sábado, 7 de julio de 2007
Segunda entrega (lado A)
Buenas buenas, pa’ lo del dizque concurso…

Tengo que decirles que me encuentro gratamente sorprendida de haber recibido cuatro historias en el transcurso de esta semana, la verdad cuando abrí la convocatoria tenía miedo de no recibir ninguna.

Para que el post de este fin de semana no me quedara kilométrico decidí dividirlo en dos partes, así que aquí les va la primera dosis de Esto sólo le pasa a Julius, hoy con un par de distinguidísimos invitados.

Por aquello de “las damas primero” los dejo con la historia de la señorita Karin, a.k.a. La Encargada, metro y medio de talento y pura personalidad que conocí gracias a mi amigo el Flaco y que se declaró fan número 42 de este humilde blog.

LA HISTORIA DEL CHICOGOMITA

Como no se trata de abusar del blog de Maria() (porque para escribir largo y parejo tengo mi propio blog) trataré de contar este SoloMePasaAMi de una manera resumida. Aclaro que habrá que entrar en detalles en algunas ocasiones entonces ténganme paciencia porque suelo ser muy descriptiva y me extiendo en las cosas solo para que usted lector, termine de leer y sepa bien qué fue lo que pasó… o dejó de pasar.

Cómo así? Pere tantico que ya le voy a contar. Esta historia surgió hace un año en el lugar que suele caracterizarme y donde (casi) siempre me verán los fines de semana: La Oficina (o para los que no saben, el parque del poblado).

Un día antes de irme para Bogotá de vacaciones me fui para LaOficina y allá me encontré con unos amigos. Entre ellos estaban Ortega y Juanca. Todo iba muy bien: Cervezas, la noche, conversábamos de todo y de nada a la vez…

Hasta que Ortega se encontró con un chico que no estaba para nada mal. Ya saben niñas, de esos manes que uno ve y dice: Uy! Eso tan bueno de donde salió?

Pues si que para no extenderme mucho y para llegar al punto divertido del cuento, les comento que ese día pasamos super bueno. Creo que puedo llegar a decir que ha sido de las mejores noches que he tenido en LaOficina. Nos reímos muchísimo y jamás llegué a pensar que este chico, quien daba la primera impresión de ser un picado, mala gente y engreído, fuera a ser tan querido, tan sencillo y con un sentido del humor tan fino.

Si bien yo ya le había echado el ojo, nunca le dije nada a mis amigos y es que también tenía que ser realista: este tipo qué se iba a fijar en mí… “De eso tan bueno no le dan a uno”. Pero una cosa no quería decir otra y si no era nuestro destino estar juntos por el resto de nuestros días, al menos amigos si podíamos ser. Así que a este chico no le di importancia y dejé así… hasta que, estando otra vez en la Oficina con Ortega, me lo volví a encontrar.

Era muy chévere ver que siempre que los tres nos reuníamos pasábamos tan bueno y claro, yo no era la única que se había dado cuenta de eso. Ortega, ya había hecho algunos comentarios.

(Aquí hago un paréntesis porque es clave en la historia que explique esto. Hay una niña en cuestión que se llama Melisa. Ella hace unos meses atrás había tenido un rollo con el ChicoQueEstabaMasBuenoQueUnCostaladoDeGomitas, pero ya no había nada. Eran amigos y el punto clave de la historia era que Ortega le estaba cayendo a Melisa)

Más adelante y ya con la confianza que nos tenemos los amigos, le conté a Ortega que a mi me gustaba ElChicoGomita y que como yo era una chica postmoderna pues me iba a lanzar al ruedo. Total, qué perdía? Lo peor que me podía pasar era que el tipo me dijera que tenía novia, que era gay o que yo no le gustaba... y yo hasta donde me conozco puedo manejar esas verdades.

El plan que antes era de tres, se volvió de cuatro. Para donde íbamos Ortega y yo llamábamos al ChicoGomita y a Melisa… Que el algo*, que ir al Pub**, que tomar cafecito en LeBon, que ver películas, en fin!

Una noche de Oficina, estábamos Ortega, ElChicoGomita y yo y de esas cosas que estábamos pasando tan bueno que la noche se nos hizo corta. En ese entonces a uno la policía lo sacaba del parque alrededor de las tres ó tres y media de la mañana (ahora nos sacan más temprano debido a los disturbios que hubo con los punkeros hace unos meses)…

Cuando llegó la policía nos fuimos para el atrio de la iglesia del Parque del Poblado y ahí seguimos conversando.

