domingo, 7 de octubre de 2007
¿Yo qué culpa?
¿Y yo qué culpa tengo de que los Dávila vivan tan cerquita del terminal? Discúlpeme querido señor don taxista por no querer caminar esas cuadritas a las cinco de la mañana con mi pesada maleta al hombro más la caja que mi madrecita bella le mandó a la tía Mónica.

Ni más faltaba, el sujeto no me ayuda con la maleta, ni me abre la puerta, ni un miserable “buenos días” es capaz de pronunciar, y en cuanto le entrego el papelito que me acaban de dar en la cabina de taxis, voltea a mirarme como si le hubiera mentado la madre y me dice “pero eso es ahí no más, semejante colota que me tocó hacer”. Se llenó de mocos el taxista, vea pues, ¿esto sólo me pasa a mí?

¿Y yo qué culpa carajo? ¿Cómo hiciéramos entonces? Ahhh ¡ya sé!, si quiere lléveme a Chapihuevo a mi antiguo apartamento, después le pegamos al septimazo un ratico y cuando considere que el taxímetro ha marcado un precio que justifique la cola que hizo en el terminal me lleva al apartamento en el que tan amablemente me ha acogido la señora Mugres, ¿le parece?

A ver, y si eso queda ahí no más ¿por qué me pregunta que cómo llega? Yo siempre he pensado que podría trabajar de taxista si no fuera por dos pequeños inconvenientes: 1). No sé manejar. 2). No me ubico en Bogotá (ni en ninguna parte). Pero después de conocer a éste personaje y otros por el estilo me doy cuenta de que sería una excelente taxista.

Bueno, llegamos. Me deja en el andén opuesto al edificio y me tira la maleta y la caja al suelo. Procedo a pagarle la carrera, afortunadamente tenía la cantidad justa porque fijo me habría dicho “¿no tiene más sencillito?”, cosa que me emberraca sobremanera, me provoca contestarles como lo hizo alguna vez el dueño de este dementcuarto “qué pena señor, se me quedó el billete de $9800”.

¿Y yo qué culpa de que se le caigan las moneditas al piso? Me bajo del vehículo y el tipo cierra la puerta con odio (allá él, es su carro) y desaparece para siempre de mi vida, gracias por nada.

A propósito, ya volví a Bogotá, estoy en edición especial por pocos días: ahora con el doble de veneno y 80% menos paciencia. Y si no le gusta no me toree.

Etiquetas: ,

 
Y esto sólo le pasó a Maria() a las 12:36 p. m. |


16 Infelices comentarios:


  • At 7 de octubre de 2007, 13:25, Blogger medea

    Ufff. Sí que me caen mal esos taxistas. Pero así que apenas les deseo que todas las noches de sábado siempre lleven a gente que se vomite en el taxi y no se acuerden donde viven y anden sin plata.

    Así.

     
  • At 7 de octubre de 2007, 15:29, Blogger patton

    Yo le hubiera contestado: "pues tiene la ventaja de que le queda cerquita volver a la fila y con eso hace más carreras, fijo ahora le sale una a la 170". Y si sigue muy bravito se anota el número del taxi, de la empresa y una vez en casa se informa a la empresa la clase de servicio que presta el señor. Santo remedio.

    Bienvenida de vuelta.

     
  • At 7 de octubre de 2007, 21:14, Blogger Lobo

    Pues mujer, definitivamente no conozco un blog mejor bautizado ESTO SOLO TE PASA A VOS¡¡¡¡casi siempre los taxistas( desde mi humilde perspectiva) suelen ser amables, peores referencias de los conductores de Bus , estimo que el taxista y tu estaban en un mal día ( aunque los tuyos son mas) y pudo ser un encuentro furtivo de malos genios, gracias por sacarme una sonrisa, cuídate.
    definitivamente uno se rie de la miseria ajena, un saludo desde mi tierra

     
  • At 7 de octubre de 2007, 22:08, Blogger Albornoz

    Hola vé...
    Espero que hayás tenido un buen viaje...
    Te cuento quede no ser por el trancón de La Línea, cuando viajamos al FBI nos habría pasado igual, porque mi tía vive casi al frente del terminal, pero como llegamos al medio día, ahí si daba pena y tocó a pie.
    Cuidate oís!

     
  • At 7 de octubre de 2007, 22:18, Blogger Jacko

    Bienvenida a la nevera, que bueno que hayas vuelto, aunque, durante tu ausencia, se vivieron unos hermosos, despejados, y calidos dias aqui. (Que por cierto mantuvieron el cerro ardiendo como 6 dias)

    Cosa que no te pase a ti

    The Red Blaze

     
  • At 8 de octubre de 2007, 0:05, Anonymous Lucas

    Ojala que para el proximo domingo se le haya pasado la putericidad...

    digo... vamos a hacer algo, cierto?

     
  • At 8 de octubre de 2007, 0:16, Blogger El vengador anónimo

    Pues la única vez que he ido a Bogotá ,un buen viaje por lo cierto, recuerdo también que el taxista que me llevó del terminal a donde me iba a quedar no fue muy amable que digamos, aunque no se llegó a esos extremos. Bonito tu blog.

     
  • At 8 de octubre de 2007, 1:07, Blogger El Armadillo

    que viva lamalparidez existencial...pero ojala a ti se te pase rapido..

    un abrazote...

    PD.me mandas un billete 9800 por favor...

