sábado, 25 de octubre de 2008
Dame Tubería

Tres años y medio han sido más que suficientes para darme cuenta que estudiar ingeniería química nos va tostando el cerebro lenta pero efectivamente. Hacerle balance de masa al almuerzo en tercer semestre no es nada cuando ya en quinto estás haciendo chistes sobre la entropía de tu cuarto o en sexto te preguntas por la cinética de la cocción del ajiaco. Pero lo más preocupante es saber que estás rodeada de gente igual o peor.

Hace un tiempo me encontré este video en Facebook, en el grupo de IQUI’s (Ingenieros Químicos) de la universidad. Después de verlo y recontraverlo, y tener la canción pegada durante varios días, sentí cierto alivio al pensar que mis amigos y yo jamás llegaríamos a esos extremos… pero estaba equivocada.

♫ Thermo and diffusion, transport and reactors.
Homework after homework, hour after hour. ♫
Perdón, es que hace rato no oía la canción y se me volvió a pegar.

Les decía que esta semana en el ChemE’s Paradise uniandino llegamos, y a lo mejor sobrepasamos, ese nivel de ñoñez. Un correo con noticias del departamento de IQUI traía adjunta una canción grabada por un grupo de estudiantes* de ingeniería química y mecánica de los Andes. Se llama “Dame Tubería” y desde su aparición se ha apoderado de cuantos abrimos el correo, y ahora se tararea todo el tiempo en los salones, laboratorios y oficinas del departamento.

La canción es un revuelto de términos y expresiones de ingeniería química, que como buen reggaetón carece de sentido y es extremadamente pegajosa. Intenté transcribir la letra pero hubo un par de frases que ni idea, las dejo en rojo, a ver si alguno de ustedes logra entender lo que dice.

Sin más preámbulos, los dejo con el éxito del momento:

Ingenieros de la Requetechimba* – Dame Tubería

Ando yo buscando una propiedad coligativa que sea independiente de la entropía para hacer que me invierta el proceso, la necesito, la necesito.
- ¡Titula, titula!

No te pongas turbulenta
Bájale a ese Reynolds
Cédula 40, cédula 40
Dame tubería, número de Prandtl
******** de la válvula
(cédula 40, cédula 40)

- La conversión, separación, lixiviación

Dame tubería, dame una de estas
Torre empacada, mételo a la Texas
Dame tubería, pérdidas por fricción
Se vuela la entalpía, bajó la conversión
(mételo a la Texaaas)

Se sube, se sube, se subeee
Se sube la presión en el reactor
Se sube, se sube, se subeee
Se sube la transferencia de calor
Se sube, se sube, se sube
Se sube, se sube, se sube
Se sube, se sube, se subeee
La solubilidad con la temperatura
Se sube, se sube, se subeee
La evaporación con la presión de vapor


- Una ecuación que proporciona una relación lineal entre las propiedades termodinámicas de una solución de composición constante, tiene como su contraparte una ecuación que conecta las propiedades parciales correspondientes de cada especie en la solución.
- ¿A lo bien?
- ¡Sisas!

El plato está jodido
Dame tubería
Bajó la conversión
Dame tubería
Se cavitó la bomba
Dame tubería
Es la concentración, la concentración
(bis)

- Y PV, no es igual a nRT.
- Ah, ¡esto no me va a dar!
- ¡Sisas!

Se sube, se sube, se subeee
Se sube la presión en el reactor
Se sube, se sube, se subeee
Se sube la transferencia de calor
Se sube, se sube, se subeee
La solubilidad con la temperatura
Se sube, se sube, se subeee
La evaporación con la presión de vapor

- Esto no es moda, es Ingeniería Química
- ¡Sisas!


*La idea original es de Alejandro Díaz, y la canción la grabaron con Nicolás Garzón, David Zuñiga y Fabio Díaz. No quiero llevarme el crédito por una idea en la que no participé, mi única contribución a “Dame Tubería” es subirla a internet para compartirla con los demás ñoños del mundo.

Etiquetas:

 
Y esto sólo le pasó a Maria() a las 8:55 p. m. | 21 Infelices comentarios
miércoles, 8 de octubre de 2008
Según los vientos que soplan…
... el aguacero va a ser de mierda.

Bueno, en realidad el dicho anterior se refiere a otro tipo de “incidentes”. Pero es que no se me ocurría ningún título para el post. Aunque viéndolo bien, se puede decir que después del incidente de hoy “va a volar mierda al zarzo” en los departamentos de arquitectura e ingeniería civil de los Andes, o quien quiera que haya construido ese edificio pegado con mocos. Pero me estoy adelantando, vamos desde el principio.

Resulta que luego de tres días de lluvia constante y un frío que hizo casi imposible desenroscarse de las cobijas a las 6 am, hoy Bogotá nos regaló 5 pesitos de sol… eso sí, acompañados por un huracán bebé.

No le había prestado mayor atención al hijuemadre vendaval que estaba azotando a la universidad, a pesar de que después de la segunda clase del día ya me había dejado un peinado digno de la Trevi en sus mejores (¿?) años. Fue a mediodía, cuando el viento se me llevó las papitas del almuerzo con bandeja y todo (papitas de la Carreta, snif), que me di cuenta que la situación ya se estaba saliendo de lo normal.

A eso de la 1:40 salí de una clase en el edificio de ingeniería y, aprovechando el hueco de 20 minutos antes de la siguiente clase, me fui para la sala de computadores del quinto piso. Al entrar vi mucha gente amontonada en las ventanas, otros cuantos en una especie de balconcito que tiene la sala, y muchísimos más en las terrazas del edificio. Yo como no me pierdo ni la corrida de un catre, me acerqué a una de las ventanas buscando qué era lo que tenía tan entretenidos a los uniandinos.

Pues era nada más y nada menos que el edificio de al frente estaba sufriendo una remodelación no planeada.

El Santodomingo antes. Tan bonito él… NOT. *


El Santodomingo hoy. ¿Qué es esta "desfachatez"? **

El edificio de administración, inaugurado hace menos de un año, estaba siendo empelotado por el viento ante nuestros incrédulos ojos. Me las quise dar de “periodista ciudadana 3.0” y reporté el evento en Twitter.

Un poquito exagerada la niña.

Me quedé un buen rato viendo cómo caían los últimos paneles de la fachada, y averiguando el chisme con el respetable público con el que compartía balcón. Después salí corriendo porque recordé que tenía clase, y claro, llegué tardísimo.

A las 3:30 la universidad nos envió un correo diciendo que la emergencia en el SD ya había sido controlada. Pues claro, si ya no quedan más paneles por caer… ¡todo está bajo control!

Les dejo otro par de fotos (las tomé después de salir de clases, cuando ya había pasado el bonche)


A papito Julio Mario no le va a gustar lo que hicieron con sus 10 millones de dólares.


A lo Chicken Little: ¡el cielo se está cayendo!

¡Échele zoom! En esas ventanas redondas me sentaba yo a leer :S

* Foto fusilada de... de... hijuemadre, ya no encuentro el sitio de dónde saqué la foto esta tarde
** Ahí disculparán la calidá de las foticos. Mi nuevo celular es muy bonito y muy de todo, pero la resolución de la cámara sí se la quedaron debiendo.

Etiquetas:

 
Y esto sólo le pasó a Maria() a las 9:04 p. m. | 14 Infelices comentarios