viernes, 29 de junio de 2007
¿Repuestica yo?
Y pues sí, que ya llevo casi dos años estudiando y viviendo en los Bogotáses, que ya con esta son cuatro las temporadas de vacaciones que paso en mi querido pueblito y que cada vez vengo me reciben con lo mismo:

Tía equis: quihubo mija, tiempo sin verla, ¿cuándo llegó? (pregunta infaltable)

Maria(): el sábado por la mañana.

Tía equis: ahh ya, está más alta, está bonita.

Maria(): gracias.

Tía equis: sí, le ha ‘sentado’ la capital.

Maria(): ehhh, gracias.

Tía equis: es que está más ‘repuestica’, lo más de linda.

Maria(): ⌐ ⌐

Y todos con el mismo cuento, alguien por caridá de Dios defíname el término ‘repuestica’, lo que yo he logrado deducir es que es algo similar a rellenita, rolludita, repolludita, rechonchita etc. nótese que todas empiezan por R y terminan en diminutivo, y es como una forma de decirme gorda pero con cariño, supongo que es para que no me dé tan duro.

Lo malo es de todas formas me da duro, a ninguna mujer le gusta que le digan gorda, y mucho menos que le digan que está “repuestica”. Lo único que puedo decir en mi defensa es que Bogotá engorda berracamente, valiosísima conclusión a la que he llegado a partir de varios argumentos a saber:

Es muy sencillo, en la capital hace un frío ni el hijuemadre todo el tiempo, entonces ¿qué hace el cuerpo humano para protegerse de la eventual hipotermia a la que se expone al vivir “2600 metros más cerca de las estrellas”?, pues aumentar el consumo de calorías, ¿y qué hace esta noble criatura para conseguir las calorías que su organismo requiere?, pues echarle muela a cantidades industriales de chocolate mmm, deli, y es que como he manifestado en anteriores ocasiones yo soy adicta a todo lo que venga del cacao y que no haya caído en las garras del repugnante maní.

El asunto se complica cuando se tiene un novio que vive en Cali y que en cada fecha especial (léase día del amor y la amistad, cumpleaños, aniversario y hasta día de la mujer) se encarga de abastecerme con cualquier cantidad de dulces, en particular chocolates, y pues la noble criatura se manda una voluntad de p*ta y ni por el p*tas le va a despreciar el regalito a su amado.

Pero la cosa no termina ahí, resulta que si en Bogotá hace hambre, en la Universidad de los Andes hace el triple, lo cual aparte de aportar para que la noble criatura anteriormente mencionada se gane el calificativo de ‘repuestica’ cuando regrese a su tierrita, perjudica seriamente su noble bolsillo ya que allá todo es más caro que en cualquier otro lado.

Lo bueno es estudiando en Unigradas la mayor parte del tiempo uno está es escalando para llegar a clase, porque eso sí, sólo les faltó construir salones en Monserrate, allá cada clase queda 250 escalones más arriba de la anterior. Entonces se puede decir que mi vida allá no es del todo sedentaria, además hay que tener en cuenta la subida al apartamento de la séptima a la circunvalar, que también era todo un premio de montaña. Es que si la tía equis y doña Patricia me vieran durante los primeros meses del semestre se asustarían, dirían algo del tipo “mija, está muy flaca, ¿está enfermita? ¿usted si está comiendo bien?, de por Dios, la niña está muy demacrada”.

Y es aquí cuando llego al último punto: los malditos exámenes finales, al final del semestre aquellas calorías que no han contribuido a calentar este noble cuerpecito han comenzado a formar los indeseables gorditos. Y llegan los exámenes finales, esa ansiedad tan horrible, la falta de actividad física porque ya han acabado las clases, y el frío que parece que atacara con más fuerza en esos días, me hacen reforzar el aporte calórico proveniente de chocolates, dulces y demás chucherías.

