domingo, 30 de noviembre de 2008
On The Road Again: Brasil
Rafael Ziggy, el blogger brasileño escogido como protagonista de la campaña On The Road Again en su país, hizo su recorrido por la ruta de las playas, en el litoral sur de Bahía. En el canal de youtube ya están los videos de su viaje, el tipo hizo de todo: surf, buceo, capoeira, fútbol playa, equitación, ¡hasta brujería! jajaja, mentiras, no es brujería, se llama Candomblé y es una religión afrobrasileña.

Uno de los webisodios de Rafael que más me gustó es el primero. Aquí el blogger se consigue unos músicos de Pelourinho (área central del Salvador) y los pone a tocar la canción de On The Road Again… pegajosa ella ¿no?



Sí, el chico tiene voz de tarro, pero la cancioncita suena muy bacana con ese ritmo brasileño. No sé si a ustedes les pasa, pero a mí se me queda pegada la canción cada que veo un websidodio de On The Road Again. La letra, aunque un poquito ñoña, resume la idea de la campaña: un viaje por tierra, disfrutando todo lo que el lugar tiene para ofrecerte y compartiendo tus aventuras en tiempo real.




On The Road Again


On the road, I am
Five hundred miles of fun I'll go again
Taking all from life so I share with my friends
Much more to come so hit the road again

Play this song my friend
Sing along the stream of trip I get
Watch it all wherever u prefer
I share all my road trips from there

I come rolling in
Surfing roads of crazy dreams I can
Tape it all and blog about the end
Instant messaging again
Messaging again

On the road my friend
Read my blog and play along
Ride with me, click and log on
Browse my page

C'mon, c'mon, c'mon…
On the road, my friend
On the road my friend

PD: estoy estrenando firma:
.
Ay sí, ¡tan oficial ella!

Etiquetas:

 
Y esto sólo le pasó a Maria() a las 10:20 a. m. | 3 Infelices comentarios
miércoles, 26 de noviembre de 2008
Soy una mujer de pocas aspiraciones

Hoy me dio por desempolvar un ‘tosólomepasamí de la categoría “antiguos e incunables”. Fue durante mis primeros meses en Bogotá. En ese entonces vivía en un apartamento sobre la circunvalar con una prima que estudiaba su último año de medicina, por lo tanto nos cruzábamos más o menos cada tres días.

Mi madre siempre tan querida, tan de la casa, no hacía sino darme cantaleta en cuanto a la convivencia con mi prima. Que nunca deje la cocina sucia, que salude y póngale conversa cuando llegue, que ojo con el desorden, que el teléfono no da leche, y así hasta el infinito. Era tanta la intensidad de doña Patricia, que en un domingo de esos en los que, para variar, la primis andaba de turno, me mandó a aspirar el apartamento, que para que la futura doptora lo encontrara bien limpiecito cuando volviera.

Tengo que admitir que, hasta ese día, jamás en mi vida me había siquiera acercado a una aspiradora; y de hecho, creo que después del incidente de ÉSE día tampoco lo he vuelto a hacer. Así que me armé de valor (bueno, de ganas, porque como buen domingo, ese día la pereza era la ley) y saqué la aspiradora, estaba dispuesta a dejar la alfombra del apartamento como si llevara 3 días de comprada.

No había aspirado ni medio centímetro cuadrado de alfombra cuando me di cuenta que algo andaba mal, muy mal. Primero fue el sonido de los breakers disparándose, seguido de un fuerte olor a quemado y una nubecita de humo saliendo del aparato. Me paralicé por completo, sentía el corazón latiendo a toda y no sabía ni para dónde mirar.

