lunes, 16 de febrero de 2009
Sin palabras


Hoy lunes 16 de febrero de 2009, a las 6:25 pm. me han dado una de las mejores noticas de toda mi vida:

.

.

.

.

.

¡¡Voy a ser TÍA!!


No, es que todavía no me lo creo.

Quisiera que este fuera un post de esos cursis, profundos. Quisiera decirle a mi hermano y a mi cuñada que estoy segura de que serán unos padres increíbles. Quisiera describir esta alegría infinita que me tiene con una sonrisa permanente desde esta tarde. Quisiera dejar aquí escrito todo lo que estoy sintiendo en este momento y que en algunos años mi sobrina o sobrino pudiera leer esto y saber la emoción que la noticia de su existencia ha provocado en mí.

Pero es que simplemente estoy sin palabras, he escrito y borrado este post un millón de veces y no termina de convencerme, las letras se hacen insuficientes para expresar todo lo que pasa por mi cabeza en este instante.

Yo sólo quiero que estos nueve meses se pasen volando para conocer a mi primer sobrino. Tía Maria(), qué bonito suena eso :D

Etiquetas: , ,

 
Y esto sólo le pasó a Maria() a las 7:35 p. m. | 28 Infelices comentarios
martes, 10 de febrero de 2009
Segundo aniversario de la Próxima Cosecha

¿Qué, tan rápido?

Pues sí mis pequeños, hoy estamos celebrando el segundo añito de existencia de este blog. Un año que, a mi parecer, se pasó rapidísimo. Si es que todavía me acuerdo de todo lo que me enviaron para el primer aniversario, tan bonitos todos.

Este año no le hice tanto bombo previo al aniversario, pero obviamente hay que celebrarlo, es que dos años de bloguera no se cumplen todos los días… mejor dicho: ¡que pasen los mariachis! ¡cerveza para todos los que se hagan llamar Julius! ¡yo() invito!

[silencio prolongado] [sonido de grillos trasnochados]

Cof cof, ejem… esteee… al parecer la camioneta de los mariachis tenía pico y placa hoy, y la cerveza expiró el mes pasado. Pero bueno, no importa, sigan, siéntense en las sillitas rimax que puse en el corredor y cantemos el japi berdi:



¡Gracias, gracias! ¿Ya les dije que se les quiere? Seguramente sí, pero no sobra repetirlo:

Se les quiere Julius. Gracias por seguir visitando, leyendo y comentando.

En navidad les expliqué el origen del apodo “Julius”. Hoy quiero compartir con ustedes algunas imágenes muy peculiares que mis amigos de la blogocosa me han hecho llegar durante estos dos años.

La primera ya había aparecido antes en el blog, me la mandó mi comadre Mafe en diciembre de 2007 (hijuemadre ¡cómo pasa el tiempo!) y fue producto de una tarde de compras en Washington D.C.


Orange Julius: porque mis lectores también pueden ser naranjitas :)

En septiembre del año pasado, un tipo llamado Julius Kipyego Ketter ha sabido ganarse el medio maratón de Medellín, dando lugar a noticias como esta de El Tiempo, que me envió Galo, del blog Crítica Destructiva.

¡Agüiiiiita para mis lectores! A ver, hagan fila y les doy “la patadita de la buena suerte”

Por esos días mi primo Cancruz estaba de paso por la ciudad de la eterna primavera y se encontró la siguiente joya:

16.719 detrás de ustedes, ¡corran Julius!

Y por último, aquel blogstar conocido como Patton, andaba cierto día en el centro de Bogotá y miren lo que se topó:

Jhuliu’s pizza… mmm, deberíamos organizar una cena de aniversario en ese chuzo ¿quién se apunta?


Si susmercedes han visto algún otro Julius por ahí, sería bacano que me mandaran la imagen (proximacosecha@gmail.com) y la agregamos a este post.

Nuevamente muchas gracias a todos por seguir pasando por acá, y sobre todo, a los que he conocido por este medio y se han convertido en verdaderos amigos, gente que ahora es sumamente importante para mí y que hace dos años, al escribir el primer post (más o menos a esta hora, vea usted), ni me alcanzaba a imaginar que entrarían a mi vida de esta manera.