Bueno, y toda esta carreta es para tratar de explicar mi actual estado de ‘repuestez’*, pues sí, la palabrita al principio me afectaba un poco, pero ahora no, ahora me afecta excesivamente, más cuando la semana pasada la balanza de la casa de mi abuela me mostró una cifra nunca antes vista, dizque 60 kg está pesando la noble criatura, noooo esto sólo me pasa a mí, me quiero volver bulímica. No mentiras, eso ni en chiste.

El caso es que decidí tomar cartas en el asunto, pero no sabía de qué forma lo iba a hacer, pues hay que anotar que la noble criatura no conoce un gimnasio por dentro y nuncamente* ha hecho una dieta ni nada que se le parezca. Fue entonces cuando llegó como caída del cielo (de hecho llegó en manos de la tía ye) una solución milagrosa y lo mejor, que no requiere ningún esfuerzo físico, ni sacrificios alimenticios, ni óigase bien inversión económica. Ja, diría un bobo de mi pueblo (los cuales abundan) “de eso tan bueno no dan tanto”.

Mi lógica de estudiante de cuarto quinto semestre de ingeniería química me impide creer en una técnica todopoderosa que se haga llamar “la dieta de los monjes del Brasil”, en primer lugar porque aunque nunca he visto un monje brasilero, lo último que se me ocurre es que sean flacos o le den alguna importancia a su figura. Además el procedimiento es tan absurdo que al leérselo a mi Juan la única respuesta que obtuve fue una cara que divagaba entre la perplejidad, la burla y la impresión de que se estaba preguntando con qué clase de mujer se había metido.

Pero bueno, como dijo mi madre “no se pierde nada con intentarlo”, mejor dicho, es como lo de las brujas, que uno no cree en ellas pero de que las hay las hay.

De modo que el próximo miércoles me dispongo a empezar la dieta de los monjes del Brasil, pero para eso requiero la ayuda de susmercedes mis queridísimos Julius, necesito siete víctimas voluntarios que quieran recibir el invaluable conocimiento de esta poderosa dieta, me dejan un comentario o un mensaje en la cajita y yo les mando por correo las instrucciones, no tienen que hacerla si no quieren, sólo con recibirla cumplen su misión.

Y que gracias.

* Estoy compitiendo con Sebas por la mayor cantidad de palabras inventadas por post.

Etiquetas: ,

 
Y esto sólo le pasó a Maria() a las 12:42 p. m. |


16 Infelices comentarios:


  • At 29 de junio de 2007, 13:53, Blogger FreeWill

    uy, yo si me apunto no soy amigo de dietas, pero con ese nombre...

    Asi que mandamela, pero si requiere menos de 1000 calorias no creo que la haga!

    Saludos Maria() alias "La repolludita" =)

     
  • At 29 de junio de 2007, 16:57, Blogger Pendiolo

    La verdad, yo soy de esas personas que pueden competir con el flaco, eso de andar en las venas tien su lado bueno, claro que a todos nos pasa, cuando llegamos a viejos y acabamos la universidad la panza crece y el pelo se cae, y no me aguanto curiosidad y quisiera saber como es esa dieta.

    Te falto agregar a la lista anterior que estudias ingeniería, eso hace que las mujeres se repongan mas, generalmente las niñas de diseño o comunicación no se ponen tan repuesticas como las de ingeniería.

    A mi me gustan repuestas!. Y me parece excelente esa palabra por que así el cerebro femenino no asimile le estamos diciendo divinas, ya que no son flacas desgarbadas ni gordas perezosas, son divinas las repuesticas!

     
  • At 29 de junio de 2007, 22:41, Blogger Andrés M.

    Pues yo también me le mido... porque yo estoy bastante "repuestico" =)

    Saludos!

     
  • At 29 de junio de 2007, 22:53, Anonymous Jacko

    Yo quiero saber cual es la dichosa dieta, asi que me apunto para ser vict... voluntario.

