jueves, 27 de marzo de 2008
Me fui de R.E.W.

Antes de que pregunten -> R.E.W. = Retiro Exitoso por Web.

Llevo unos veinte minutos en la página de registro de la Universidad, no he sido capaz de hacer clic en este botoncito:


Hasta este momento estaba orgullosa de mi “invicto” de seis semestres sin haber perdido ni retirado una sola materia. Pero algún día tenía que acabarse, hoy me llegó la hora de abandonar un curso para no tirármelo con honores.

Agh, maldita Ingeniería de Reacciones, me duele decirlo pero esto de los mecanismos de reacción, la cinética química y el diseño de reactores me quedó grande (por ahora). Y tenía toda la intención de seguir luchándola, como lo hice con estequio, termo y fenómenos 1, pero después de un parcial en 1.4 quedarme en el curso sería un suicidio.

Bueno, por lo menos no estaré sola cuando la repita en el próximo semestre, la mayoría de mis amigos también la está retirando.

-No es el fin del mundo Maria- me dijo Cata cuando salimos de la oficina del profesor.
-Yo sé, pero igual da tristeza...

-clic-

Ya está, ahora no tengo que madrugar los viernes.

Etiquetas: ,

 
Y esto sólo le pasó a Maria() a las 7:30 a. m. | 23 Infelices comentarios
martes, 25 de marzo de 2008
Cinco minutos antes del parcial
El Paisa: parce, présteme el libro que tengo que hacer el pastel.
Maria(): ¿pastel?
La Opita: así le dice él a la chiva.
Maria(): ¿chiva?
La Costeña: Ah, es como decir machete.
Maria(): ¿machete?
El Rolo: Copialina.
Maria(): Ahhhh, ¡el chancuco!

Qué bonito es mi país, qué bacano tener amigos de todas las regiones de Colombia.

Sólo por curiosidad, ¿ustedes cómo le dicen a ese papelito mágico con las ayudas para el examen?

Nota al pie: no mamá, yo no hago chancuco, sólo son mis amigos ;-)

Etiquetas:

 
Y esto sólo le pasó a Maria() a las 10:18 p. m. | 27 Infelices comentarios
lunes, 24 de marzo de 2008
"De las aventuras de Pendiolín en Papayolandia" o "Sale medio post para la mesa dos"

Cuenta la leyenda que en semana santa de 2008 la ciudad señora de Colombia se vio honrada con la visita del Fruno-obsesivo más famoso de la blogocosa. También cuenta la leyenda que el motivo del rápido paso de Pendiolín por este pueblo de bobos amarrados al papayo y negritos milagrosos no era otro que conocer personalmente a cierta bloguera que se hace llamar Maria().

Y así fue. A eso de las dos de la tarde pasaditas, se encontraron en el sitio más obvio para ambos: al frente de la Basílica del Señor de los Milagros. Después del saludo efusivo y el posterior silencio incómodo, la niña de la Próxima Cosecha pensó que era buena idea ir a comer cholao…

En la foto: par cholaos de tres mil que hicieron las delicias de grandes y chicos, bueno no, sólo de nosotros dos. Al fondo: el espejo que incomodaba a Pendiolo. Jijiji

Y entre cholaos y Frunas, con el calor de una típica tarde bugueña aunque pasada por agua, se les fue casi una hora echando rulo sobre cualquier cantidad de temas. Después ella lo acompañó unas cuadras arriba de la plazoleta de la Basílica hasta el Pendiolomóvil, donde pudo conocer al señor Pendiolo padre y confirmar que son igualiticos.

Del encuentro quedaron algunas fotos para el recuerdo, la promesa de repetirlo (puede ser en Medellín), y la convicción de que en este medio se conoce gente muy bacana. Gente friki como uno, con la que se puede pasar un buen rato y hablar como si se conocieran de mucho tiempo atrás.

