jueves, 11 de diciembre de 2008
Hagamos una polla
Quiero decir: hagamos una apuesta, malpensados ¬¬



Esta es mi alcancía, mi cuñada me la regaló hace casi dos años y desde entonces he estado alimentándola únicamente con monedas de $500. Mi alcancía ya está tetiada y ha llegado la hora de pasarla a mejor vida, en diciembre, como a los marranos. En contados minutos le daremos muerte y usaremos su contenido para alegrar la navidad de una niña pobre… yo.

Entonces se me ocurrió hacer una polla con ustedes, mis amados Julius. Yo les digo las dimensiones de la alcancía y ustedes intentan adivinar cuánto he ahorrado en estos dos años. Aquel que se aproxime más al contenido se gana… mmm, esteeee, ejemm… ¡una moneda de $500!, la que escoja de la alcancía. Ah, es que yo sí soy de lo generoso que hay ¿cierto?


La lata tiene 8.5 cm de diámetro por 11.5 cm de altura, y está casi llena de monedas de $500, le falta, digamos, un centímetro para que no le quepa ni una más.

Comenten mugrosos, ¿cuánto creen que hay en la alcancía? Los resultados los publico este fin de semana.

Etiquetas:

 
Y esto sólo le pasó a Maria() a las 1:33 p. m. |


27 Infelices comentarios: