lunes, 8 de febrero de 2010
Me preocupan mis pantalones de niña grande
Llevo toda una vida andando en jeans y tenis, exceptuando obviamente las ocasiones que ameritaban algo más formal, también los disfraces, pijamas, vestidos de baño, las empelotadas -¿por qué no?-, el uniforme del colegio y un pantalón negro que misteriosamente ha crecido conmigo y que abandona el closet máximo 2 veces al año. En resumen, me atrevo a decir que he pasado unos 12 años de mi vida en jeans. Mmm, talvez no debería atreverme, soy muy mala para este tipo de cálculos. (No faltará el Largo que los haga por mí :P)

El caso es que la semana pasada, cuando mi novio y yo decidimos que era el momento de hacer nuestras compras navideñas* a mí me dio por buscar "pantalones de niña grande", es que ya va siendo hora de volverme seria. Después de medirme medio Unicentro me llevé un pantalón café y uno caqui, además de una camisa de rayitas que me queda RAF.

Este sábado, cuando salí a comer con él de mesiversario adelantado (esto de celebrar en las fechas incorrectas se nos está volviendo costumbre), pensé que era un buen momento para lucir uno de mis pantalones nuevos. El problema es que los tenis y los pantalones de niña grande no se llevan muy bien, así que me tocó ponerme unos zapatos cafés que hacía meeeses no usaba... horas más tarde recordé la razón: ¡cómo tallan los muy infelices!

El domingo por la tarde íbamos a cine, yo iba dichosa repitiendo el pantalón del día anterior y, ohpordios, los zapatos torturadores. Con lo que no contaba era con que la escasez de boletas nos haría cambiar el plan película por ida a Mundo Aventura y que terminaríamos caminando los 8,5 km. que el Nokia Step Counter dice que recorrí. Como resultado, hoy tengo ampollas en las ampollas y cada paso que doy me duele como si caminara sobre brasas :S

Todo lo anterior dio inicio a una cadena de razonamientos que me llevaron a concluir que me preocupan mis pantalones, por más lindos que me queden.

-> Bueno, en realidad no me preocupan los pantalones de niña grande, sino los zapatos que tendré que usar con ellos. Porque estas patitas campesinas se hicieron fue para andar descalzas, o en tenis, de hecho unas chanclas ya son demasiado para ellas.
-> Bueno, en realidad no me preocupan tanto los zapatos, sino la cantidad de tiempo que estaré sobre ellos. Todas las vueltas que tendré que dar en esa búsqueda por un trabajo que emprenderé próximamente. De aquí para allá pasando hojas de vida, presentando pruebas, respondiendo entrevistas... ¿qué será de mis pobres pies? ¿alguien quiere pensar en mis pies?
-> Bueno, en realidad no me preocupa tanto la búsqueda como el propio trabajo. Responsabilidades, metas, proyectos, reuniones. Allá le diré el adiós definitivo a mis amados jeans, y dos pantalones (tres, contando el negro) no serán suficientes para reemplazarlos. Voy a parecer una foto, qué horror.

En conclusión, lo que me preocupa no son mis pantalones, sino la transición que implican, de estudiante universitaria a profesional desempleada. La verdad es que aunque siempre me las he dado de muy madura, el 2010 me tiene cagada del susto, y la adquisición de dos infelices prendas es capaz de desequilibrarme hasta tal punto que anoche me costó trabajo quedarme dormida.

Una compañera que acaba de sustentar la tesis escribió hace días en facebook que estaba “buscando trabajo! :)”, comentario que muy pronto fue seguido por: “yo también”, “ya somos 3” “4” “5, si sabes algo avísame”… todos ellos compañeros míos que se graduarán en marzo. Francamente, me da mucho miedo esa situación, todos sabemos que conseguir trabajo nunca ha sido cosa fácil.

Por otro lado (por el mismo, más bien):

-> Me preocupa que los únicos logros que se me ocurren para poner en mi hoja de vida sean de 2005. El ICFES, las distinciones Andrés Bello, la beca en los Andes… ¡necesito logros nuevos!, un buen ECAES no me caería mal, por ejemplo.

-> Me preocupa que mi asesor de tesis esté involucrando a una empresa en mi proyecto. Es decir, alguien diferente al jurado va a estar esperando los resultados de mi experimento, los van a utilizar para algo útil. Bacano, pero es mucha presión.

-> Me preocupa la charla con mi tía hace unas semanas, recordándome que mi estadía aquí es sólo mientras esté estudiando. ¿Será éste el presagio de un “niña, desocúpeme el amarradero III”? (recordad el 1 y el 2).

-> Me preocupa mi falta de experiencia en el campo laboral.

-> Me preocupan cosas tan banales e hipotéticas como quitarme el piercing para verme más seria en una entrevista y que la perforación se cierre y no pueda volver a usarlo :(

Respira, Maria, que el último semestre apenas está empezando...

*Excelente estrategia, por cierto. En febrero ya no hay montonera en los almacenes y en todos lados tienen rebajas.
.
.
.
.
PD: inauguro etiqueta, porque a un post como este sólo puedo agregarle "no me hagan caso", Julius.

Etiquetas:

 
Y esto sólo le pasó a Maria() a las 5:33 p. m. |


13 Infelices comentarios:


  • At 8 de febrero de 2010, 18:11, Anonymous Patton

    Tus preocupaciones son las mismas que todos vivimos alguna vez en la vida. ¿entiendes ahora por qué no me pongo un jean hace como 15 años?