    Aunque realmente no la necesito, pues soy una persona que come, traga, engulle, ingiere y deglute de todo y nunca engordo.

    oi que lo llamaban complexion delgada...

    pero aun asi quiero saber la dieta

    The Red Blaze

     
  • At 29 de junio de 2007, 23:19, Blogger Diana

    Es horrible, cuando me decían que como estaba de repuestica quedaba como pa' morirme de pena moral una semana, por fin encuentro a alguien que comprate mi odio hacia el maní y todos esos "frutos secos", yo no se por que a la gente le gustan esas cochinadas.
    Yo tambien quiero probar la dieta esa..., todo sea por no escuchar más nunca el "mija como esta de repuestica".

     
  • At 30 de junio de 2007, 10:54, Blogger Angelus

    En Bogotá se engorda berracamente? Já! Prueba venir a España! Eh, sí, seis kilos en ocho meses.

    Y sí, repuestica también estoy. Y sí, ahora me asoman los gorditos de la cintura. Y sí, son dos los pantalones que ya no me suben de las caderas.

    Y sí, ya me voy.

     
  • At 30 de junio de 2007, 11:02, Blogger ::::WEBARGAS::::

    Carajo, soy el séptimo y, en teoría, debería recibir la dichosa dieta.
    Pero, conociendo a la raza humana como la conozco, no te veo haciendo esa dieta que al parecer es un tanto orate a juzgar por la reacción de tu novio, hombre sensato teniendo en cuenta que está contigo.
    Ergo, en dos meses dirás que no hiciste ninguna dieta, que la abandonaste y que, de todas maneras, se que no necesitas para nada.

     
  • At 30 de junio de 2007, 12:23, Anonymous manuela

    huy yo si quiero saber cual es la dieta de los monjes esos..jeje suena chistoso..no estoy repustica ni necesito una dieta pero chevere saber en que consiste....

     
  • At 1 de julio de 2007, 12:46, Blogger Portafolio

    Bogotá hizo de las suyas conmigo tambien, jeje, ya me la paso sentado trabajando y que la cerveza iba y venia.

    Ahora por estas tierras alfajorcisticas (yo también puedo inventarme palabras) y de bifes por montón pues ya te imaginaras, aunque cambie la cerveza por el vino de Mendoza.

    Me le apunto a la dieta, que sea fácil, por que Dani (con el que vivo y postea mas que yo aunque no tenga blog)es digno maratonista que se corre todos los días como 10 kilómetros y a esa si no pude medirmele.

    Abrazos chica Maria().

     
  • At 2 de julio de 2007, 9:34, Blogger Pat&co

    Eso sí que da rabia. Hace muuuucho tiempo estaba un poco "repuestica" y tambien una tía me lo decía a cada rato.
    Ahora soy más bien como muy flaca.

    Quisiera saber algo de la dieta podría servir en un futuro....

    cuidate Maria();), chauuuuuuu

     
  • At 4 de julio de 2007, 12:10, Blogger Maria ()

    Hola gente, en la bandeja de entrada de las siete víctimas (o tal vez en correo no deseado) ya está la maravillosa dieta de los monjes del Brasil, me cuentan si les sirve.

    FreeWill:
    Noooo, 1000 calorías? Si los monjes del Brasil no conocen el significado de la palabra “caloría”, qué maravilla de dieta ¿si o que?
    Y no me digas repolludita que me pongo a llorar jeje

    Pendiolo:
    Sí, es cierto que por lo general las estudiantes de ingeniería somos más “repuesticas”, y bueno, muchas gracias por lo de “divinas” pero aun así no me puede gustar la dichosa palabrita.

    Andrés:
    Listo, en un mes me contás cómo te fue (te la mandé al correo de tutopía)

    Jacko:
    Ayyy juemadre, qué envidía aquello de la complexión delgada :( gracias por apuntarte a ser una de mis víctimas.

    Diana:
    Uy vos sos de las mías, cada vez lo confirmo más, abajo el maní y demás porquerías!!! Abajo la palabra “repuestita” y las tías que se encargan de repetirla!!!

