miércoles, 28 de febrero de 2007
Inserte título aquí

El ser humano es un animal de costumbres, eso es bueno cuando se trata de adaptarse al agradable clima de Bogotá. Pero no resulta para nada beneficioso cuando te acostumbras al armonioso sonido de tus tres despertadores, de tal manera que resulta imposible levantarse a la hora necesaria.
___________________________________________

Porque una imagen vale más que mil palabras:


Título: Nerds y cursis.

Autores: Maria () y el Novio eterno.

Lugar: Bogotá y Cali (vía messenger).

Sin comentarios.


___________________________________________


Ayer descubrí que estoy en una universidad tan, pero tan play, que los porteros tienen unas sombrillas de color amarillo con negro para cuando está lloviendo (lluvia en Bogotá, ¿que raro no?), y unas de color azul con blanco para cuando está haciendo sol. ¿Habráse visto?

Etiquetas: , ,

 
Y esto sólo le pasó a Maria() a las 9:34 p. m. | 5 Infelices comentarios
martes, 27 de febrero de 2007
Servicio social
Se buscan mis amadas gafas

Se les vio por última vez el pasado sábado 17 de febrero en el laboratorio 106 del edificio J de la Universidad de los Andes. Vestían un estuche sencillo de color azul oscuro. Contextura delgada, unos 15 cm. de largo. De por Dios quien se las haya encontrado comunicarse a http://proximacosecha.blogspot.com. No es que yo esté ciega, porque realmente mi astigmatismo es mínimo y las uso pocas veces al día, no me hacen falta para ver, sino para verme.

Lo que sucede es que, durante esas clases que parece que no se fueran a acabar nunca, me gusta cruzar mis brazos sobre el pupitre y recostarme para quedarme observando la grandeza de mi reflejo a pocos centímetros de distancia. El que tenga gafas y no las haya botado que haga el intento, es fascinante ver cada detalle de mi cara: los poros, las cejas, las pestañas, una pequeña cicatriz de varicela que luce como un inmenso cráter, el brillo de las pupilas, pero más que todo la fina textura de la piel reflejada en los lentes. Todo se ve diferente desde esa perspectiva, y me estoy dando cuenta de lo narcisista que suena todo esto, pero es que antes de usar gafas no me había fijado en la perfección de la piel, como un delicado tejido único para cada persona. No soy amante de pasar horas frente a un espejo, pero mirarme de esta forma es enviciador.

Por favor devuélvanme mis gafas, yo sé que fue mi culpa por descuidada, pero si no aparecen me toca esperar hasta la próxima cosecha para comprarme otras.
Update: a las 6:30 p.m. ¡encontré mis gafas!

Etiquetas: ,

 
Y esto sólo le pasó a Maria() a las 3:09 p. m. | 2 Infelices comentarios
lunes, 26 de febrero de 2007
De geeks y nietecitos
Ayer quedó completamente demostrado que no soy geek, no señor, geek Juan, que si pudiera se bañaría con su laptop, geek cierta persona que conozco cuyo e-mail es gigabyte, pero yo nunca.

¿Por qué? Primero porque a un geek no le hubiera importado pasar 13 horas y 12 minutos frente a un computador, pero yo casi me vuelvo loca, a propósito: un saludito para el estimado profesor de fundamentos de procesos industriales que nos dejó una tarea que la resolverá él con la ayuda de su sagrada madre.

Segundo porque si fuera geek sabría como poner bonito este sitio. Pero supongo que eso será poco a poco, o en la próxima cosecha, quién sabe.

Y cambiando de tema, hoy me acordé de una escena que me pronosticó un amigo de la U, calentano como yo. La historia se desarrolla en el año 2065 aproximadamente, en algún lugar de Cali o Buga, y los protagonistas son un nieto mío (que voy a tener, pero por ahora no pienso en eso, para nada), y uno de sus amigos...

Amigo de mi nieto: Hermano, estamos armando paseo a Calima este puente ¿Te apuntás?
Nieto de Maria (): Pues sí, bacano. ¿Cuánto es la cuota?
Amigo de mi nieto: Baratico vea: Calima, cien mil, carpita, chorrito, usté sabe, todos los juguetes…*
Nieto de Maria (): pensativo. No marica, no puedo.
Amigo de mi nieto: ¿y eso?
Nieto de Maria (): Es que… ¿Vos te acordás que la abuela estudió en los Andes?
Amigo de mi nieto: para sus adentros: ay, ya va a empezar otra vez. Ah bueno, entonces nos vemos el martes.
Nieto de Maria (): Ve, ¿vos no tenés que me prestés por ahí 50 mil pesitos? es que me llegó la cuota del icetex de mi abuelita y ando vaciado.
Amigo de mi nieto: Ehh no, no tengo, bueno pues, hablamos que tengo clase.
Nieto de Maria (): No vení, compráme chiclecitos no seás amarrado.
El amigo huye del lugar, y mi nieto dice para si mismo:
Nieto de Maria (): Esto sólo me pasa a mí.