Mi cerebro, tan brillante como siempre, sólo atinó a darme la orden de soltar ese artefacto del demonio, y correr por todo el cuarto gritando: ¡jueputa, un corto, jueputa, un corto, jueputaaaa!. Ya con la cabeza fría (seeh ¡claro!), tomé mis recién estrenados guantes de laboratorio y desconecté la aspiradora. Esta es la hora en la que no me explico el porqué de esa acción, al recordarla surgen varias preguntas:

-Si ya los tacos se habían saltado ¿todavía estaba en peligro de morir electrocutada?
-¿Los guantes de nitrilo realmente son aislantes eléctricos?
-¿O fue que tantos años de ver a Ash Ketchum lidiar con Pikachú usando guantes de hule dejaron huella en mi subconsciente?
-Esto de ser ama de casa como que no es pa’ mí ¿cierto?

Me quité los guantes y me dejé caer sobre la cama, preguntándome qué iba a hacer mientras saboreaba el dulce aroma del corto circuito. Recurrí a lo que en ese entonces era mi primer recurso: llamar al que en ese entonces era mi novio… pero el muy maldito andaba en fútbol. Cuando por fin me contestó no lograba entenderle nada, ni él a mí. Yo, que en ese punto ya no era sino lagrimocos*, lo llamaba una y otra vez, hasta que lo hice salir del estadio para poder hablar conmigo.

- Juan, ¡un corto, jueputa, un corto, jueputaaaa!
- Cálmate, cuéntame bien qué pasó.
-(historia resumida, sollozos, gritos de desesperación)
-¿Pero tú estás bien?
-Sí, pero no hay luz [esteee, digo, energía eléctrica] en todo el apartamento.
No recuerdo qué me contestó Juan en ese momento, lo que sí recuerdo es que me puse furiosa con él y lo mandé para la… para el estadio, ya que el Deportivo Cali era más importante que su novia cortocircuitosa.

Recurrí al segundo recurso: llamar a mis papás. Pero soy tan de malas que justo ese día se habían ido a almorzar a una finca por allá en un sector que Ola, Comcel y Movistar no han tenido la amabilidad de bendecir con su dulce cobertura. Así que después de pasar al correo de voz unas cuatrocientas veinte veces, desistí de la idea de aullarle a mi padre por ayuda.

¿Y ahora? Bueno, decidí hacer una revisión minuciosa de cuánto bombillo y electrodoméstico había en el apartamento. De la cual concluí que en algunos puntos (la sala, el comedor, mi baño) todavía había luz; pero que aparatos como el computador de mi prima, la lavadora, y la nevera me habían dejado para siempre. Por lo menos así lo veía yo.

Fue mi tía, con la que vivo ahora, quien me devolvió la cordura y la tranquilidad. Ella me llamó para cualquier bobada y me encontró en semejante estado de consternación. Me tranquilizó y me explicó que no era que yo hubiera acabado con el apartamento. “Eso son los breakers que se disparan para cortar la electricidad y evitar que pase precisamente eso”. Me dijo que revisara la caja esa de la cocina** y buscara un switch que estuviera en una posición distinta a los demás.

Y así fue, al poner el switchecito en su posición original todo volvió a la normalidad. Yo me limpié las lágrimas y descarté mis ideas de botármele a un camión en la circunvalar. Ahora sólo faltaba contarle a mi prima todo lo sucedido.

El resto de la tarde me la pasé pensando qué le iba a decir a mi prima cuando llegara. ¿Cómo le digo? ¡Sorpresa! Un cortocircuitirijillo ha llegado a nuestro hogar. Me va a matar, juemadre, me va a echar a la calle. No, pero ella tiene que entender que eso le puede pasar a cualquiera. ¿Y si me cobra la aspiradora? ¿Yo de dónde plata? No, tocará pagarle en la próxima cosecha...

Por la noche oí la puerta abrirse y el corazón se me subió por la laringe. No era mi prima, era su novio, quien apenas entró a la sala me preguntó:

- ¿Por qué huele como a quemado?
- Ay Martín, es que mira que esta mañana me puse dizque a aspirar y ese aparato, yo no sé, hizo como un corto y se dispararon los breakers y blablabla.
-Ah, es que esa aspiradora está dañada. Hace como un mes Isabel***estaba aspirando y eso empezó a echar humo.
.

