lunes, 18 de junio de 2007
¡Esta es mucha güev… cam!
Estaba yo en primer semestre, la distancia hacía un poco difícil la relación con mi Juan pero lo aprendimos a manejar tal como lo seguimos haciendo hoy, claro que en ese entonces el nivel de intensidad era mayor, los minutos de su plan se iban en dos semanas, las tarjetas prepago de mi celular duraban máximo 4 días y las cuentas de internet de ambas partes eran algo elevadas.

En un intento por darle una sorpresa a mi novio eterno decidí comprar una webcam para vernos las caras (y nada más, malpensados), así que le conté la idea a mi mejor amiga de la universidad quien me propuso ir el siguiente viernes a Unilago, un centro comercial de computadores donde ella compró su cámara. Así que ese viernes llamé a Juan y le dije que iba para ya no me acuerdo dónde con Cata y que no lo iba a llamar hasta por la noche porque se me estaba descargando el celular.

Primíparas que éramos (y a veces lo seguimos siendo) en esta ciudad tan grande, tomamos un bus que nos dejó sobre la séptima, a unas cuantas cuadras de nuestro destino, habiendo buses que pasan por todo el frente del centro comercial, de eso nos dimos cuenta unos meses después, en fin.

Entramos al sitio y lo primero que pensé fue: ¡ay, mi hermano llegaría al orgasmo acá!, el paraíso geek jaja, en fin, a lo que vinimos, mi amiga me condujo al local en el que había comprado su cámara y ¡oh sorpresa! el dueño era de Cali.

Mirá, es que andamos buscando una webcam ve, mostranos de cuáles tenés. Claro reina, estas están baratísimas oiste, y sólo me quedan dos, avispate y llevatela.

Sigo pensando que el man estaba tragado de Cata, nos hizo el descuento del siglo, además yo no llevaba suficiente dinero y nos dio la cámara con el compromiso de que ella volviera después a entregarle lo que había quedado faltando. Hace poco estuve en Unilago y busqué durante un largo rato el local del caleño, cuando por fin lo encontré me encontré con que lo había cerrado, no puedo evitar pensar que los siete mil pesos que nunca le pagué lo llevaron a la quiebra, yo iba a pagar ¡lo juro!, sólo estaba esperando la próxima cosecha.

Bueno, me despedí de Cata y me fui para el apartamento para instalar la recién adquirida cámara. En ese tiempo yo todavía no tenía computador propio (cómo lo extraño en vacaciones, snif), dependía de un chéchere que mi prima tenía en su cuarto, esa noche ella estaba de turno y por lo tanto el chéchere era todo mío para hablar con mi Juan, ya podía visualizar su sonrisa cuando descubriera que me podía ver vía MSN.

A ver, instalemos este tiesto, no debe ser tan difícil, eso era lo que yo pensaba. Lo primero que hice fue introducir el cd bebé que venía en la caja y seguir las instrucciones que me fueron apareciendo, hasta ahí todo perfecto, que reinicie el sistema, listo, que ahora sí puede conectar la cámara, déle pues… momento ¿dónde se conecta esta vaina?, puerto USB me contestó el manual de instrucciones. En la parte delantera de la torre no había señas de dicho puerto, por lo que me vi obligada a meterme debajo del escritorio de mi prima para, en una posición bastante complicada que me recuerda cierto post del Pendiolo, buscar el dichoso puerto en la espalda de la torre.

Y nada… me armé de la linterna que me regaló una tía cuando me fui a vivir a Bogotá “porque no sobra, una nunca sabe” y retomé la ardua búsqueda… y nada. Me tranquilicé, me fui a mi cuarto a ver pasar los carros por la circunvalar un rato, volví a revisar el infeliz chéchere… y nada, lo único que conseguí fueron unas ganas tremendas de botarlo a la circunvalar, lo cual no hubiera sido muy favorable para la convivencia con mi prima.

Fue entonces cuando la desesperación se apoderó de mi ser y no tuve otra opción más que llamar a Juan, en este punto algunas lágrimas de ira ya habían brotado de mis ojos.

