martes, 15 de julio de 2008
Segunda entrega
Estoy requedada con el concurso, creo que voy a tener que extenderlo más allá de las vacaciones, o hasta que termine de publicar todas las historias que me han ido llegando... a propósito: gracias mil a todos los Julius, sin susmercedes este concurso sería uno más de mis ridículos :)

La primera historia de hoy es de la doctora Beatrix, del blog Sabana al Occidente. La señorita se fue de creativa y por primera vez en las dos temporadas, tenemos una historia con dibujito propio.

ESTO SÓLO LE PASA A BEATIX

Un día en mi época de rural en Tolú, estaba de turno en urgencias cuando llegó una señora alta de pelo rizado y piel negra:
- Doctora es que tengo un flujo.
Eso no era una urgencia, pero ya la vida me había demostrado que:
  1. Casi nadie tiene la suficiente paciencia ni el tiempo para levantarse a las 4 am a apartar el ficho de consulta externa.
  2. La gente en Tolú es en extremo peleona y esta señora podría haberme cogido de los pelos sino la atendía.
Además el turno estaba suave y la sala de observación sola (algo muy raro, debo admitir). La hice pasar al consultorio de gineco para hacerle un tacto vaginal, supongo que varios no habrán entrado jamás a uno: la camilla es más corta cosa que las nalgas queden en al punta, tiene unos estribos donde la mujer puede apoyar las piernas de tal forma que la vagina quede expuesta (bastante técnico, lo se), el hecho es que en un afán estupido de ahorrar tiempo (¿para qué? nadie me esperaba afuera!) me fui sentando en el banquito que va enfrente de la zona a explorar al tiempo que ella se iba acomodando, cuando la señora termina de acomodarse y yo termino de poner mi cara frente a la puerta de salida de su intestino lo oigo:

- prrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrr

Que peo más largo y sonoro.

- Doctora, que pena.
- Tranquila doña, ya me pió la cara, sigamos- respondí yo aburrida detrás de una nube gris…Maria opina: me gustó la historia muy graciosa... pero no eran necesarios tantos detalles desagrables, bueno, sí eran necesarios pero siguen siendo desagradables :P

Matilda califica: cuatro filetes.

Por otro lado, tenemos a Jacko, del blog Hotnews. Hay un problema: si que Jacko se ganara la GoldenChocoPola rechazaría la mitad del premio, al niño no le gusta tomar. ¿Qué dices Matilda? ¿que te ofreces a recibir la pola?, ahh bueno, una vez superado el inconveniente los dejo con...

ESTO SÓLO LE PASA A JACKO

Mucho gusto queridos lectores prestados, supongo que la dueña y señora del blog hará las presentaciones, entre otras cosas, me alegra participar en esta edición del concurso, pues en la anterior no encontré relato pa’ mandar.

Y la historia dice así…

La noche de la criatura de las sombras

Era una noche como cualquier otra, el silencio reinaba en aquel hogar mientras el joven (léase yo) trataba de conciliar el sueño en su cama, la oscuridad era apenas parcial, tenues rayos de luz de luna iluminaban un poco la habitación, la más oscura de la casa durante el día, pero por mucho a la que se filtraba más luz en la noche.

Entre una y otra divagación sin sentido, sus oídos pudieron captar un pequeño ruido, al que al principio no le dio importancia, pensando en que podrían ser los vecinos, el gato que se pasea por el tejado (como odio a ese condenado gato) o simplemente el crujir nocturno de toda casa.

Al rato volvió a oír el ruidito, esta vez un poco más fuerte, un poco más cerca, (lo describo como deslizar un dedo por un pedazo de plástico, inténtelo con el teclado o el marco del monitor, tal vez no suena muy duro, pero en el silencio de la noche, pues…) y ahí le entro la paranoia.

Se quedo inmóvil, tratando de no hacer ningún ruido, para poder escuchar de donde venia el sonido, nada.

Olvidando el ruido, el joven volvió a intentar dormir, pero en ese momento, el ruido sonó muy fuerte, sin duda adentro de la casa, el joven quedo sentado en su cama en un solo movimiento ¿Qué había sido eso?

Aguzo el oído nuevamente, el ruido se movía, cada vez más largo, cada vez más fuerte, pero aun con la luz azul de la noche, no se podía ver nada.

El joven empezó a ponerse nervioso, el ruido se oía adentro del cuarto, el joven sudaba frio, ¡EL RUIDO SE OÍA A LOS PIES DE LA CAMA!...