Etiquetas: ,

 
Y esto sólo le pasó a Maria() a las 12:32 a. m. | 23 Infelices comentarios
lunes, 2 de febrero de 2009
¡De por Dios! no me hagan esto sin anestesia

El miércoles conocí a Pedro Falla (papito rico sabor a pollo). Pero bueno, eso no sería nada significativo de no ser por los “antecedentes”…

Año 2001, comenzaba la era de los realities en Colombia con un Survivor criollo llamado “Expedición Robinson”. En el equipo amarillo había un estudiante de matemática pura, opita él, que estaba como le daba la gana. Su nombre era Pedro Luis Falla (papito rico sabor a pollo). Yo, con mis inocentes 13 años de edad, estaba completamente idiotizada con él desde el primer capítulo. No, desde el primer comercial en que lo vi.

Conforme pasaban los días en la isla, Pedro (papito rico sabor a pollo) iba adquiriendo esa pinta de náufrago consistente en barbita, piel bronceada, cabello desordenado, y una delgadez extrema que casi permitía contar sus costillas. Y cuanto más “gamín rehabilitable” se veía, mayor era la cantidad de babas que esta servidora botaba frente al televisor.

Al niño lo sacaron como a la mitad del reality, los demás veían en él un competidor fuerte y no tuvieron problemas para despacharlo a su casita. A partir de ese día el programa perdió sentido para mí. –snif–

Algunos años después, Caracol me volvería a traer a Pedro Falla (papito rico sabor a polloooo) en la novela “Pecados capitales”. Como era de esperarse ahí estaba yo, pendiente de cada capítulo sólo para verlo y maldecir milquinientas veces/minuto a la actriz que hacia el papel de su novia.

Desde el año pasado, la pantalla del televisor se volvió a iluminar con la sonrisa de Pedro Falla (yummy daddy, chicken-flavored*) , esta vez en el papel de Daniel en “La dama de Troya”.
.

¡Huy hola! ¿Quién pidió pollo a la llanera?

Foto fusilada de la página de RCN.

Obviamente ya no soy la misma niña de 13 años que se derretía viendo un tipo churro en un reality. Aparte de que el puesto de mi amor platónico lo ocupa Tatán Mejía (¡papito rico sabor a pollo gourmet!) a partir de junio de 2005, se supone que he madurado, que ahora que vivo en Bogotá sé que cruzarse con alguien de la ti-vi cualquier día es lo más normal de este mundo. Se supone que estoy consciente de que Pefro Falla (p. r. s. p.) es un ser humano común y corriente, que bien podría vivir a dos cuadras de mi casa y comprar la leche en el mismo Cafam que yo.

De hecho, Pedro es hermano de dos bloggers y tenemos algunos conocidos en común. Así que, en cierta forma, yo ya me había hecho a la idea de que probablemente en algún momento llegaría a verlo en persona. Esto nos lleva de vuelta al comienzo de este post:

El miércoles conocí a Pedro Falla (papito ri-co sabor a po-llo)

...el problema fue que nadie me preparó para eso.

Y no fue que me lo cruzara por ahí caminando en la T, como me pasó este sábado con Lincoln Palomeque (raf). O que estuviera a dos mesas de distancia en un restaurante, como me pasó la semana anterior con Juan Pablo Espinosa (raff). O haciendo fila en Juan Valdez, memorable episodio con la actuación especial de Manuel José Chávez (rafff)

Nooo señores, estaba en su propia casa, llegué allá acompañando a mi novio que tenía que hacer una vuelta. Yo sabía que estaba en la casa del mismísimo Pedro Falla (p. r. s. p.) pero ni por un instante se me ocurrió que él fuera a estar allá ese día.

Nadie me lo advirtió, no tuve ningún tipo de preparación psicológica para el momento en el que, al cruzar una puerta, me lo encontré de frente, un millón de veces más churro de lo que se ve en televisión, lo más de casual jugando en el computador y con esa sonrisita que… aydiomío, mejor dejemos hasta ahí.

Mi cara de idiota genérica no se hizo esperar, murmuré un tímido “hola” y cuando nos presentaron le di un beso en la mejilla. Después de eso, mi boca no volvió a emitir ni una sola sílaba durante la siguiente media hora. Mi chip de disimular, que ya en condiciones normales no es el más confiable que digamos, se desconectó por completo. Con el corazón a toda trataba de mirar hacia otro lado para que él no se diera cuenta de lo evidente: ¡soy la más boleta de las fans!

Y todo esto sucedía en presencia de mi novio y el hermano del susodicho. A propósito, Lisandro: si lees esto, qué pena con vos, yo no siempre soy así de boleta.

Es que esto, mis queridísimos Julius, ¡sólo me pasa a mí!

* Traducción al gringou por cortesía de la Comadre.

Etiquetas: ,

 
Y esto sólo le pasó a Maria() a las 10:54 p. m. | 20 Infelices comentarios