domingo, 15 de abril de 2007
Maria() Vs. La ortodoncia, una batalla sin fin

A los 10 años (y general durante toda mi infancia):

Mis hermanos eran felices mortificándome todo el tiempo, se burlaban de mi dentadura hasta hacerme llorar (claro está que yo era soy bastante chillona).

Día tras día inventaban nuevas frases: que mis dientes estaban de fiesta, o se estaban organizando para una foto, que a mí me habían puesto los dientes así: movimiento con la mano como lanzando unos dados, que no me riera porque les rayaba el piso… Y apodos como: dientes de pala, doctor Muelitas, o Bugs Bunny eran parte de mi vida diaria.

A los 12 años:

Las primeras citas con el ortodoncista, después de jijuemil radiografías descubrió que yo no era una dientitorcida común y corriente, no señor, lo mío era más complicado. Mi maxilar inferior estaba unos cuantos centímetros atrás de donde debería estar. A ver, pruebe esto: lleve sus dientes de abajo por delante de los de arriba, ¿sí pudo? pues bien, yo ni siquiera podía ponerlos al mismo nivel.

Santiago, mi ortodoncista, me pronosticó un tratamiento de millón y pico de pesos, dos años como mínimo y la posibilidad de una cirugía más adelante.

A los 13 años:

Empecé el dichoso tratamiento, primero me pusieron los brackets de arriba y seis meses después los de abajo. Sé que muchos han pasado por esta tortura, al principio los labios se llenan de heridas, hay que cargar con cepillo de dientes pa’ todo lado porque después de comer el 80% de la comida sigue atrapada en los frenos, lo más de setsi ¿sí o no?, la cosa empeora con la famosa y para nada bien ponderara “apretada” de los brackets, no por Dios que dolor tan insoportable, a comer gelatinita y sopita mija porque esos dientes no le dan ni para masticar las ideas. A todo lo anterior súmele un novio que también usa frenos y obtenemos unas situaciones de las que ustedes no quieren detalles…



<-- Bueno, pudo haber sido peor jaja.




.

A los 15 años:

De hecho, fue una semana antes de “las quince primaveras”… por fin me quitaron esos aparatos del demonio, y uno jura que el martirio ha terminado, pero la verdad es que apenas comienza, cita de control cada 3 meses y hacen su aparición los hermanitos menores de los frenillos, sí señor los (música de terror) ¡Retenedores!

Pero también me llegó el momento de la dulce venganza, porque mis hermanos no es que tengan una sonrisa Colgate, y como yo era el caso más grave fui la única que se hizo merecedora de la ortodoncia. Que rico esto, por fin tenía dientes “perfectos” y les podía devolver todas las burlas que me traumatizaron en mi triste infancia, en Buga hay una clínica de ortodoncia con un letrero que dice: “¿todavía con los dientes torcidos?”, y sagradamente, cada que pasábamos por ahí, mi cuñada o yo le señalábamos el aviso a mi hermano mayor, ole, es que se siente un fresquito.

A los 17 años:

Se supone que ya debería haber dejado de usar los infelices retenedores, pero Santiago analiza la situación y me recomienda seguir usándolos por la noche. Yo que siempre he sido una niña tan juiciosa le hice caso por un tiempo, pero después comencé usarlos una noche sí, otra noche no. El uso de los retenedores se hizo cada vez más esporádico hasta que un buen día, se perdieron los muy desdichados.

A los CASI 19 años:

Mis malditos dientes tienen una memoria excepcional, los de arriba siguen perfectos, y ojalá que así se queden, pero los de abajo han empezado un lento y silencioso proceso de retorno hacia su estado inicial, uno de ellos decidió “romper filas” y dar un paso al frente. Esto sólo me pasa a mí.

Muy seguramente tendré que volver a usar frenos por un tiempo en los dientes de abajo, pero sé que todo esto fue mi culpa por irresponsable, así que si tengo que volver a pasar por la tormentosa ortodoncia no será con plata de mis papás, de modo que “Ortodoncia II, la venganza de los frenos” se aplaza para la próxima, próxima, próxima cosecha.