- Hola amooooooor.
- ¿Qué te pasó chiquita? ¿por qué lloras?.
- Es que soy una idiota, te quería dar una sorpresa pero no pudeeee.
- ¿Qué pasó?
- Es que, es que (sonido de chupada de mocos), yo compré hoy una webcam para que me pudieras ver y no he sido capaz de instalarla, soy una inútiiiiiil.
- A ver, cálmate, ¿por qué no puedes instalarla?
- Es que no encuentro el puerto USB.
- Es uno chiquito, rectangular con un simbolito como…
- Ay, yo sé cómo es un puerto USB, pero este chéchere como que no tiene de eso.
- No, imposible, busca bien.
- Ya busqué bien, no tiene, snif.
- A ver, mira la torre por detrás y me vas diciendo lo que veas.
- Muchos cables, muchísimo polvo, puerto alargadito, otro menos alargadito, uno morado y uno verde, mas arribita uno que parece de teléfono y unos redonditos pequeños y ya.
- Ahhhh.
- ¿y?
- Pues que no hay puerto.
- Noooo, (retomé el llanto), gasté lo que estaba ahorrando en un aparato que ni siquiera me sirve.
- Ya cálmate.
- Mi niño.
- Dime.
- Esto sólo me pasa a mí.
- Sí.

Al día siguiente llamé al caleño para contarle mi problema y me contestó que pailas, que lo único que podía hacer era comprar un computador decente y que él me vendía uno bien barato.

De modo que la dichosa webcam durante cinco meses no tuvo una labor diferente a la de hacer estorbo en mi armario y recordarme lo bruta que soy, hasta que finalmente pude comprar un computador decente (en Unilago también) gracias a un préstamo que me hizo un tío y que le voy a pagar cuando se acabe Padres e Hijos, mejor dicho, en la próxima cosecha, jajaja mentiras, yo soy buena-paga créanme.

Etiquetas:

 
Y esto sólo le pasó a Maria() a las 3:41 p. m. |


16 Infelices comentarios:


  • At 18 de junio de 2007, 16:48, Blogger Ψ €leXiтo Ψ

    "Decidí comprar una webcam para vernos las caras (y nada más, malpensados)" <-- El ladrón se descubre a sí mismo, no dijimos nada, no tenias nada que aclarar... Ajam!! (zapateo) con que eso es lo que hace la muchachita con la dichosa cam? En qué está la juventud de hoy u.u
    Muchachita, me hace el favor y se va a reflexionar sobre lo que hizo.

    Y sobre la crónica solo puedo decir...Ésto sólo te pasa a tí! Hahaha

    Saludos

     
  • At 18 de junio de 2007, 17:23, Blogger Pendiolo

    Se nota que no es ingeniera electronica, la verdad, si tuviera un computador sin puerto USB, estaría renegando y al borde del suicidio, pero usted ni se daba por enterada!.

     
  • At 18 de junio de 2007, 17:23, Anonymous A

    Por lo menos ahora sé que tienes un computador, que me da la esperanza de llegar a verte alguna vez.

     
  • At 18 de junio de 2007, 17:24, Anonymous Dani

    Por lo menos ahora sé que tienes un computador, que me da la esperanza de llegar a verte alguna vez.

     
  • At 18 de junio de 2007, 19:57, Blogger Alejandro González Estrada

    Estoy de acuerdo con Pendiolo,,, me formateo !

     
  • At 19 de junio de 2007, 1:32, Blogger La Encargada

    jejejje Esas historias tuyas son un exito... Saluditos

     
  • At 19 de junio de 2007, 16:36, Blogger El Cuajinais

    jajaja... qué ternura vos!!!

    Muy linda tu historia. Me recordó algo similar que le pasó cierta vez a una novia que tuve por ahí (no dije nada).

    aaahh, y del putas el post sobre tu papá (apenas lo acabo de leer)

    Saludos niña :)

     
  • At 19 de junio de 2007, 20:45, Anonymous Jacko

    Jajajaja, me hiciste acordar de la vez que compre un mouse serial para un PS/2, (que no se note lo geek), la vaina es que yo tendria como 13 años, de ti es el colmo.

