sábado, 3 de marzo de 2007
El ataque de la cucaracha capitalina
Esta es la legendaria historia de tres valientes (pffft) amigas llamadas Diana, Juliana y Maria (), que un viernes como cualquier otro decidieron salir de sus casitas a disfrutar de una comida sencilla y una película en cualquier centro comercial.

La comida muy rica y la película muy interesante, pero eso sí, más larga que la cuaresma. Pasada la medianoche, un poco cansadas y conscientes de la clase del sábado por la mañana, llegan a la casa de Juliana, y antes de pedir el taxi que llevará a Diana y a Maria () a sus respectivos apartamentos, se sientan a tomar agua y hablar carreta en la cocina.

Diana: Buena la película.
Juliana: Sí, pero es mejor el libro.
Maria (): Pues a mí me da lo mismo, porque soy una inculta que nunca había oído hablar de la película, y mucho menos del libro. Pero ya me dieron ganas de leérmelo.
J: Yo te lo prestaría, pero mi hermana se lo llevó.

En ese momento, aparece en escena un animal repugnante, aterrador, horriplante, caminando como Pedro por su casa en el mesón de la cocina y mirando fijamente a Diana, con su fisonomía amenazante.

D: ¡Juli, cucaracha!
J: ¿Dónde? ¡No, yo lo tengo fobia a esos bichos!

Juliana es la primera en salir corriendo de la cocina, seguida por Diana. Maria (), que creció en una finca, sigue sentada en su puesto burlándose de sus amigas citadinas.

M (): Ay niñas, si está chiquita.
J: Yo nunca había visto una cucaracha en mi cocina, va a tocar fumigar.
D: Bueno ¿Quién la mata?
J: Ustedes, que son de tierra caliente y están acostumbradas.
D: Yo ni loca.
J: Entonces que la mate Maria () si es tan valiente.
M (): No, hasta allá no llego, yo no les corro pero tampoco soy capaz de mandarles el zapatazo.
D: ¿Entonces que hacemos?
J: No, yo voy a despertar a mi papá.
M (): Eso, reforcemos la idea de que las mujeres somos unas gallinas.

Mientras tanto, la alimaña salida del infierno, que no le presta la más mínima atención a sus indefensas víctimas, se divierte explorando el mesón, hasta que encuentra un compartimiento que le parece muy confortable para pasar la noche. Maria () sale de la cocina para seguir hablando con sus amigas en la sala.

D: Mira que cuando yo vivía en Neiva, una vez se me trepó una cucaracha por la pierna…
M (): No, mi casa en Buga parece el apartamento de Joe. ¿Y has visto las cucarachas de agua? esas que son enormes con una caparazón durísima…

La conversación continúa por el estilo y no hace otra cosa que espantar más a Juliana.

J: Ay no, yo no voy a poder dormir si no la matan. En serio voy a despertar a mi papá.
M (): No, vení yo la mato.
J: Bueno, el baygon esta en el cuarto de ropas.
D: A ver ¿le vas a echar baygon al cajón de los vasos?
M (): Ni modo, tocó con el zapato.

Tratando de aparentar seguridad, resuelta a cometer el primer cucarachicidio de su vida, Maria () entra lentamente a la cocina y con mucho cuidado abre cajón donde se le vio por ultima vez. Siente que algo le toca el zapato, y suelta pequeño grito de pánico asustando a las otras dos niñas que la observan desde la puerta, para después darse cuenta de que era su pantalón el que le había rozado el pie, sonriendo les dice: “es que esto sólo me pasa a mí”. En el cajón sólo hay vasos de todos los tamaños, colores y estilos, pero ni rastro del insecto fugitivo.

M (): Nos demoramos mucho, ya se voló.
J: No, busca bien porfa.

La búsqueda exhaustiva por todos los cajones del mesón no arroja ningún resultado, y resignada, Juliana pide un taxi para sus amigas. Al día siguiente les cuenta que al final despertó a su papá pero que este no le prestó atención.

Cuidado: ese desagradable animal sigue suelto. Podría estar en tu cocina en este momento…

Etiquetas:

 
Y esto sólo le pasó a Maria() a las 5:49 p. m. |


4 Infelices comentarios:


  • At 3 de marzo de 2007, 22:04, Blogger Ka

    JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJ.....

    He dicho...Nunca, jamás en la Vida...dejes de escribir estas vainas

     
  • At 3 de marzo de 2007, 23:14, Anonymous Anónimo

    ta bueno este blog lo escribes bien..
    se parece a "costeños en la nevera"

     
  • At 10 de marzo de 2007, 23:51, Anonymous Gerente

    Costeños en la nevera??? hay un blog así?. . .
    ese sería el anti-cachacoenlacosta. . .
    niña, yo como buen cachaco llegado a la Costa, con fobia extrema a las cucarachas, he aprendido. . .(no a mataras), a dejar la pena cuando le pido a mi esposa que las mate por mi. . .
    de verdad, me le mido a cualquier otro animal, hasta alcaránes mato de un pisotón, pero una cucaracha me paraliza. . .

     
  • At 9 de mayo de 2007, 17:01, Anonymous Patton

    yo soy de los que las captura y les da libertad. De veras.