamos nuestra trágica historia, la monitora se conmovió y habló con la profesora Chaparrita * para que nos dejara entrar. ¡Ja, la hicimos!

Ingresamos al salón convencidas de que nos habíamos salvado, una vez adentro Chaparrita nos hizo sentar lo más separadas posible para presentar el quiz, no estaba tan difícil, un poquito memoria y salía. Yo estaba muy concentrada tratando de recordar qué partes del microscopio conforman el sistema óptico, cuando la monitora se me acercó a decirme que por llegar tarde teníamos que responder una pregunta extra. Bueno, no hay problema ¿Cuál es la pregunta?

¿Qué llanta del carro se les pinchó?... Mierda ¡esto sólo me pasa a mí!

Me puse pálida, me temblaban las piernas, pensaba “¿qué hago?”, trataba de mirar a Juli y a Cata, pero estaban muy lejos. Piensa Maria() ¡Piensa!, al final decidí contestar que era una llanta de atrás, pero que no recordaba el lado, así aumentaba las probabilidades ½ * ¼ * ¼ * 3 = juemadre, sigue siendo muy improbable.

Muertas del susto, entregamos el quiz y comparamos nuestras respuestas…
Maria (): llanta de atrás, no dije que lado. (que brillante soy)
Catalina: llanta trasera izquierda (¡bien Cata!, vos y yo conectadas como siempre)
Juliana: llanta delantera izquierda (¡mierda! hasta aquí llegamos…)

Chaparrita nos miraba con odio, nosotras empezamos a hacer la práctica y casi acabando nos impartió un afectuoso regaño delante de todo el salón.

Resultados:
- Nos trataron de mentirosas, y si alguna persona vuelve a llegar tarde al laboratorio no entra sin importar la excusa que presente.
- Por lo tanto, en la clase no es que nos quieran mucho.
- En cuanto a las notas de ese día pudo haber sido peor: 0.0 en el quiz y 3,8 en el informe.
- Juliana nos recoge ahora a las 9:00 a.m. para llegar de primeras a la clase.
- Chaparrita nos tiene entre ceja y ceja, con frases como “¿las niñas ya se van? Como les rinde”, “No es que sea menos azul, sino más transparente, eso pasa cuando hacen las cosas a la carrera”
- Diana, que llegó temprano y no tuvo nada que ver en este bollo, también resultó afectada.
- Chaparrita nos acusó de fraude, insinuó que no hacemos las prácticas completas y copiamos resultados de otras personas, todo porque nos repartimos el trabajo y acabamos rápido.

Moraleja: madruguen, sean puntuales, sean honestos, y en caso de inventar una excusa de por Dios que sea consistente.

*Nombre cambiado para proteger la integridad de la autora.

Etiquetas:

 
Y esto sólo le pasó a Maria() a las 11:26 p. m. |


9 Infelices comentarios:


  • At 10 de marzo de 2007, 23:44, Anonymous Gerente

    no te creo, no te creo, no te creo. . ., nadie en el mundo puede ser tan "salado" como yo, hasta ahora. . . por Dios, esto definitivamente solo te pasa a ti!

     
  • At 11 de marzo de 2007, 9:04, Blogger Olavia Kite

    Yo sabía de la existencia de ese método 'detector de mentiras', pero nunca había visto un caso real. Increíble.

     
  • At 11 de marzo de 2007, 10:45, Blogger Pendiolo

    PLOP!
    Moraleja. La próxima vez que se pinche una llanta tienen que preparar todos los detalles, cual llanta era?, como era el gato?, la cruceta?, quien cambio la llanta?, etc. también aplicar la misma para cualquier tipo de disculpas como, que raza era el perro que se comió la tarea?, o como se llamaba la abuelita que se murió?.

     
  • At 11 de marzo de 2007, 11:29, Blogger FreeWill

    jajajajaja si tienen que coordinar, recuerda que estas estudiando INGENIAria!!!!

    Convenza a su compañero más agraciado para que piropee a la chaparrita, una vez nos funciono! =)

    Saludos
    Opinador Dañado

     
  • At 11 de marzo de 2007, 12:44, Blogger Angelus

    pues como te puse en la cajita, de verdad, eso solo te pasa a ti, yo también había escuchado en chismes eso pero tampoco lo había visto de verdad! Abajo la chaparrita!

     
  • At 11 de marzo de 2007, 14:07, Blogger Maria ()

    Señor Gerente: es cierto, esto sólo me pasa a mí.

    Olavia Kate: Creo que yo también había escuchado de ese método, pero en ese momento no nos acordamos.

    Pendiolo: seguro que si preparamos los detalles no nos preguntarían.

    FreeWill: dudo mucho que alguno de mis amigos se le mida a la Chaparrita.

    Angelus: ¿Abajo la Chaprrita? ¿Más? quedaría en el subsuelo jajaja

    A todos gracias por la visita y los comentarios ()

     
  • At 12 de marzo de 2007, 11:16, Blogger Angelus

    Buena idea: la chaparrita subterránea... pero así de chaparrita es en realidad? debe ser bien, pero bien chaparrita, teniendo en cuenta que en Colombia las mujeres no destacamos por nuestra descomunal altura...

     
  • At 27 de abril de 2007, 1:03, Blogger Sebastián Dávila

    En mi universidad pasó lo mismo es un examen final, que pecao eso. Porque los sentaron en 4 esquinas diferentes y todos dijeron una cosa diferente.

    Eso te enseña pequeña que la mentira nunca es buena, mata el alma y la envenena (era con la venganza pero por efectos didácticos aplica)

    Tchau tchau

     
  • At 9 de mayo de 2007, 17:24, Anonymous Patton

    A mi me echaron ese cuento en la U, y no uno sino varios profesores. Me pasa igual que a Olavia, sería el primer caso de "la vida real". ¿o será que es tan común esa excusa?