Tipo cuatro y media, cinco a Ortega le entró el sueño y nos dejó a los dos solos ahí conversando. ElChicoGomita me contó lo que hacía, dónde trabajaba, qué estudiaba y en fin! Esas bobadas que uno le pregunta a una persona cuando está interesado en ella.

Pasando la hora de la madrugada cuando más frío hace, decidimos irnos a otro lugar. El ChicoGomita vive relativamente cerca de LaOficina entonces yo le propuse que nos fuéramos a su casa. Yo ya había estado un par de veces allí y pues la idea no era en plan romántico. Puro plan relajo…

Una vez llegamos a su casa, subimos a su cuarto y nos sentamos en el balcón que había. Fue divertido porque comimos papitas y hablamos más bobadas. Después nos dio mucho frío y algo de sueño y entramos al cuarto y nos acostamos en su cama.

Hasta el momento no había pasado nada. Ni un pico, ni un abrazo, nada. Y para resumir, les cuento que lo máximo que llegó a hacer en toda la noche fue acostarse super cerquita de mí, casi boca con boca sin animarse si quiera a abrazarme.

Pensarán entonces que yo por qué no hice nada. Claro, habla de postmodernidad pero se le arrugan cuando tiene al man de frente. Pero pues, qué hago, estoy acostumbrada a dar un paso pero no todo el paso. Yo ayudo (que más que haberme metido en la cama del tipo?) pero tampoco que se pasen de conchudos. Además, el tipo no hizo nada no porque no se diera cuenta.. bobito sí no era.

Resulta que no pude pegar un ojo en toda la noche y tampoco lo dejé dormir, diciéndole toda la madrugada: “no te durmás, no te durmás”… Tipo nueve de la mañana nos levantamos y me dijo que si me quería bañar, le dije que fresco que igual yo vivía relativamente cerca y que yo me podía bañar en mi casa. Sin embargo él si se bañó. Y claro! Es que este tipo de cosas solo me pasan a mí:

Salió del baño con los jeans, dejando ver un poco de los boxers (lo cual me parece lo más sexy del mundo) y sin camisa! Yo me quería morir. Es que este hombre estaba MásBuenoQueUnCostaladoDeGomitas!!! Y tiene el descaro de pasarse por el frente así, de esa manera y yo ahí como una Gu/$%&/ viéndolo! Noooo, no hay derecho ole!

Después de semejante cosa, bajamos y desayunamos y finalmente me acompañó a que yo cogiera el bus. Eran las 10 y media de la mañana cuando llegué a mi casa y en el celular había 20 llamadas perdidas de mi casa. En mi casa se iba a formar la tercera Guerra Mundial.

Después de semejante noche (era la primera vez que dormía en la casa de un tipo y que desayunábamos juntos y resultó así…), me di cuenta que definitivamente el tipo nada de nada y con eso desistí. No les voy a negar que tenía el orgullo un poco herido. Yo no soy fea pues y jamás en la vida me había pasado una cosa semejante, así que siempre dolía. Y para quienes vayan a decir que fue que me le regalé de una, que las niñas se tienen que dejar enamorar, bla bla bla, pues les comento que yo nunca fui a su casa en plan de acostarme con él…

Lo que me pareció super raro que siendo él un hombre y yo una mujer, pues no hubiera aprovechado que me tenía en su casa, en su cuarto y en su cama para al menos darme un beso. Si lo hizo por caballerosidad, pues qué bien y en eso me le quito el sombrero, pero hay caballeros a estas alturas del paseo?

Hasta ahí la historia no tiene nada de raro. Pues bien, aquí sí que viene lo interesante:

NoSéCuántoTiempoDespués, estando nuevamente en LaOficina con unas amigas y unos conocidos, nos pusimos a conversar. Y ya saben cómo son estas cuestiones de la (mala?) comunicación: una cosa lleva a la otra, un tema conduce a otro y surgió algo que me dio pie para contar la historia (ya saben que mi vida privada es pública).

