lunes, 9 de abril de 2007
Semana Santa en Buga (Primera parte)
Pues sí, a este pseudoblog le llegó la hora de ponerse “culto”, algo que tengo muy claro desde que empecé es que yo no pretendo enseñarle nada al que venga a leerme, pero en este caso estoy muy inspirada y quiero hablar de las procesiones de semana santa en mi pueblito (que por ahí me regañaron, no es pueblo sino municipio, jalándole al respetito).

En fin, mi familia siempre ha estado muy involucrada en la tradición de las procesiones y yo he participado desde que tengo memoria, así que trataré de narrarles desde mi punto de vista cómo la viví este año.

Un poquito de vocabulario:

Procesión (el colmo que no supieran, pero por siaca): es un recorrido organizado en el cual se evoca la pasión y resurrección de Cristo por medio de imágenes.

Pasos: son las imágenes que participan en la procesión, pueden representar un momento específico de la pasión o uno de sus protagonistas; el paso consta de un anda (estructura en madera con barrotes para ser cargada), la imagen que puede ser en yeso o madera, cirios y arreglos de flores.

Síndicos: son los que se hacen cargo de un paso, pueden ser colegios, universidades, instituciones como la alcaldía o la cámara de comercio, personas particulares o familias (que es nuestro caso).

Cruz alta y ciriales: encargados de encabezar la procesión.

Bandas de guerra: en este momento no recuerdo si son dos o tres, son las bandas de los colegios que marcan el ritmo de la marcha de los cargueros y pues le ponen música a la procesión.

Regidores: muy elegantes de smokin o corbata, con una cruz grande el las manos (que su nombre ha de tener pero yo no me las sé todas…) cuidan la organización de la procesión, como el tiempo de las paradas, la distribución del espacio etc, hay un regidor por cada paso y un regidor mayor, cargo que desempeña mi papá desde el año pasado.

Cargueros: los pobres cristianos a los que les toca “meter el hombro”, visten túnicas y alpargatas. Un paso lleva de 4, 6, 8 o más cargueros, quienes deben tener estaturas similares y coordinar la marcha para que el paso tenga un movimiento armonioso. Generalmente se cuenta con al menos un relevo para cambiar cada tres cuadras. Los cargueros de las cuatro esquinas del anda llevan unas herramientas llamadas alcayatas, que se utilizan para apoyar el paso durante las paradas.

Moqueros: usan el mismo vestuario de los cargueros, además llevan una mochila y un “palo” largo (lo siento, no soy buena con las descripciones) con el que se encargan de limpiar durante las paradas la cera de los cirios del anda. En mi opinión es el mejor cargo, y de hecho lo ocupé en alguna ocasión, a falta de niños con la estatura necesaria, ahora nuestro moquero tiene la misma estatura y usa las túnicas de los cargueros, la familia se quedó sin niños…

Matraqueros: van delante de cada paso vestidos como los cargueros, con el sonido de la matraca indican el inicio y finalización de las paradas, las cuales se realizan aproximadamente cada media cuadra. Bueno, eso era antes, porque ahora a la junta le dio por dejar sólo un matraquero que va al principio de la procesión.

Alumbrantes: son los acompañantes de cada paso, se ubican a ambos lados del mismo con cirios. En nuestro paso los alumbrantes somos las mujeres de la familia (y algunos hombres que no se le miden a la “cargada”), y un colegio femenino que nos acompaña hace ya varios años.

Sahumadoras: son mujeres vestidas con los trajes típicos de campesinas colombianas, que llevan en sus manos el sahumerio, sólo acompañan aquellos pasos en los que aparece la imagen de Jesús.

Samaritanas: recordando el relato de Jesús y la samaritana, estas mujeres acompañan los pasos con los atuendos característicos y cargando un jarrón de cobre o barro. Yo fui samaritana un par de veces, pero el vestido ya no me queda.

Monaguillos: son niños vestidos como los acólitos de las iglesias y llevan en sus manos una lamparita. Lastimosamente estos personajes desaparecieron de la procesión debido a la negativa de la junta frente la participación de los niños. Podrán ver que los niños de mi familia hacen carrera en el paso: primero de monaguillos, después de moqueros, y finalmente de cargueros, y en el caso de las mujeres: empezamos como samaritanas o sahumadoras y terminamos de alumbrantes.

Nuestro paso

El paso del cual mi familia es síndico es el de María Magdalena, mujer pecadora que decidió enderezar el camino y seguir a Jesús como uno de sus más fieles discípulos (o según Dan Brown como su esposa y madre de su hija).

La Magdalena, o como le decimos de cariño “La Magola”, lleva 19 años en poder de mi familia, un poquito más que yo pero a mí me quieren más (eso creo). La imagen, que al parecer es bastante antigua, lleva en una de sus manos un pañuelo y en la otra un frasco de perfume, con los que lavó los píes de Jesús al pedirle perdón por sus pecados.