Rápidamente el joven se levanto, y encendió la luz, pensando que vería algún tipo de animal encima de la colcha de su cama, no había nada, lo único que vio fue el pantalón de sudadera que hacia unas horas había dejado en la baranda de la cama, acabar de deslizarse al piso, produciendo por última vez el ruido infernal…

Bueno, ese fue mi relato, la historia de uno de los sustos más h&%@*p!”/$ que me haya pegado yo en la vida. Muchas gracias por la atención, y que gane el más cobarde mejor.

Maria opina: tengo que decir que esa historia, aunque buena, es mucho mejor cuando la cuentas en vivo.

Matilda califica: tres filetes y medio.



Etiquetas:

 
Y esto sólo le pasó a Maria() a las 6:21 p. m. | 19 Infelices comentarios
sábado, 12 de julio de 2008
Se busca

Sumándose a la reciente ola de fertilidad que parece estar atacando a la finca, la vaca Muñeca ostentaba hasta anoche una enorme barriga, y el parto se esperaba para esta semana o la próxima.

Esta mañana ya no había barriga, lo extraño es que tampoco había ternero. El trabajador lo buscó por todos lados (incluso en el lago, donde un par de crías han tenido a bien llegar al mundo), pero no encontró el menor rastro del recién nacido.

Más tarde, mi señor padre, a.k.a. don MacGyver, introdujo su mano en lugares innombrables para confirmar que, efectivamente, el ternerito no se encontraba adentro de la vaca, quien a estas alturas seguramente estaría pensando “esto sólo me pasa a ”.

¿Qué pasó?, pues no se sabe con seguridad. A la madrugada hubo unos ruidos extraños en el establo y mi papá y mi hermano, armados con una linterna, fueron a revisar. Aunque no encontraron nada raro y aunque la vaca estaba en un potrero lejos del establo, mi papá dice que es posible que los amigos de lo ajeno nos hayan hecho una visita anoche y les haya parecido buena idea llevarse al ternero… o ternera, nunca se sabrá.

Pobre bebé, no creo que pueda sobrevivir mucho tiempo lejos de su mamá.
Pobre Muñeca, estuvo llamando a su hijito toda la mañana. Afortunadamente está Argos, que servirá como hijo sustituto tomándose la leche que le correspondía al pequeño desaparecido.

¿Dónde está mi hermanito?

Y a los infelices que fueron capaces de robarse un animalito recién nacido les deseo de todo corazón que:

Ojala los viole un toro.

.

… y hablando de ladrones, ¿ya vieron esta descarada?

Etiquetas: ,

 
Y esto sólo le pasó a Maria() a las 4:17 p. m. | 16 Infelices comentarios
miércoles, 9 de julio de 2008
Primera entrega
Qué pena la demora, había dicho que iba a publicar las primeras dos historias el fin de semana pasado, pero como saben estoy de vacaciones, y en esta casa conseguir una horita de internet es un trámite más demorado que el de la visa gringa.

En fin, a lo que vinimos. La participante más puntual de esta temporada me envió su historia hace más de una semana. Con ustedes, desde Hungría... no, esperen, desde Costa Rica... perdón, desde Medellín. O bueno, desde algún lugar de este mundo, la señorita Medea.

ESTO SÓLO LE PASA A MEDEA

Pues esta historia no es sólo mía, también tiene que ver con alguien a quien le fue aún peor que a mi... a Catirestrepo de "cosas del alma".

Todo comenzó regresando de Hungría, cuando en la escala de Frankfurt vimos que el vuelo estaba atrasado una hora. Una hora y media después, el vuelo ya estaba atrasado 4 horas. Los que veníamos para Colombia y los que iban para Quito, Ecuador estuvimos haciendo fila en el aeropuerto de Caracas para ver qué iban a hacer con nosotros. Nadie sabía nada, como que la ineptitud se repartía, la chica del counter nos quitó nuestros tiquetes y nos entregó un recibo, para agarrar el vuelo al día siguiente. Nos pusieron en una lista y Catalina faltaba. Avisamos y nos dijeron: "eso no importa, arréglenlo después". Después fue que nos fuimos al hotel para dormir 2 horas antes que nos despertaran a las 3am para el vuelo de las 6.

Al llegar al aeropuerto en Caracas, destino que NADIE escogió por voluntad propia, nos han cobrado impuesto de salida, no había nadie de Lufthansa para hacernos pasar "por un ladito" como estábamos sugiriendo. Nada, paguen 80 USD por no tener una opción de quedarnos a pasar la noche en el aeropuerto: esta opción no se nos mencionó. Al final resulta que el recibo que nos dieron a cambio del tiquete no servía de nada, y sin tiquete no podíamos entrar. Catalina, por no estar en la lista, tenía que esperar para contactar a alguien de Lufthansa, pero ellos llegaban sólo a las 12 mediodía, así que perdió el vuelo. Y la bruta del counter preguntó que si se lo pasaba a las 10 el vuelo, como si las 10 fueran después de las 12. Ahora queda esperar...