     
  • At 8 de octubre de 2007, 7:45, Blogger Mafe

    La del billete de 9800 estuvo olímpica! yo le habría respondido eso mismito!
    Buehhhh, y ahora a regresar a la vida normal comadrita, eso es como jarto pero que toca TOCA.
    Espero que tyu viaje haya servido para descansar, despejar el espiritu y sacarte los mocos mentales.

     
  • At 8 de octubre de 2007, 9:54, Blogger Alfredo_kun

    Lo que acontecio al taxista:

    La noche anterior habia sido drogado con una especie de alucinate suave y de efecto duradero, para la cual fue empleada -Su exterminio bancario- Se le habian robado algunos ahorritos y su esposa la semana pasado lo abandono por que segun ella no le daba cariño...

    su niño, algo enfermo y retraido por las fiebres, al cuidado de na nodriza algo desconosida para el lo hacia pensar en -como estara de su hijo-
    y para rematar, le volo un poco la paciencia, el comparendo que se gano injustamente por un trancon antes de llegar a su destino al recojerte...

    y despues dices que por que a ti???

     
  • At 8 de octubre de 2007, 19:27, Blogger Cerebro

    Plop!!! yo una vez tomè un taxi en la Jimenez con 17, una cuadra al sur de la Pola para que me subiera hasta el ML, es que me dolia una pata mucho, llevaba mucho peso y ademàs, estaba sobre el tiempo de inicio de la clase, esa vez el man sonriò, me cobrò la minima. Ese oficio, como casi todos unas veces es muy bueno y otras no tanto, es el riesgo que asume por ser taxista, porqué no lo entienden, es un servicio publico y deben prestarlo bien y de buena gana. Niña Maria, voy a la U los Lunes de 11:30 a 1, como anda de tiempo los lunes?? Quizàs podamos almorzar!! Juiciosa!!

     
  • At 8 de octubre de 2007, 21:37, Blogger Sara

    y bueh (lamento latinoamericano)... a todas estas... guelcon bac jajajaja
    ¿pd? niña no me les de idea a mi(s) "fan" jajajaja mire q ellos no piensan solos XD

     
  • At 9 de octubre de 2007, 13:54, Blogger Maya

    Señorita María, no se preocupe, desde el domingo yo tambien estoy picada de culebra cascabel. Asi que entre nosotras nos ayudamos. Que joda con los taxistas pero a mi me irritan los buseteros que nunca tienen cambio para un billete de $2.000.... A ver!!!!

    Saluditos

     
  • At 9 de octubre de 2007, 21:34, Blogger Pat&co

    Es que definitivamente los taxistas son lo peor, si no lo roban a uno, les da rabia por cualquier cosa : porque hay mucho trancon, porque uno no tiene sencillo, porque "lo hacen dar muchas vueltas"....que rabia!!!, que maluca esa bienvenida, pero bueno, que se le hace!.....
    saludos Maria(), cuidate y estamos hablandoooo, chau

     
  • At 10 de octubre de 2007, 18:15, Blogger Beatrix

    Si un dia dejo la pereza haré el estudio que explique como hacen los carros amarillos con cosita que ilumina y donde se lee taxi en el techo para cambiar la conformacion craneana y de paso anular la corteza cerebral de una persona, seguro me ganaré el premio nobel porque esa epidemia es mundial.. y me lo volveré a ganar cuando lo haga con las motos..

     
  • At 18 de octubre de 2007, 20:08, Blogger Maria()

    Ay juemadre!! hace cuanto que no contesto comentarios, ejem, esteee, es que he estado muy ocupada...

    Medea:
    jeje, que a todos los taxistas como ese les caiga la maldición del pasajero borracho, he dicho.

    Patton:
    Qué raro vos alegando ole! jeje, sería como: Patton 1 taxistas infelices 0.

    Lobo:
    Pues tenés razón, son peores los buseteros. Bacano saber que te saqué una sonrisa con mis desgracias...

    Albornoz:
    Jajaja ese día casito llegan derecho al foforro, qué pecao.
    Y pues sí, si llego de día ahí si da como pena ve.

    Jacko:
    Ahh siempre pasa, el día que me voy de Bogotá siempre es el más lindo, el solecito maldito se asoma justo cuando no estoy, y el día que regreso ¡tenga! se suelta el aguacero.

    Lucas:
    mmm, qué cagada que no se pudo cuadrar, será pa la próxima (cosecha?)

    Vengador anónimo:
    Pues qué mal que la primera impresión de esta ciudad haya sido un taxista de esos. Por acá bienvenídisimo.

    Alejo:
    Que viva carajo!! todavía no se ha pasado del todo, pero ahí vamos...
    PD: te lo mando a Santa Marta o a Barcelona?

    Mafe:
    Sí comadrita, toca... ta' difícil esto de la vida normal oiga :S

    Alfredo:
    mmmm, ahora todo es tan claro!! por qué no se me ocurrió antes?

    Cere:
    Descarada!! un taxi de la pola al ML, no hay derecho ole!!
    Listo, cuadremos uno de estos lunes (que no sea festivo, qué cantidad) pa almorzar.

    Sara:
    jaja, gracias... y lo de los fans?? nahh, los que más hablan son los que menos hacen.

    Maya:
    Bueno y tu malparidez cómo va?

    Pat&co:
    Y qué me decís de esos que lo bajan a uno del taxi que porque "no mona, yo hasta el norte no voy" ¿ahhh? Bogotá es la única ciudad en la que he visto que los taxistas no van a donde uno les pide sino a donde a ellos les da la gana.

    Beatrix:
    mmm, suerte con el estudio jeje, me contás los resultados.