Desde un principio yo me cubrí en salud y no dije su nombre, ya saben, como este mundo en un pañuelo uno nunca sabe… Si mucho contaba dos cositas que eran características del chico, pero pues, en este mundo hay mucha gente… y yo no podía ser tan demalas pues!!! Así que entre los que me estaban escuchando mi aventura empezaron a surgir comentarios del tipo: “ese man es gay”, “es que en serio, te tenía en la cama y ni un pico?”, “Está loco”, entre otros.. y yo tratando de salvarle la reputación al chico diciendo que no.. que seguramente es que yo no le gustaba y ya. Y otros me decían: “Parce pero vos sos la primera que se queja. Pues todas las niñas se quejan de que uno es un aprovechado, pero vos sos la primera que dice que le hirieron el orgullo solo porque te le metes en la cama y el tipo ni un pico te da”. Recuerdo que ese comentario me dolió por lo verídico que era y bueno.. decidí dejar el tema hasta ahí y me fui con un amigo a comprar cerveza.

Cuando regresé, pues si señores que mi querida amiga Cristina se puso a describir la manera como ElChicoGomita baila y esa manera de bailar es extremadamente particular. Cual fue la reacción de los chicos que estaban ahí cuando vieron a Cristi bailar? Todos soltaron una carcajada, algunos se miraron y finalmente entre risas gritaron el nombre del man y mi cara de obviedad me delató con la audiencia que no paraba de reir.

Señores, la audiencia, mis conocidos, esos que habían estado por unos, no pocos, minutos escuchándome hablar eran nada más ni nada menos que sus mejores amigos!

Una semana después, o habrán sido dos? No recuerdo bien, me encontré con ElChicoGomita en LaOficina y créanme que no fui capaz de saludarlo. Sus amigos me veían en la lejanía y se reían y en esa misma semana sonó mi celular y era él.

Me llamó a preguntarme entre risas nerviosas y de “TeVoyAMatar” que yo qué había dicho, que los amigos no hacían sino burlarse, que le había dejado la imagen de macho en el piso con ellos y quien sabe con cuánta gente más y que ya todo el mundo pensaba que él era gay.

Yo no sabía donde meterme, me reía con nervios y a la vez no hacía sino pedirle disculpas y explicarle lo sucedido.., Al día siguiente le llevé a la casa unas papitas y unos chocolates a manera de reinvindicación y él muy cortésmente me invitó a comer y al Pub. Bailamos y pasamos super bueno… Todo un caballero.. porque si yo hubiera sido él, no me habría vuelto a hablar…

Aunque ya son pocas las veces que me veo con él, hace un mes que salí a La Octava con mi chico en cuestión me lo encontré y me dijo lo siguiente:

“si esa noche no pasó nada no fue porque yo no quise….”

Y así me dejó por un mes hasta hace un par de días que yo, con mi prudencia que es casi nula, le pregunté delante de todos mis amigos (que lo conocen) que por qué no pasó nada ese día..

ElChicoGomita me respondió entre risas y alejándome de todos:

“Vos si no sos prudente pero ni cinco y lo peor es que es innato, no es que querás serlo sino que lo sos sin darte cuenta…”***

Bueno y como ya abusé mucho del blog de Maria(), les finalizo volviendo al punto clave de la historia.

Recuerdan a Melisa? Pues ella nunca le paró bolas a Ortega y él se quedó unas semanas mal…. En septiembre, creo, el día del concierto de Cerati, me encontré con ella, ElChicoGomita y con otros amigos; con ellos nos fuimos para el Deck. Allí, después de tener a Cerati a menos de dos metros y bailando, pude ver entre la gente, a Melisa y al ChicoGomita dándose un beso. Hoy en día son novios y al parecer son felices.

En serio.. Esto sólo me pasa a mi!

*: El algo son las onces en Medellín
**: La discoteca donde vamos todos los que gustamos del Rock
***: Aún espero la respuesta porque no me dijo esa noche y ya no creo que me diga nada.

Maria() opina: se nos iba extendiendo la niña, se sentó en la palabra jaja. Excelente el apunte de “estaba más bueno que un costalado de gomitas”, habrá que conocerlo para confirmar ;)

Matilda califica: tres filetes y medio.

Bueno, la segunda historia de hoy es obra del señor Webargas, padre de El Tumbo, la BlogJuan, Manteco TV y quién sabe cuántos otros hijos pródigos, a los anónimos de la semana pasada se les invita a criticarlo con todas sus ganas jajaja.

DE MUJERES Y RECHAZOS (QUE NO SIEMPRE SON LO MISMO)

UNO.