*Gerente dixit.
** La cual hasta ese día sólo me había servido para pegar los stickers de los domicilios.
*** Isabel: la señora que iba una vez por semana a hacer el aseo.****
****Ole, ¿qué será de la vida de Isabel?

Etiquetas:

 
Y esto sólo le pasó a Maria() a las 1:10 a. m. | 21 Infelices comentarios
lunes, 24 de noviembre de 2008
On The Road Again: Argentina
Como les comenté la semana pasada, ando pendiente de la campaña On The Road Again, y es que esos señores de Chevrolet nos tienen antojados de lo lindo con sus recorridos por lationamérica.
.
Esta semana fueron publicados en youtube los webisodios de Fabio Baccaglioni, que vendría siendo como el equivalente argentino de Patton.
.
El recorrido de Fabio fue por todo el sur de Argentina, incluyendo lugares como Bariloche, San Martín, Villa de la Angostura… en fin, otro blogger que la pasó maluco por cuenta de Chevrolet. Ole, ¿cuándo será que a mí me invitan a un paseo de esos? ¿acaso es porque no sé manejar?, puedo aprender, ¡lo juro! :P
.
Argentina es uno de esos sitios a los que, la madre, tengo que ir un día de estos. Y después de ver los videos de On The Road Again quedé aún más antojada. ¿Qué tal un picnic con semejante “pintura” de fondo? Es que el nombre del sitio (Lago Hermoso) no es gratis. Nonono, qué bacano... y al parecer el man es como buen cocinero. Mejor dicho, vean el video. Y traigan un trapito para limpiarse las babas.

Etiquetas:

 
Y esto sólo le pasó a Maria() a las 5:33 p. m. | 5 Infelices comentarios
viernes, 21 de noviembre de 2008
¿Hay alguien a quien no le guste viajar?
Eso se preguntaba Patton en su blog hace ocho días, y en la siguiente línea se respondía “seguro que sí. Pero deben ser muy, muy pocos.”

Tiene toda la razón: a todos nos encanta viajar, cambiar de ambiente, conocer nuevos lugares; no importa que volvamos más cansados de lo que salimos y con las finanzas en la mala. Personalmente, me gusta muchísimo salir de viaje, aunque desde hace un buen rato no he tenido la oportunidad de hacerlo.

Por eso cuando en la blogocosa colombiana se supo que el mentado Patton se iba de viaje durante una semana por cuenta de Chevrolet, la gran mayoría de nosotros no pudo hacer más que morderse un codo de la envidia y desearle lo mejor en su expedición.

Resulta que Chevrolet está lanzando una campaña llamada On the Road Again, un reality en el cual 6 bloggers latinoamericanos tendrán la oportunidad de hacer un interesante recorrido en sus respectivos países (Chile, Argentina, Brasil, Colombia, Venezuela y Ecuador), mientras van compartiendo con los lectores sus experiencias en cada lugar que visitan. Nada mejor para esto que las diferentes herramientas que les ofrece la “güeb 2.0” (di tú twitter, flickr, youtube, facebook y demás) para documentar sus vivencias y difundirlas en tiempo real.

El viaje de cada blogger quedará registrado en 8 webisodios que irán apareciendo en el canal de youtube de On the Road Again y en televisión, nada más y nada menos que en el canal NatGeo. Mejor dicho, nuestro querido Patton va a ser toda una estrellita bloguera.

Me parece muy buena la idea de Chevrolet, están aprovechando toda esta tecnología para promocionar sus carros, y además dirigiendo la campaña hacia nosotros los bloggers y lectores, un público que está adquiriendo cada vez más importancia.

Seguiré pendiente de la campaña. En youtube ya se encuentran los webisodios grabados en Chile, con el blogger Leo Prieto*, así como sus fotos en flickr.

