miércoles, 24 de diciembre de 2008
Sólo enséeeeñame a volar…
…para apartar mi soledad
Porque cuando cae la noche
O nace un día
Es lo mismo para mí
Tal vez no para ti.

La anterior estrofa fue sacada del más oscuro rincón de mi memoria, la cual es incapaz de recordar información importante como direcciones y pesos atómicos, pero infalible a la hora de almacenar los detalles más inútiles, como la canción de una patética telenovela de hace ocho años.
.
Era el nacimiento de los canales privados en Colombia. Yo, con mis inocentes doce añitos de edad, me la pasaba pegada a Caracol y RCN, claro, eran la novedad. Entre los pocos programas que recuerdo de esa época está una novela/serie/dramatizado/yoquésé llamado “Un mundo para Julius”. *

Foto fusilada de acá. (Buen post, léanlo)

Rafael Londoño era Julius, un niño de unos 7 años que tenía la vida más deprimente que puedan imaginar. El papá se había muerto, o lo había abandonado, no recuerdo. La mamá trabajaba todo el tiempo, entonces no le ponía ni cinco de cuidado. Su hermana, que era como su mejor amiga en el mundo (snif), resultó con una enfermedad terminal y a los pocos capítulos comenzó un tratamiento médico en otro país donde finalmente estiró la pata. Entonces el chino se enamoró de la niñera, pero uno de sus hermanos mayores, que además eran unas lacras con el pobre Julius, intentó sobrepasarse** con la niñera y ésta tuvo que irse de la casa.

En resumen tenemos a un niño que bien podría ser el primer emo de nuestra generación. Que además tenía esa carita de “sientan lástima por mí, porfis”, y una estatura y tamaño craneal minúsculos que casi una década después lo siguen acompañando, ahora en su papel estelar de Pipe, quien llena de sabrosura las tardes colombianas en ese nuncatermina llamado “Padres e Hijos”.

Entonces, ¿por qué los lectores de este infeliz blog tienen el alias de Julius? Eso es todo un misterio, incluso para mí. Bueno, en realidad no.

Todo empezó en los primeros días de este sitio, cuando por acá no pasaba nadie, a duras penas lo visitaba yo. Entonces me tocó inventarme lectores imaginarios, ou seh. En mi infancia no tuve amigos imaginarios, pero me pareció de lo más normal tener lectores imaginarios, que leían, comentaban, y rayaban la cajita en mi pequeño mundo de mentiritas… ¿qué puede ser más patético que esto? La respuesta es evidente: ¡el chino Julius!

Ahora, susmercedes no es que sean deprimentes, ni mucho menos imaginarios (eso espero). Pero ni modo, el nombre ya está aquí y les guste o no mientras yo escriba babosadas en este blog ustedes seguirán llamándose Julius. Además que es un nombre harto multifacético, sirve para masculino y femenino, singular y plural… ¡es genial!

- Ok, ¿tenías que esperar al post número 200 para explicarnos esta bobada?
- No señora, no tenía.

PD: ¡Feliz navidad mis Julius! Nunca cambien.

* Hace poco me vine a dar cuenta que “Un mundo para Julius” es en realidad la adaptación de un libro del mismo nombre. Corran a comprarlo amiguitos, y no olviden tener a la mano un cuchillo para cortarse las venas mientras lo leen.
** jijiji, “sobrepasarse”, nunca había usado esa palabra tan telenovelesca.

Etiquetas:

 
Y esto sólo le pasó a Maria() a las 4:59 p. m. |


11 Infelices comentarios:


  • At 24 de diciembre de 2008, 17:21, OpenID Patton

    ¡¡Qué buen regalo de navidad no has dado a tus lectores!!. ¿Qué mejor que saber qué carajos era eso de Julius?

    Feliz navidad para tí también. ;)

     
  • At 24 de diciembre de 2008, 17:55, Blogger Jacko

    Es el post navideño mas raro que he visto.

    Genial, sigue asi, y feliz navidad

     
  • At 24 de diciembre de 2008, 18:28, Blogger Julián Ortega Martínez

    Día histórico, por fin nos revelas ese gran misterio XD Por fin nos enteramos de quién demonios era el tal Julius (que venimos a resultar nosotros).

    Felices fiestas, ala. Regia entrada. Un abrazo.

     
  • At 25 de diciembre de 2008, 12:14, Blogger Andrés M.

    Con el post me hiciste traer viejos recuerdos del bachillerato, recuerdo que el profesor de Religión era pequeñito y con una cara similar al personaje en cuestión, por lo cual se ganó el apodo de Julius jajaja. En fin, felices fiestas, saludos!

     
  • At 25 de diciembre de 2008, 22:25, Blogger AlexPhi

    Vea pues... siempre es bueno saber como por qué lo llaman a uno de una u otra forma :D
    Y Feliz navidad también! (aunque ya es 25... pero bueno)

     
  • At 26 de diciembre de 2008, 12:30, Blogger Kar-Eq

    Uno de los grandes misterios de la humanidad ha sido resuelto, pero nunca me hubiera imaginado lo de los lectores imaginarios, jajajaja.

    En serio este el post 200 ???????

     
  • At 26 de diciembre de 2008, 17:59, Blogger Mahomedalid Ivan Pacheco Morelos

    Kjjjjjjj, la televisión define infancias diferentes.

     
  • At 26 de diciembre de 2008, 22:24, Blogger Alexillopillo

    Cosa curiosa, yo que por esa época jamas me despegaba del televisor, no recuerdo haber visto este programa (esperen... en su reemplazo llega a mi memoria la direccion de mi mamá y el peso atómico del plutonio).

    Mejor dicho, hay que dar gracias que no nos dices "mis queridos Jose Mieles" porque ese muérgano si que era patético, y de ese si me acuerdo.

    A proposito... como hiciste para escribir esos 7 comentarios anteriores con los nicks de reconocidos bloggers? jejeje

     
  • At 28 de diciembre de 2008, 20:09, Blogger Galo

    Sabía que tenía algo que ver con tan ilustre personaje. El gran misterio de este blog ha sido revelado.

     
  • At 7 de enero de 2009, 0:12, Blogger Alejandra Agudelo

    muy bueno lo de julius! pero no serà que vos sos mas julius porque yo no me siento asi, ja! ademàs yo pasaba el canal cada que le veìa las enormes gafas. feliz navidad tambìen y comparto totalmente lo de alexillopillo, por lo menos nos llaman julius y no "Josè mieles"

     
  • At 18 de mayo de 2009, 22:11, Anonymous Anónimo

    Alguien sabe de algun link para recordar esta triste faceta de nuestras vidas?