    The Red Blaze

     
  • At 20 de junio de 2007, 20:36, Blogger Mafe

    Fresca... agárrate cuando descubras que los dichoso BUS cuando hacen amistad con un Mac es asunto delicado:
    Esas vainas blancas tienen como 10 puertos escondidos: 2 en el teclado, 6 detrás del monitor, y otros 2 que no he podido encontrar. De esos 10, solo DOS, óyeme bien, solo DOS tienen potencia suficiente para hacer funcionar una webcam y recargar un iPod... maldita sea, fijo fijo son los 2 que no sé en donde están!

     
  • At 21 de junio de 2007, 16:09, Blogger Caycedo Bloom

    Hacía rato que no había una entrada con el título del blog. Es una morbosidad ese aire a dejemonos de vainas. Me encantan eas historias, creo que todos podríamos aportar una para tu blog....una seccioncilla Esto solo le pasa a...

     
  • At 21 de junio de 2007, 20:42, Blogger ElMulder

    Jajaja, si mi novia me llamara llorando me daría mucha, mucha risa.

    Nota: nunca, NUNCA prestarle dinero a Maria().

     
  • At 21 de junio de 2007, 22:28, Blogger Kar-Eq

    A mi tambien algo asi con un maldito mouse, estuvo guardado un año.

    Muy chistosa tu historia, snif, no te puedo imaginar en esas, jajajaja

     
  • At 22 de junio de 2007, 12:53, Blogger La Dra. de Blanko

    jajajajajaja en serio, muy cagada..como no va a tener puerto usb..jajajaja

     
  • At 22 de junio de 2007, 23:21, Blogger Un Gerente

    yo tengu una aceleradora de video de pisapapeles,

     
  • At 24 de junio de 2007, 21:58, Blogger Maria ()

    Esteban:
    Veo que tenés nuevo nick, ¿ya no sos grisecito? :(
    Las caras y nada más, ahí lo dice muy clarito!!! ¿Qué creiste? Yo soy una niña muy sana jajaja

    Pendiolo:
    Sí, se nota que no soy ingeniera ñoñotrónica, pero es que con mi Juan tengo suficiente… además la que debía estar al borde del suicidio era la dueña del chéchere, osea mi prima.

    Dani:
    ¿uh?

    Alejandro:
    Ya dije que el computador prehistórico sin puerto USB no era mío!!! Jajaja “me formateo” estuvo buenísimo, vos sí sos muuuuy geek.

    Encargada:
    Pues muchas gracias, a tu legajador también le está yendo muy bien.

    Cuaji:
    Qué ternura yo? Ehhh sí, la ingenuidad da ternura jaja.
    Y que bueno que te haya gustado el post sobre mi papá.

    Jacko:
    Lo que pasa es que en el fondo sigo teniendo 13 añitos (sí, como no)… jajaja bueno, yo sé que es el colmo :( no sólo viniendo de mí sino de cualquier persona.

    Mafe:
    No entendí nada de lo que escribiste :S ahorita le pido a Juan que me explique…

    Caycedo Bloom:
    Sip, hace rato que no escribía una historia del tipo “esto sólo me pasa a mí” son mis favoritas jeje
    Y dejémonos de vainas ¿sí? Jajaja me dio risa que me compararas con ese programa, pero no, yo soy mejor :P

    Mulder:
    ¿y qué creés que hizo Juan? Se burló de mí hasta que se aburrió jaja. Y tranquilo, no me preste plata, igual no creo que necesite muchos pesos mexicanos por ahora…

    Kar-eq:
    Bien!! Ya sé que no estoy sola!!
    Te reís de mí o conmigo?

    Dra. de Blanko:
    Sí, uno no se imagina que a estas alturas del partido le vaya a aparecer un computador sin puerto USB.

    Señor Gerente:
    De pisapapeles jajaja buenísimo, confirmo que no estoy sola, mejor dicho, que esto no sólo me pasa a mí.

    A todos muchas gracias por las visitas y comentarios.

     
  • At 2 de julio de 2007, 11:39, Anonymous Patton

    ¿A vos si que te gusta darte palo, oís?

    Eso no es ser bruta, no tenías por qué saber que el PC de tu prima era una antigüedad que no tenía puertos USB.

    Pero la forma en que lo cuentas (contás, perdón)es tan divertida!!! :D

    Y para mí el skype mató eso de que "amor de lejos...". Se le tiene un artilugio para que use el skype con el inalámbrico.