PD: ¿viste? después de todo sí me salió más de medio post sobre el asunto.

Etiquetas: , ,

 
Y esto sólo le pasó a Maria() a las 10:14 p. m. | 9 Infelices comentarios
martes, 18 de marzo de 2008
Back to the Prom

Este sábado asistí a la fiesta de egresados del colegio, donde recogí mis pasos entre los salones y la cancha de fútbol, recordando momentos y lugares que intencionalmente había enterrado en el olvido.

Al reunirme con mis antiguos compañeros llegué a sentir nostalgia por cosas que en realidad nunca sucedieron, y me reencontré con amigos que jamás tuve. Bailé con ellos, tomamos Blanco del Valle (tal vez más de lo aconsejable), nos contamos sobre nuestras vidas e intercambiamos números prometiendo volver a vernos. A pesar de lo extraño de la situación, me gocé cada momento y me sentí feliz de estar de nuevo en ese colegio que nunca consideré como mío.

El domingo fue otro cuento. Me levanté sintiéndome la peor basura del planeta, el guayabo moral le ganó al físico, aún siendo éste de magnitudes poco despreciables.

Etiquetas: ,

 
Y esto sólo le pasó a Maria() a las 3:35 p. m. | 11 Infelices comentarios
jueves, 13 de marzo de 2008
¡Mi reino por un pasaje!

Hoy

Eran las 12:23 p.m., en mi clase de Diseño de Experimentos estaban entregando un parcial en el que mmm, digamos que no me fue tan bien como esperaba. En esas mi celular se agarró a vibrar y yo a ignorarlo, después de tres llamadas perdidas pensé que a lo mejor el asunto era urgente y me salí a contestar, era la Tata (mi tía, con la que estoy viviendo)…

------

Martes por la noche.

- Maria, no te olvidés de reservar el pasaje, acordate que es semana santa y los buses se llenan rapidísimo.
- Sí, ahorita lo pido por internet. Dejame conquisto el mundo por última vez.

------

Miércoles por la mañana.

- ¿Reservaste el tiquete?
- Sí, y de una vez lo pedí a domicilio, lo traen mañana. Mirá tan raro, sólo había dos o tres puestos vendidos, eso fue que esta vez lo compré con mucho tiempo.

------

De nuevo hoy

- Maria… (insertar aquí nombre completo y con tono de regaño)acaba de llegar el pasaje, pero está mal, tiene una fecha que no es.
- ¡Ay Señor de los Milagros!

Pues resulta y pasa que por culpa de mi despiste de siempre, por andar jugando Attack! o sencillamente porque esto sólo me pasa a mí, compré un tiquete para el 21 de marzo… ¡el viernes santo!

Colgué con mi tía que iba a llamar a Bolivariano para ver qué podíamos hacer. Diez minutos después me volvió a llamar.

- La cosa es grave, para salir mañana sólo queda un cupo a las 7 p.m. Tenés que venir a la casa por el pasaje y cambiarlo en el terminal. Pero existe la posibilidad de que mientras hacés todo eso vendan ese cupo.
- No, pues voy a ver si lo puedo reservar.

A las 12:50 salí corriendo de la clase a una sala de computadores, entré a la página de Bolivariano y recordé que no recuerdo mi contraseña (¡bien, tigre!). Así que entré a la opción de “olvide* mi clave” y finalmente alcancé a reservar el último puesto.

Ahora voy en un bus hacia mi casa, que cabe decir, queda en la mierda con mierda (dirección nueva). Me preocupa quedarme sin viaje, me preocupa faltar a las siguientes clases del día, pero lo que más me preocupa es que tengo un hambre absurda y el almuerzo lo veo como embolatado.

Agh, el portaminas con el que estoy escribiendo esto acaba de sacar la mano.

Vamos a ver qué pasa, puede ser que mi mala suerte y mi eleve me tengan guardado otro par de jugadas.