El año pasado estrenamos anda debido a la delicada situación de la anterior, que crujía a cada paso amenazando a los cargueros con dejarlos portando pedacitos de paso en cualquier momento. Con esta nueva adquisición La Magola obtuvo una imagen más imponente y también unos cuantos kilitos más, a propósito, siendo uno de los pasos más livianos de la procesión, el peso del anda más imagen, más flores, más batería (para efectos de iluminación) lo estima mi padre alrededor de los 250 kg. a lo que los cargueros responden: sí como no, vení metele el hombro y verás que pesa más.

La ignorancia es atrevida:

El público asistente a la procesión, ha atinado a chantarle todo tipo de nombres descabellados a la pobre Magdalena, entre los que más me han llamado la atención están:

  • La Virgen María. El más común, bueno se entiende, el manto y la aureola pueden confundir.
  • María Salomé. Dice mi madre que es un personaje de la Biblia, pero ni idea.
  • María Cleofe. Lo mismo que el nombre anterior.
  • La Verónica. No señor, esa viene más adelante, es la del pañuelito con el rostro de Jesús.
  • La Dolorosa. Menos, esa viene de última, es una virgen hermosa con cara de dolor y con un angelito que le lleva la cola del vestido.
  • La Magola. ehh, usted es de los nuestros.
  • La del perfume. No no no, la salida más fácil.
  • La llorona. Ejem, claro, y más atrás viene la patasola y el mohán.
  • La virgen Magdalena. Este, ehhh… sin comentarios.

Lo peor es que la mayoría de las veces son niños que le preguntan a sus padres “¿Quién es esa?” y el padre para demostrar su infinita sabiduría le responde con toda seguridad “Es la del perfume mijo”. Hombre, si no saben no inventen, pregúntele a uno de los alumbrantes o al regidor, pero no le enseñen esas barbaridades a sus hijos.

Viernes Santo: procesión del Santo Sepulcro

Con un recorrido de 20 cuadras es la procesión más importante, parte de la iglesia de Santo Domingo para llegar a la misma. Las imágenes de este día están encabezadas por La oración en el huerto, seguida de: (a ver que tan buena memoria tengo, no están en orden) El señor de la humildad, El nazareno, El señor del perdón, La lanzada, La negación de Pedro, El señor caído, una réplica del Señor de los Milagros, Las insignias, La cruz, La piedad, El Santo Sepulcro, San Juan, San Pedro, La Verónica, La Magdalena, y La Dolorosa.

Este día los cargueros visten túnicas de color azul y los alumbrantes van de negro, los pasos llevan flores moradas en señal de luto.

Aparte de la procesión del viernes santo, hay una infantil el martes, en la que participé desde que fue establecida hace 14 años, hasta que ya no me recibieron por vieja. Antes se realizaba la procesión de la dolorosa el sábado santo, en la que San Juan, San Pedro, La Verónica y La Magdalena “acompañaban” a la virgen Dolorosa en el sufrimiento por la muerte de su hijo. Desde el año pasado la procesión de resurrección que antes se hacía en la mañana del domingo, se pasó para los sábados a las diez de la noche.

Histeria colectiva:

Se supone que debemos estar en la iglesia de Santo Domingo a las 7:30 pm., pero siempre somos el paso más incumplido. El cuartel general es la casa de mi abuela, más o menos a las 6:30 empiezan a llegar los cargueros y alumbrantes, y empieza la histeria:

¿Que dónde está mi túnica?, ¿que esta vaina cómo se pone?, ¿que si la banda va de derecha a izquierda o de izquierda a derecha?, ¿que quién está en el baño?, que no encuentro alpargatas, ¿que cual cirio me llevo?, ¿que si fulanito ya llegó?, que que incumplido fulanito, ¿que quién sabe hacer el nudo?, ¿que quién le presta un encendedor al moquero?, ¿que de quién son estos pantalones?, que muévanse que ya son las 7, que ya están saliendo, que oigo tambores, ¿que dónde están las alcayatas?...

Resultado: mi abuela y otros tantos terminan prendidos del techo, y nosotros siempre llegamos tarde pero todavía no es nuestro turno de salir.

Novio reclutado:

Una tarde de sábado santo como cualquier otra, un inocente niño de 13 añitos llamado Juan le estaba haciendo visita a su hermosa (pffft) novia, cuando una de las tías de la novia pasó y se quedó mirándolo. “¿Usted cuanto mide? Vaya a su casa y se pone una pantaloneta”, así solucionaron el déficit de cargueros de ese día y mi Juan lleva ya 5 años metiéndole el hombro a la Magola, ratificando su sabia afirmación “llevo una Cruz a cuestas”.

¡Mi reino por la foto que mi suegra le tomó ese domingo santo cargando! Con cara de cansancio y malgenio.

Lo que pasa es que el carguero está borracho:

Dado que la procesión es en la noche del viernes, cada año nos llegan uno o más cargueros irresponsables con algunos traguitos encima, lo cual da como resultado un paso no muy coordinado que digamos, algunos sustos por tropezones, bastantes ataques de risa, y comentarios como el de mi hermano hace algunos años en una de las calles con mayor cantidad de público: “Claro, es que a nosotros nos tocó cargar a la más puta”, dicha observación lo hizo merecedor de un relevo anticipado y el respectivo regaño por parte del regidor. El comentario memorable de este año, aunque como cosa rara no hubo borrachos, fue “Que el anda se está moviendo mucho” a lo que un carguero contesta “Claro, si esta moacha se movió bastante en vida ¿cómo esperan que se quede quieta ahora?”.