    Angelus:
    Qué bueno que lo digas, ya sé que no me puedo pasar por España, no mentiras, en la próxima cosecha, a ver si me reciben en la celda del claustro ;) ... y sí, los gorditos de la cintura (conocidos en el bajo mundo como “policías”) son lo peor, y sí, a mí tampoco me sube uno de mis jeans favoritos, y no, no me dijiste si te mandaba la dieta…

    Webargas:
    Orate es poquito calificativo para esa dieta jeje... pero no hay relación alguna entre el hecho de que Juan sea un hombre sensato y que esté conmigo, aunque efectivamente lo es, y efectivamente me dijo que yo necesitaba esas cosas. Pero bueno, sí la voy a hacer, pero es más por el morbo, y para burlarme dentro de un mes cuando vea que no hay ningún resultado.

    Manuela:
    Primero que todo, qué bueno volverte a ver por acá, y por último, no me dejaste un correo para mandarte la dieta :(

    Jonathan:
    Mmm, a mí ya me habían dicho que Argentina engordaba impresionantemente, y pues no seas perezoso, tenés que hacer ejercicio con Dani, pffft, no tengo la más mínima autoridad para decirte eso… mejor dicho, ya te mandé la dieta de los monjes esos, decile a Dani que si se apunta jeje
    “alfajorcisticas” juemadre, esa quedó fuera de concurso :S jaja

    Pat&co:
    Bueno, te fuiste al otro extremo, seguramente ahora la tía te pregunta que si estás comiendo bien jajaja, de todas formas ahí te mandé la dieta por si algún día la llegas a necesitar ;)

     
  • At 4 de julio de 2007, 14:30, Blogger Angelus

    Es que pa qué te pido que me mandes la dieta si yo me alimento de cereal, comida enlatada y pasta de talego...

    Y ná más.

    Por eso espero que lo de mi repuestez esté mejorando, ando juiciosa con la comida que será de pésima de calidad, pero por lo menos también es escasa y fea, jeje.

    Cedo mi turno de la dieta a alguien más, es que yo pa eso no sirvo. Yo sé que cuando vuelva, mi mamita me va a poner de nuevo en forma.

     
  • At 4 de julio de 2007, 20:24, Blogger Andrés M.

    Hola María,

    Te cuento que no me llegó el mensaje (al parecer fue a dar al hoyo negro cibernético) :(

    Me lo podrías reenviar a stuartit(arroba)yahoo.it? Gracias!

     
  • At 5 de julio de 2007, 11:06, Anonymous Patton

    jeje, me encantó tu deducción sobre la credibilidad de la de los monjes ... brasileños!!! Original y comercial y pegajoso si está el nombre, pa' qué.

    Lo que pasa es que tu tíaX debe ser de la generación en donde tener carnita era sinónimo de belleza y digno de destacar. Tu tíaX te estaba era echando un piropo.

    No sabía lo del maní, ya no te regalo snickers... :P

    Y fresca, que 15 días de universidad de las cabras equivalen a dos meses de gimnasio. Ya desaparecerán esas reservas energéticas para final de semestre ;) Al diablo con los monjes!

     
  • At 7 de julio de 2007, 13:20, Blogger Maria()

    Angelus:
    Bueno, vos te lo perdés, uno que les ofrece sabiduría y el copista que la rechaza :P jajaja

    Andrés:
    Listo, ya se fue, avisame si no te llega.

    Patton:
    Brasileros o brasileños, creo que de las dos formas está bien dicho. Y yo sé que la intención de las tías equis es echarme un piropo, pero es que la palabrita esa no me puede gustar!!
    Y los snickers te los cambio por cookies n cream.

     
  • At 24 de julio de 2008, 1:37, Anonymous migd

    Me simpatizas. Dentro de las muchas cosas que tengo de vieja (que NO es el gusto por los hombres, ¿cómo se te ocurre?) es una afición asquerosa al chocolate, PERO sin maní. Me como esos chocolates, pero los prefiero peanut-free.