    No te preocupes por la experiencia y el trabajo que ya vendrán por si solos. Antes que ver la tesis/empresa como algo de temer, puedes verlos como una gran oportunidad de ganar justamente la experiencia y el trabajo que piensas no tener. Nada más motivante que hacer una tesis que sí sirva para algo y no una idea que se quede en un anaquel de biblioteca. Por el amarradero menos, ya tendrás donde atar esas riendas.

    Al final, los pies dejarán de dolerte sin que te des cuenta y tus preocupaciones serán anécdotas.

    PD.
    Te amo

    PD2
    Todo te queda RAFFF.

    PD3
    ¿segura que fue tuya y solo tuya la idea de buscar de esos pantalones?

     
  • At 8 de febrero de 2010, 18:18, Blogger Alrevez

    Yo hace muuucho rato no escribía por aquí!

    ¿Qué era lo que iba a a escribir?

     
  • At 8 de febrero de 2010, 20:02, Blogger ornitorrinco

    Hola!
    Siempre me han gustado tus post pero hasta ahora escribo para decirte que estas pasando por el trauma post-universitaria, yo también!! En fin suerte con todo, es cabrón enfrentarse a lo que viene pero pues es otra etapa y ni modo.Por lo pronto no me veo vestida sin otra cosa que no sen jeans, pero también voy poco a poco con la vestimenta "formal"
    Éxito y que encuentres trabajo pronto.
    Saludos.

     
  • At 8 de febrero de 2010, 22:08, Blogger Mafe

    Fresca comadrita, que los ñoños siempre caemos de pie.
    A todos nos ha tocado lucharla y sudarla, tu tranquila que con calmita y con paciencia vas a encontrar trabajo. No esperes a que el trabajo te encuentre a tí (esa le pasa a muy poquitos, afortunadamente no todos terminan siendo Protagonistas de Novela).

    Por tus paticas no te preocupes. Yo pasé por la de los tennis a los tacones y viceversa y en sentido contrario... al final el caminao' es matador!!

     
  • At 8 de febrero de 2010, 23:19, Blogger Hannah

    te entiendo a la perfección, estoy pasando por lo mismo, en junio-julio termino la universidad y a buscar empleo lo más pronto posible, pero no aguanto más de 1 hora con zapato alto...

     
  • At 8 de febrero de 2010, 23:24, Blogger Hannah

    y buscar todo un outfit de oficinista es complicadísimo y una agresión a nuestra economía de desempleadas...

    Te entiendo y sí, por lo que leí, no tiene comparación con el estres del primer trabajo, de la titulación, el servicio.... ooooh ..

     
  • At 9 de febrero de 2010, 12:55, Blogger Aleja

    Creo que desde que tengo uso de razón vos sos la persona más inteligente que conozco y siempre he confiado en que vos sos la que nos va a sacar de pobres a todos en la familia. Mejor dicho primis, que no se preocupe que usted consigue trabajo en menos de lo que canta un gallo, que su tesis seguro se gana un premio y en que en algunos años nos vas a ayudar a pegarle un sustico a la pobreza.
    Yo confío en vos...
    Te quiero primis!

     
  • At 9 de febrero de 2010, 13:00, Blogger Mauricio Duque Arrubla

    ya pasará, fresca

     
  • At 9 de febrero de 2010, 18:23, Blogger Stazione

    Todos salimos con esos miedos, el miedo a no traer una mochila en la espalda en la que nos podamos refugiar... pero no te preocupes, las empresas saben que no tienes experiencia y no te la van a exigir (igual no te van a pagar como si la tuvieras). Pero esto solo es al principio, animo, es tiempo de comenzar!!!! muy buena suerte!!

     
  • At 11 de febrero de 2010, 7:56, Blogger treto

    Mi tata y yo disfrutamos esta entrada, ambos nos graduamos de la universidad del Valle como psicologos -yo a diferencia de ella bastante desaliñado - probandonos una ropa que no nos quedaba y en la que nos veiamos ñoños para hacer la procesión de todas nuestas generaciones: asistir a entrevistas

     
  • At 11 de febrero de 2010, 11:30, Blogger cancruz

    A lo mejor encuentras un trabajo en el que puedas seguir usando jeans... yo después de muchos años ya no uso corbata ni pantalon de paño para ir a trabajar, es más, los viernes es jeans-day!

     
  • At 26 de febrero de 2010, 8:19, Blogger Carolina en DC

    Maria no te preocupes tanto preciosa!!! pronto encontraras un empleo
    Saludos desde Washington DC

     
  • At 17 de abril de 2010, 22:12, Blogger Ka

    Por eso también es bueno trabajar "antes" de salir de la U. Claro, una cosa es ser estudiante trabajando: Sumerce ya lo hizo: Jue Monitora todo este tiempo. Y otra cosa: Profesional recien graduado trabajando o buscando trabajo.

    De esas crisis yo conozco, yo y muchos más, mira las estadísticas... luego vendrán otras: Si el trabajo que haces: ES?, si la empresa en dónde estás: ES?, si el salario que te ganas: ES?... ve con calma, cada día trae su afán... Dios aprieta, pero no ahorca y en definitiva: SUMERCE ES UNIANDINA DE POR DIOS!!!, creo que los UNIANDINOS no conocen el desempleo....

    PD: Yo no te amo, pero te estimo bastante y siempre estaré pendiente de TU-merce. ¿De qué es que estais haciendo la tesis/proyecto de grado??

    Acordaos, mi hermana es de "la rosca uniandina" y tu futuro está en Brasil... así que, cuentame en que andas y te diré que contacto te puedo presentar... Un Abazo!