Esperemos que todo resulte bien.

Maria() opina: un poco enredada la historia, tuve que leerla un par de veces para entender.

Matilda califica: tres filetes y medio.
La segunda historia de hoy pertenece a la Angelita más Perversita de la blogocosa. Esta mujer es un hit, escribe del carajo y no tiene pelos en la lengua (los dedos, si vamos a ser precisos).

ESTO SÓLO LE PASA A ANGELITA PERVERSITA

Hace más o menos tres años, cuando ya me había graduado de la U y estaba "lejos" de las locuras juveniles, salí a departir alegremente con mi amiga "X" al calor de unas politas. Una pola llevo a la otra y a eso de las 2 de la mañana ya estaba yo más ebria que Sir Winston Churchill. Los gritos de "hijueputa, china, yo a usted la quieggggrrrrroooo, mmmjueputa" iban y venían de un lado al otro de la mesa y mi sexy andar se había convertido ya en un tambaleo más parecido a la cojera de Alerta que a la pasarela de Tyra Banks. A las tres de la mañana tuve a bien recordar que a las siete de la mañana debía yo estar dictando clase. Dada la angustia y el ataque de responsabilidad que me invadía decidimos tomar un taxi hacia mi casa, lugar que no es conocido por su hospitalidad dado que mi padrastro (a.k.a. Gargamel) se caracteriza por hacer cara de culo a cualquier persona relacionada conmigo, e incluso a "migo" misma en horario 24/7; sin embargo, a pesar del aciago destino que parecía esperarnos en mi morada, era menester que yo llegara a dormir por lo menos dos horas y me lavara la boca con AJAX para poder combatir el tufo tan g**o**ea que se había apoderado de mi delicado aliento. Al estar viviendo en casa de mi madre, las condiciones de supervivencia del rumbero se reducen al mínimo: Doña Liz es una mujer que cerraba la puerta a las 10 de la noche y de esas a las que puede irles a golpear hasta el Papa pero no abren; por otro lado, en aquel momento, no había empleada de servicio en mi casa por lo que en caso de llegar tarde debía uno resignarse a dormir en la caseta de Danilo (el cela).

Cuál no sería mi ira e intenso dolor al pagar el taxi y darme cuenta de que: 1) junte mis últimas monedas y por consiguiente no tenía plata para el bus del día siguiente (de las tres horas siguientes) y 2) (...suena fanfarria)...¡Había botado las "gonomamacarboescrotofias" llaves de la casa!... Calma, calma que no panda el cúnico... decía entre recurrentes llamado a Hugo mi compañera de desdicha...(le entrada de mi casa quedó linda)...

Al conocer la furia de mi madre (a.k.a Medea) decidí arriesgarme a timbrar, lanzar piedras a la ventana de mi hermano, gritar, cojer a pata la puerta... todos mis llamados se perdieron en el silencio de la madrugada. Creo que alcanzamos a echar un motoso de 20 mins sentadas en la entrada...Hasta que a las 4:30 a.m. a "X" y a mí se nos ocurrió la mejor de las ideas... "¡Uy! y si escalamos la fachada de la casa hasta el alero del segundo piso y nos metemos por la ventana del cuarto de mi hermano y le golpeamos hasta que nos deje entrar... ¡esssssssselente!"... Decididas, nos aproximamos a la ventana de la casa: Primero había que lograr encaramarse en el alero y para eso hay que trepar por el ventanal externo de la cocina, por el jardín. Pues he alzado yo a mi amiga y se ha montado ella en la ventana... escuchamos un ruido y mi reacción natural fue, claro, salir corriendo y dejarla trepada, colgando del marco de la ventana. Lo que ella vió fue una sombra enorme que pegó un grito de horror y con una escoba le pegó a la ventana; yo, al haber corrido hasta el otro extremo del andén, tuve la oportunidad de ver la espectacular caída desde ese alero de mi amiga que rompió con el coxis una matera enorme del jardín, magulló un ladrillo con la cabeza, rompió la ventana con el pie, y se tiró una enredadera con el tobillo... el monstruo de la escoba era mi madre, por supuesto. Mi señora madre abrió la puerta con la exclamación "éntrese ya" y cerró la puerta sin percatarse de que amiga estaba afuera... luego de a respectiva cachetada, salí a entrarla. Finalmente, cuando mi madre nos empezó a hablar, un llamado a Hugo por parte de mi amiga se hizo sentir en el medio de la conversación. La cosa no pasó a mayores para mi amiga "X" quien solamente se esguinzó el tobillo: a mí me tocó bañarme de inmediato, y así ebria como estaba, recoger la matera, limpiar la entrada de la casa y pensar en dónde putas iba yo a conseguir un vidiriero que arreglara la ventana de la cocina a esa hora...