Contaba yo con la inocente edad de 9 años cuando mis padres, al ver que poco me interesaba yo por lo que me rodeaba, decidieron enviarme con una sicóloga la cual trató, sin lograrlo, de estabilizar mi salud mental. Sin embargo, y sin saberlo, me inició en esa característica manía mia de fijarme en la mujer inadecuada. Luego de varios improductivos meses, la sicóloga dió por terminada mi condición asocial y orgullosa me entregó a unos ansiosos padres que, luego de la sesión, decidieron que me pondrían a prueba. llegando a la casa, mi padre me dió el suficiente dinero como para comprarle un dulce a cada miembro de la familia, labor que no representa mayor peligro para el ciudadano promedio pero que, dada mi condición misantrópica, se convertía en un reto.

Así que recibí el dinero y confiado me acerqué a la vitrina, llenando mis infantiles pulmones de aire para expulsar un levemente tímido "buenas". Habitualmente espera uno ser atendido por una desbaratable anciana o un reservado señor, pero quizo la mala suerte que se apareciera ante mi la niña más hermosa que había visto en mi corta vida. Se que el recuerdo tiende a exagerar las circunstancias, y que lo que tal vez yo considerase belleza no era más que una correcta disposición de las facciones, pero el efecto es que desde tan corta edad me enteré lo que una mujer puede hacerle a un desprevenido. No obstante, me las arreglé para realizar la transacción lo mejor que pude, y ni siquiera olvidé las vueltas. Así que, orgulloso, salí al encuentro con mi familia, y con la frente en alto le entregué al autor de mis días el dinero restante de la compra mientras éste, estupefacto y avergonzado, me preguntaba. ¡¿Y los dulces?!

Huelga decir que no hubo en mi cuerpo una gota de sangre que dejara de subir a mi rostro mientras me devolvía hacia la pequeña tendera, quien dulcemente (cosa que aumentó mi bochorno) sostenía en su pequeña y aparentemente suave mano los preciados dulces que había olvidado.

DOS.

Continunado con mi situación asocial pero diez años después, encontrábame yo en una clase electiva en la Universidad que prometía dos paseos semestrales. El original nombre de "Clase de paisajismo" impidió que ninguno de mis cofrades me acompañara en la inscripción, por lo cual mi única compañía en el viaje a Villa de Leyva fue un poderoso guayabo, situación que, cosa extraña, me hace mejor persona, por cuanto el sueño me impide realizar malas acciones. En tal benevolente estado no tardé en trabar amistad con mi compañera de puesto y, al llegar al hotel que estaba reservado para todo el curso, inocentemente pensé que compartiríamos algo más que la conversación. Una compañera no tardó en desbaratar mi teoría cuando se llevó a mi prospecto en ese momento. El dueño del hotel nos pidió grupos de dos o tres personas, cosa que los demás no tardaron en hacer, dejándome solo ante la burlona mirada del chofer que sólo esperaba que todos se acomodaran para poder irse a dormir a pìerna suelta en el bus. Y allí estaba yo, un Kevin Arnold colombiano en un mal capítulo, viendo como todos los malditos se encerraban en sus cuartos, pensando que tan fría sería la plaza de Villa de Leyva a las tres de la mañana (la respuesta: no mucho con aguardiente local en las venas). Pero, en un momento, un rayo de esperanza apareció. El representante de un grupo de tres compañeros que no se veían tan malas personas salió a nuestro encuentro. - Nosotros somos sólo tres - explicó de manera jovial el mucharejo - y nuestro cuarto es para cuatro.

Puede venir con nosotros, señor chofer.

El conductor sonrió cual chiquillo y siguió a los compañeros saltando alegremente en un pie a medida que entraban al cuarto. Malditos.

Maria() opina: me gustó más la segunda historia, aunque la primera no se queda atrás, gracias a ella podemos darnos cuenta de que tu condición de amargado viene desde la infancia jeje, en cuando a lo de Villa de Leyva, muy demalas, esto sólo te pasa a vos. Y el “quizo” con Z me sorprende viniendo de vos.

Matilda califica: cuatro filetes y medio.