------

De nuevo en un bus, ahora camino al terminal de transportes. Al fin almorcé en mi casa, sino no podría mantenerme en pie para lo que queda de la tarde. El tráfico está imposible, ya quiero irme a Bugaaaaa.

------

¡Lo logré! Ya tengo mi pasaje para mañana. Por un momento la vi negra.


Nota: si sumercé lindo va a comentar por favor ahórrese los regaños, hoy caminé/corrí más de cinco kilómetros y pasé unas seis horas embutida en diferentes tipos de bus. Tiempo suficiente para repetirme mil veces que soy una idiota, y que tengo que poner más cuidado en lo que estoy haciendo.


* No, no olvide mi clave, recuérdemela por favor… el delirio de Profe Súper O no me abandona ni en los momentos más críticos.

Etiquetas:

 
Y esto sólo le pasó a Maria() a las 11:41 p. m. | 22 Infelices comentarios
lunes, 10 de marzo de 2008
La Bugueña

Más de una semana sin postear, esto es todo un sacrilegio para mí. Pero esperen mis Julius, apaguen esas antorchas, guarden los azadones, déjenme defenderme antes de ser linchada.

La verdad es que he estado bastante ocupada, además de la semana parciales, la calificada de los exámenes de mis retoños, y lo difícil que es mi vida después de un piercing*, acabo de montar una microempresa, es que la matrícula de los Andes ya va en ocho millones y subiendo, entonces toca ayudarse de cualquier forma.

Ahora estoy cosechando de estas:


¡Ay sí! ya dijeron.

Agradecimiento especial a un amigo que se compró un tinto sólo para tener en sus manos la bolsita y burlarse de mí.

Y pasando a algo medianamente serio: ya está publicado el ejercicio 8 de Metatextos, esta vez se trataba de narrar los últimos cinco minutos antes del fin del mundo. Como siempre, están invitadísimos a leer y criticar mi texto.

.

*Infeliz Programador ¬¬

Etiquetas: ,

 
Y esto sólo le pasó a Maria() a las 9:36 a. m. | 7 Infelices comentarios
sábado, 1 de marzo de 2008
De apodos y vallunas
Un día cualquiera…

Sergio: es que ustedes dos nunca llaman a nadie por su nombre, a todo el mundo le tienen apodo.
Maria(): ay, tan exagerado, no es a todo el mundo.
Cata: mirá que, por ejemplo, a vos no te hemos puesto ningún apodo.
Sergio: ¿Ah no? ¿y entonces qué es “Matilde”?
Cata y Maria(): jajajaja. Tenés razón.


La verdad, hasta ese día no lo habíamos pensado, pero empezamos a hablar y nos dimos cuenta que es cierto. Cata y yo, además de comunicarnos a veces en un lenguaje que nadie más entiende, nos referimos a la mayoría de los que conocemos con todo tipo de sobrenombres. Algunos que recuerdo en este momento son:

El duendecito, la cuchis, el Ken, cariñocorazónmamasota, el abuelo, carewhat?, Liki, el ñoño (no confundir con el ñoñein), guayabito, Amélie, el stalker, oiganenverdadnopuedo, el baboso, cosote, Hippie (ese apodo no lo pusimos nosotras pero me encanta), nombrepropio, Oreo, mi vecino, micho, petardín, Arunchis, churro, entuque, chelichoachí, el infladito, carechito (así le puso Cata a Tatán Mejía, snif), el repe, Chicken Little...

Y los universales “cosito” y “cosita”, aplicables a cualquier persona de la que no recordemos su nombre en el momento.

Al final concluimos (fue una tarde muy productiva) que el problema es que a nosotros los vallunos se nos dificulta un poco recordar los nombres, porque cuando necesitamos llamar a alguien es suficiente un “veeee” bien arrastrado.

Etiquetas:

 
Y esto sólo le pasó a Maria() a las 2:49 p. m. | 9 Infelices comentarios