No está demás decir que al llegar a trabajar, no hubo clase, sino una reunión de profesores "sorpresa" a la que llegué bañada en perfume, con gafas oscuras (a las 7 de la mañana y en medio de un aguacero impresionante) y luego de haberme tomado un litro de Listerine (que por supuesto, no funciono)... (¡Ah! y claro, Danilo -el cela- me prestó para coger un taxi porque en mi estado no sabía ni donde tenía que coger el bus)

Ahora sí... "Esto sólo me pasa a mí"... Por eso cuando voy a tomar ¡no entrego las llaves! (de mi casa)...

Si no me gano el GoldenChocoPola, mi rehabilitación no habrá tenido sentido...

Maria() opina: excelente historia, muy bien contada. Lo único que tengo para criticar es el exceso de puntos suspensivos.

Matilda califica: Cuatro filetes y medio.

Si quieren participar, deben enviarme sus historias al correo proximacosecha@gmail.com En este momento tengo tres participaciones en espera, a ver si las publico esta semana.

Etiquetas:

 
Y esto sólo le pasó a Maria() a las 5:01 p. m. | 11 Infelices comentarios
lunes, 7 de julio de 2008
Sala de maternidad
Éste es Argos, hijo de la vaca Canela. Nació el 3 de julio por la noche, y mi hermano, que en múltiples ocasiones se ha desmayado al ver su propia sangre, tuvo que ayudarle a mi papá a atender el parto. El ternerito venía en tamaño XL y la pobre Canela estaba algo encartada, pero al final todo salió bien y ahora tenemos a esta criaturita correteando por toda la finca.

Estos son mis Ratones, nombre provisional mientras logro averiguar cuáles son niños y cuáles son niñas. Nacieron anoche y están divinos :)

Etiquetas: ,

 
Y esto sólo le pasó a Maria() a las 4:52 p. m. | 10 Infelices comentarios
martes, 1 de julio de 2008
Esto sólo le pasa a Julius: segunda temporada

Bueno pues, no más Campus Party y no más ñoñadas, me declaro oficialmente en vacaciones totales.

Por lo tanto es hora de abrir la segunda temporada del concurso más chichipato de la blogocosa. Alegraos pequeños, ya está aquí “Esto sólo le pasa a Julius 2008”. Para los que recién llegan: la idea es que ustedes, los lectores, participen enviando las historias de lo que sólo les ha pasado a ustedes.

Y para que no digan que soy tacaña, vamos a aumentar el premio. El año pasado el ganador recibió El Chocoramo de Oro, ésta vez el preciado trofeo consistirá en Chocoramo de Oro + Cerveza, combinación campeona que fue degustada y aprobada durante la ceremonia de premiación de la primera temporada.*


Objetivos:

- Demostrar que “esto no sólo le pasa a Maria()”, que todos tenemos nuestros totazos de mala suerte y podemos burlarnos de nosotros mismos.

- Descansar de mi blog, que ustedes hagan el trabajo por mí porque ya no se me ocurre ninguna idea… nooo, ¡qué va! Todavía me queda mucha cuerda, durante lo que dure el concurso voy a seguir posteando con normalidad.

Las bases del concurso:

- Los participantes, bloggers o no bloggers, deben enviar sus historias al correo proximacosecha@gmail.com

- Cada semana se publicarán dos o más historias, y Matilda les dará una calificación sobre cinco filetes.

¡Volví! meow.

- Al final de las vacaciones, el respetable público tendrá la oportunidad de votar por su historia favorita. Cada voto y cada filete asignado por Matilda suman un punto, el o la Julius que tenga más puntos ganará la GoldenChocoPola** y los demás pueden irse a llorar en un rincón.


No se aceptan:

- Textos con mala ortografía. Por favor, el corrector de Word es tu amigo.

- “Las de vaqueros”, la historia tiene que ser real.

- Historias kilométricas. Favor no sentarse en la palabra, gracias.

.

Y ya, espero que se animen a compartir sus historias.


Aplican condiciones y restricciones. El premio está libre de impuestos por ganancia ocasional. Leer indicaciones y contraindicaciones al respaldo. Supervisado por la Próxima Cosecha.


* El premio no incluye gastos de envío. Esta servidora se compromete a tomarse la cerveza con el Julius ganador, siempre y cuando las condiciones geográficas lo permitan. Mejor dicho, si sumercé vive al otro lado del mundo, ¡PailaCandongaArete!
** Mmm, buen nombre, listo, ya quedó bautizado el súper premio :)

Etiquetas:

 
Y esto sólo le pasó a Maria() a las 12:42 a. m. | 17 Infelices comentarios