________________
Saludos a todos ¡y que se los coma el cerdo! ahhh la Tele, buen programa ese, buenos tiempos...

Etiquetas:

 
Y esto sólo le pasó a Maria() a las 12:50 p. m. |


10 Infelices comentarios:


  • At 7 de julio de 2007, 14:21, Blogger Pendiolo

    Ps a mi me gusto mas el de la encargada, y creo que esa si se puede llamar una historia de ESOSOLOMEPASAAMI!,

     
  • At 7 de julio de 2007, 17:29, Blogger Diana

    Yo me pregunto... ¿entonces al señor Webargas lo mandaron a dormir al bus, o más bien, no le dieron cuarto y por eso terminó en la plaza a las 3 de la mañana?
    Me quedo con esa.

     
  • At 7 de julio de 2007, 22:39, Anonymous Anónimo

    Me encantó tu "estilo literario", Webargas, me animó a conocer y a leer tu blog.

     
  • At 8 de julio de 2007, 10:06, Blogger FreeWill

    Yo creo que Webvargas y La Encargada harían una bonita pareja, por lo menos, no se aburrirían contandose historias como estas.

    Por cierto, La encargada yo creo que el tipo si es gay! jejeje.

    Yo le habria dado a ambos los 4 filetes, buenas historias!

     
  • At 8 de julio de 2007, 15:57, Blogger Sebastián Dávila

    Muy bueno el del los dulces, eso también me pasó a mí.

    Saludes

     
  • At 8 de julio de 2007, 18:35, Blogger La Vikinga

    No es por amistad, depronto porque me gustan los detalles y enterarme de las situaciones a la perfeccion, curiosa que soy, me gusta mucho la historia de la señorita Encargada y me parece graciosa la del señor W, pero me quedo con la señorita Karin...Me reí mucho con esa historia...

     
  • At 9 de julio de 2007, 15:48, Blogger thespy81

    muy buenas las dos historias, cada una con lo suyo pero es que lo bacano de webargas es qeu una historia tan sencilla como su primera entrada le salga tan bien sin tener nada de especial pero es que al man le sale muy bacano pa que...
    hablando de otra cosa si estoy de acuerdo con que esa malilda gata anda entregando muchos filetes y ya veo venir los empates multiples en este divertido certamen
    saludo a todos

     
  • At 10 de julio de 2007, 17:45, Blogger ::::WEBARGAS::::

    Lo siento, encargada, yo era el chicogoma ese del que hablas, no sabía que la historia iba a pasar al mundo blogueril, de haberlo sabido habría hecho algo esa noche, que tu no desmereses.


    (Es broma, no conozco a la encargada aunque se lee rebacana, no estoy tan bueno como un paquete de gomitas, pero si soy más salado que uno de maizitos, y tengo una suerte del chiras)

     
  • At 11 de julio de 2007, 14:08, Blogger Maria ()

    Pendiolo:
    Sí, cierto, muy demalas la Encargada, eso sólo le pasa a ella, literalmente.

    Diana:
    Yo digo que no durmió y se quedando en la plaza chupando aguardiente villadeleyvense (palabra inexistente seguramente) hasta el día siguiente.

    Anónimo:
    ¿Sos el mismo de la vez pasada? O esos eran varios? Por eso no me gustan los comentarios anónimos, termino sin saber quién dijo qué!!

    FreeWill:
    Pues habrá que presentarlos jajaa, ahora que lo pienso tal vez si serían buena pareja… y yo no creo que el chicoGomita sea gay

    Sebas:
    Estoy esperando tu historia, te cuento que la que yo te estoy debiendo ya está en proceso de producción :D

    MissM:
    Es que la idea no es ponerlos a competir, a mí también me gustó la historia de Karin y también me reí cantidades cuando la leí.

    Thespy81:
    El talento de don Webargas para escribir entradas del putas sin un tema importante es innegable jaja
    Bueno, por la generosidad de Mati no te preocupes, el concurso no se resuelve por filetes sino por votación del respetable público y de la dueña del aviso.

    Webargas:
    No te equivocas, la encargada es una rebacana, y como le dije a FreeWill habrá que presentarlos ;)
    Más salado que un paquete de maizitos jajaja “del chiras” el apunte :P esperemos que los señores de ETB nos colaboren pa tenerte de vuelta muy pronto.

     
  • At 13 de agosto de 2007, 21:07, Anonymous Jacko

    Mi voto es por Don ::::Webargas::: incluso se siente uno identificado, y es que lo que le hacen al desprevenido

    The Red Blaze