martes, 30 de junio de 2009
Se acabó junio
No es que me preocupe que ya empiece a agonizar el 2009. Lo que me tiene mal, lo último que pensé anoche y lo primero que pensé esta mañana es que se acabó junio y yo no escribí nada por acá. Así que a este post, que básicamente no dice nada trascendente, le pondré fecha del 30 de junio solamente para que mi blog no se quede sin archivos para este mes, cosa que nunca me ha pasado.

Sí, yo sé que es una bobada, y hasta puede considerarse trampa. Pero prefiero hacer trampa a ver ese vacío en mis archivos, a pensar que este mes no me pasó ninguna de esas cosas que sólo me pasan a mí... y eso no es del todo cierto.

Sobreviví a octavo semestre, me aprobaron la propuesta de la tesis, dejé el promedio en 4.1 (ñoñaaaa), estuve de desparche en Bogotá, recorrí nuevos lugares en Violeta, mi bicicleta nueva, la nevera fue víctima de uno de mis ataques de ira (ver foto), me fui de vacaciones con mi novio, conocí Barranquilla, conocí Cartagena, ¡conocí al Gerente!, me tomé una foto con Pedro Falla papito rico sabor a pollo (ver foto, pero no mucho, porque me lo gastan), volví a Bogotá para niñerear a mis primitos durante una semana, visité urgencias de la fundación Santa Fe gracias a la inoportuna neumonía de mi primo, y finalmente, regresé a Buga para amarrarme de nuevo al papayo, celebrarle el cumpleaños 60 a mi papá, y recibir a mi prima Aleja y su hermana que acaban de llegar de la hijuemadre patria.

Después de este pequeño resumen de mi emocionante junio, sólo me queda decir que sigo amando mi blog, que nunca me olvido de ustedes Julius, y que si a veces me ataca la desisnpiración y abandono un poco este chuzo no piensen que ya me aburrí, porque todavía falta mucho para eso.

Y qué que pena haber dejado pasar este mes sin manifestarme por acá, pero créanme que me dolió más a mí.

Etiquetas: ,

 
Y esto sólo le pasó a Maria() a las 11:59 p. m. | 9 Infelices comentarios