Etiquetas: ,

 
Y esto sólo le pasó a Maria() a las 12:39 p. m. |


14 Infelices comentarios:


  • At 15 de abril de 2007, 13:04, Blogger El Flaco

    Jajaja yo era vampirito, no te acordas?, bueno el caso es que si, esos retenedores son un martirio y ni modo de evitarlo porque los dientes saben de donde vienen, vuelven a sus raices jajajaja... que estupidez la mia

     
  • At 15 de abril de 2007, 13:55, Blogger Ψ EsTeBaN eL gRiS Ψ

    Uh! afortunadamente yo pasé el martirio en mi epoca de infancia y no en la adolescencia cuando la crítica de tus amigos es peor xD Además tendré sonrisa de cantante en mi graduación ¿?¿? xD Recuerdo que el dia en que me los quitaron sentia que estaba mueco porque sentia los dientes re flojos xDDD
    Bueno en fin, pasé, gracias por estar revisando periódicamente mi blog :P
    Saludos

     
  • At 15 de abril de 2007, 16:29, Blogger Andrés M.

    Uy no, yo no me imagino ese trauma con esa vaina de los brackets (las famosas "ferreterías")... la verdad yo fui muy gallina y no me le medí cuando era pequeño. Ya tengo 22 años y aún sigo con mis dientes en recocha... pero insisto que NI DE VAINA me hago ese tratamiento. Es que uno gordito, feo y con brackets... :P

    Un abrazo, saludos desde Cali!

     
  • At 15 de abril de 2007, 18:09, Blogger Pendiolo

    Sip, tal cual pase por las mismas etapas, y ahora los dientes se quieren ir de recocha, pero ahora no me mamare un tratamiento de esos.
    Tal vez en un Futuro es que los colombianos somos asi

     
  • At 15 de abril de 2007, 19:45, Blogger Diana

    Doña Maria le cuento que lo de las fotos de Tatán Mejía esta como jodido, pero le puedo presentar un amigo que es igualitico. jajaja+

     
  • At 15 de abril de 2007, 19:45, Blogger Diana

    Doña Maria le cuento que lo de las fotos de Tatán Mejía esta como jodido, pero le puedo presentar un amigo que es igualitico. jajaja+

     
  • At 16 de abril de 2007, 1:51, Blogger CamiloDtodo

    Volví, lo de la ortodoncia también me tiene preocupado, ayer volñvi al odontologo después de una muy muy muy larga ausencia y me dijo que me va a tocar utilizar por dos años esos aparatos, pues la sonrisa perfecta que tuve toda al vida se fue dañando de a poquitos en estos últimos años, mis dientes tienen amnesia!!!

    Saludos, un día de estos traigo a mi Patico para que juegue con dementurtle y matilda, pero de lejitos porque no si el pato a la naranja este en el menú de Matilda.. jeje

    chau

     
  • At 16 de abril de 2007, 18:26, Blogger Mafe

    A mi me figuro frenillo cuando estaba en el colegio porque tenia uno... UNO SOLO de mis dientes torciditos!
    Estuve un tiempo con eso, super desjuiciada, el negocio aquel no funcionaba hasta que me amenazaron con unos brackets... desde ese dia requete pegada a esas vainas.
    Hoy en dia, me ponderan la muelamenta! Asi que hermanola... como dice una amiga mia "para ser bella, hay que ver estrellas"

     
  • At 19 de abril de 2007, 19:06, Blogger ElMulder

    Jajaja, ¿y no te han dicho "monstruito" o "Gremlin"?

     
  • At 19 de abril de 2007, 19:08, Blogger ElMulder

    ¿o que tus dientes se voltean a platicar con el de al lado?

     
  • At 26 de abril de 2007, 23:41, Blogger Sebastián Dávila

    Dientitorcida como dice pendiolo... pero habemos unos afortunados que nacimos con los dientes "perfectos" aunque las malditas cordales me los están torciendo y le tengo pavor a los brackets

     
  • At 24 de mayo de 2007, 19:34, Anonymous Anónimo

    y por que razon las fotos de tatan mejia se encuentra jodido a vea pues
    no puede ser posible
    que el papasito no tenga ninguna foto que pueda mostrarle a una persona

     
  • At 24 de mayo de 2007, 19:37, Anonymous Anónimo

    vea pues diana puede presentarme a ese clon de tatan mejia
    quizas este mejor que el propio don
    oye y talvez te consigas si tiene algun compromiso o si se encuentra solterito y a la orden

     
  • At 25 de marzo de 2011, 22:46, Blogger alejandra arias

    Jajaja ahh los brackets!!
    yo no me acuerdo como eran mis dientes antes, no estaba muy mal (creo ¿?) pero uff definitivamente valio la pena.
    me parecio exelente recordar esas condenadas visitas al adontologo por parte de alguien mas.
    felicitaciones.