Los dejo con uno de los webisodios de Leo, quien se pegó su pichoncito por el desierto de Atacama en el norte de Chile. Aquí nos muestra una laguna de sal en medio del desierto, del putas el paisaje, ¿ah?




No puedo esperar para ver los videos y fotos de Patton.

* que a propósito aguanta el pelao, aguanta ;)

Etiquetas:

 
Y esto sólo le pasó a Maria() a las 12:19 p. m. | 5 Infelices comentarios
jueves, 13 de noviembre de 2008
¿Quién se robó el lunes?
Esta mañana en clase de reacciones, cuando intentábamos acordar la fecha para la entrega del proyecto final, de un momento a otro terminé discutiendo con todo el salón, alegando que el 5 de diciembre caía sábado.
.
– No Maria, el 5 es viernes. – Me decía Diana que se encontraba al lado mío.
– ¿Pero cómo se les ocurre? El 5 de diciembre es sábado, acabo de revisar. Qué gente pa’ desubicada en esta vida, carajo.
– La desubicada eres tú. – Me contestó una niña de la fila de adelante.
.
Cansada de la terquedad de mis compañeros, saqué el calendario de mi billetera y se lo pasé a Diana.
.

Haga clic si le da la gana.

– ¿Ves? cae sábado.
– Mmmm, Maria, ese almanaque tuyo está mal.
– Aish, ¿cómo va a estar mal?

Acto seguido, sacó su agenda y me cerró la boca con un “Fri 5” en letras pequeñas. No me quedó de otra más que sentarme, avergonzada, mientras el salón entero (profesor incluido) se burlaba de mí.

Señoras y señores, Julius y... ehmmm... Julius: les cuento que tengo el primer calendario incorrecto de la historia (bueno, al menos el primero que haya conocido). Esto, indiscutiblemente, sólo me pasa a mí. Siga, detállelo sin compromiso.


Veamos, noviembre termina un domingo, y diciembre comienza… cómo no, un martes. WTF? ¿quién me robó el lunes?

Pero venga, detállelo un poquito más. ¿Sí se da cuenta a quién le debemos la gracia?


Sip, mi ridículo de esta mañana es cortesía del famosísimo Vargas, quien me regaló el almanaque en la fiesta de aniBLOGsario de la revista BlogJuan el año pasado.

Desde ya quiero hacerle una cordial invitación a los demás asistentes a esa fiesta, a celebrar el día de las velitas el próximo lunes 7 de diciembre en la casa de Freddy. Y si les queda gustando el agasajo, podemos organizar alguito para el 30 de febrero del año entrante, para celebrar el día nacional del bofe.

Y que gracias.

Etiquetas: ,

 
Y esto sólo le pasó a Maria() a las 12:12 a. m. | 19 Infelices comentarios
miércoles, 5 de noviembre de 2008
No hay derecho, no
No, es que no hay derecho a ser tan torpe en esta vida, no.

Esta tarde en la universidad, iba saliendo del baño mientras tomaba agua de mi infaltable botella de agua Brisa, y al abrir puerta se desató la siguiente reacción en cadena:

- Puerta golpeando botella
- Botella golpeando mi boca
- Maria() aguantándose las lágrimas
- Señora del aseo (que entraba al baño) aguantándose la risa
- Sabor a sangre en mi boca :S

No contenta con esto, entro a la estación del Transmilenio y la hijuepuerca tarjetica no me quiere dejar pasar. La fila detrás de mí comienza a crecer y yo preocupada reviso mi pasaje que resulta ser nada más y nada menos que el carnet de los Andes… se me cruzaron los cables, qué boleta.

Estas son señales inequívocas de que se está acabando el semestre, mis neuronas están al borde de la huelga. Paciencia pequeñas, por favor no me vayan a dejar tirada, miren que sólo faltan 3 semanitas de clase.

Etiquetas: ,

 
Y esto sólo le pasó a Maria() a las 11:39 p. m. | 18 Infelices comentarios