Desertora:

El viernes, casi en la mitad del recorrido me empecé a sentir muy mal, aparte del dolor en las piernas y espalda de cada año, me atacó una fatiga espantosa y ganas de “devolver atenciones”, me aguanté sin decir nada durante unas cinco cuadras, hasta que le conté al regidor que me aconsejó salirme. Así que a la siguiente parada, con todo el dolor de mi alma, abandoné cual Juan Pablo Montoya y me fui para la casa de mi abuela que quedaba cerca.

Allá me recibió mi madre entre sorprendida y angustiada, me tomé un vaso de agua y me acosté a ver televisión. Sentí algo de tristeza, he participado en la procesión desde que tengo 5 años, y nunca me había retirado, ni siquiera el año pasado cuando casi arrancando se me dañó un zapato (esto sólo me pasa a mí).

De luto:

Este año el dolor de una despedida inesperada hizo que la cinta negra fuera la protagonista en nuestro paso, haciéndose presente en las túnicas de los cargueros, en una de las esquinas del anda, en los cirios de los alumbrantes y en la cruz del regidor.

Álvaro siempre estuvo muy comprometido con el paso, participó ininterrumpidamente en la procesión desde 1988, primero como monaguillo y después como carguero. Al acercarnos a la casa de sus padres mis hermanos tomaron la fila de adelante dejando libre el puesto del medio, frente a la casa nos detuvimos para rezar un padrenuestro y un avemaría como homenaje póstumo. Dicha oración también fue realizada por el paso de San Juan, que pertenece al colegio donde Álvaro se graduó.

______

Espere mañana (o la próxima cosecha) la segunda parte de esta crónica barata.

Etiquetas: ,

 
Y esto sólo le pasó a Maria() a las 9:19 p. m. |


7 Infelices comentarios:


  • At 10 de abril de 2007, 10:02, Blogger El Flaco

    A??, qué???, Cómo??, ya acabe?? aaa bueno señorita lastimosamente esta semana santa no pude ir a buga a hacer de cargero, jajaja si como no me parto a la mitad!!, a proposito soy el primer comentarioo!!

     
  • At 10 de abril de 2007, 11:34, Blogger Pendiolo

    Ajue, gracias a dios soy ateo.
    Pero que bonito e interesante todas esas cosas.
    Y fue muy interesante aprender un poquito, estas bajando los niveles de la ignorancia blogera!

     
  • At 10 de abril de 2007, 19:27, Blogger CamiloDtodo

    Dios mio!!! sobreviví a la primera parte, aprendi sobre la procesión, nunca he ido por las tierras bugueñas, pero me imagino que el desfile debe ser muy bonito.

    Deberias ir al medico por eso que te dio, no es nada normal, no nos preocupe a nosotros sus lecotres señorita...

    saludes, espero que la segunda parte no sea tan larga

     
  • At 11 de abril de 2007, 13:14, Blogger Ka

    No parecio nada larga..Parranda de perezosos.

    Me transporte mentalmete, viendo cada escena entre las pestañas y el marco de las gafas...ojalá algún día pueda ser testigo presencial de tal cristiana tradición.

    Saludos...Dra.

     
  • At 9 de mayo de 2007, 8:43, Anonymous Patton

    No, barta no está. Lo que está es buena la crónica.

    Primera vez por acá, no se por qué no había venido antes, vé. No será la única, ¿oís?

     
  • At 9 de mayo de 2007, 18:25, Anonymous Patton

    ahora si la leí con atención y lo de "la más puta" estuvo muy, muy cómico.

    Y muy ilustrativa la cosa.

     
  • At 19 de agosto de 2007, 3:01, Blogger victoria

    huy que rico!no sabes como has logrado transportarme a las semanas santas de mi infancia.junto a mi abuela y tia en la calle 6 entre carrera 10 y 11.en una casona k hay alli (no recuerdo bien el nombre.si es casa de la cultura o algo asi ).
    las anteriores mencionadas eran puntualisimas y estaban untadas de todo ese mundo.(ya alguna vez me toco sacarle brillo a varios jarrones para la iglesia del carmelo que es la que nos toca) Ellas cargaban con migo a cuesta. por que..PARA DIOS SI NO TIENE TIEMPO...NO? CAMINE HABER..
    "cantaleta de mi abuela q.p.d
    que ya era tradiccion para mi"
    GRACIAS NO SE NI COMO DI CON TU BLOOG PERO ME ENCANTA.
    SI TU EXTRAÑAS EL PUEBLITO; QUE TE CUENTO YO QUE LA DISTANCIA ES 16 HORAS DE VUELO Y MUCHOS AÑOS SIN IR
    P.D: PERDONA POR LA ORTAGRAFIA DEFECTO DE CUNA.UN SALUDO DESDE BILBAO ESPAÑA