A propósito: un saludito a todos los que siguen creyendo que los voy a sacar de pobres.
* lo plagié de poya, obviamente.

Etiquetas: , , ,

 
Y esto sólo le pasó a Maria() a las 11:09 a. m. | 10 Infelices comentarios
domingo, 25 de febrero de 2007
Today is the day
El día de hoy mi pseudo-blog cumple 2 infelices semanitas de vida, al día siguiente de haber empezado, cuando este chuzo se veía mucho más feo de lo que se ve ahora, me puse a mí misma un plazo de 15 días para dejarlo lo mejor posible y darle la dirección a alguien conocido.

De modo que el día es hoy, sin más rodeos “La próxima cosecha” o “¡Esto sólo me pasa a mí! le da la bienvenida a los tres (des)afortunados que invité a conocer mi intento de blog. Pasen, póngansen cómodos, critiquen todo lo que quieran, y espero que se vuelvan 3 lectores habituales, y si no pues quiere decir que soy tan mala bloggera que no me leen ni por conservar la amistad.

En el transcurso del día desfilarán por aquí (o eso espero):

Juan (escondido en una “chuspa” de La 14 jaja)

Mi novio eterno que lo amo y lo adoro, mi mejor amigo y una de las personas que mejor me conocen en este momento. Mi Juan: descubriste la página antes de lo que tenía planeado, pero de todas formas haz como si no la conocieras. A propósito yo no quería dar su nombre, así como no he dado el mío completo, pero por ahí dejó un par de comments entonces de malas.






Cami (ternurita, ¿más helado?)


Pariente lejana, confidente muy cercana, Cami es mi mejor amiga desde que tengo memoria, hemos pasado por casi todo: nos agarramos por maricadas como por 2 años, luego “volvimos”, se me exilió en Canadá hace casi 3 años, pero la amistad sigue intacta y yo diría que mejorando. Cami: te escogí porque sé que me apoyas en todo lo que haga, espero que te guste.










El flaco
(¿así o más ebrio?)

Escritor de poemas trasnochados, comediante en potencia (sigo esperando el cubito de colores), “100% bugueño apaisado calidad de exportación”, el flaco es mi amigo desde hace relativamente poco tiempo, pero en él he encontrado una persona en quien confiar, y un cómplice para mis bobadas, como esta. Flaco: te insistí tanto para que hicieras un blog, que me terminé antojando, ojala que también te animes.






Bueno no es más, revisen los pocos archivos, preferiblemente de abajo pa’ arriba, y me dicen que les pareció. A medida que entre en confianza le daré la dirección a más amigos, o quizás no.

Etiquetas: ,

 
Y esto sólo le pasó a Maria() a las 8:52 a. m. | 12 Infelices comentarios
sábado, 24 de febrero de 2007
¡El deporte no es salud!
Premisa que le he repetido en innumerables ocasiones a algunos de mis amigos que insisten en practicar toda clase de actividades físicas, pero mis palabras no sirven para nada, y no se convencen ni siquiera por el hecho de que, a diferencia de ellos, yo jamás me he quebrado un infeliz hueso, ni he sufrido de “lumbago, calambres o dolencias similares; tortícolis, torceduras, desgarros; golpes, molestias musculares de espalda y cintura, siii señor, Doloran se frota y que rápido alivio, ¡dolores le tiene miedo a Doloran!”, ejem, que pena, me desvié del tema. ¿Dónde estábamos? Ah sí, el deporte NO es salud.

Odio el deporte, con todas las fuerzas de mis débiles músculos, le tengo un miedo indescriptible a los balones, no sé cómo es un gimnasio por dentro (ni me interesa saberlo), mi estad físico es nulo, aborrezco los canales como ESPN, Fox Sports y demás, sencillamente el gen deportivo no lo heredé, de hecho mis hermanos tampoco ¿será por eso que dicen que es peligroso casarse entre primos?

En el colegio yo era muy nerd, bueno lo sigo siendo, y para mí nunca fueron un gran problema las matemáticas, física, español etc., pero mi peor pesadilla fue la clase de educación física. Esa es la única materia que he perdido en mi corta vida, nada más humillante que ese periodo en octavo en el que tuve que recuperar volleyball, no hay derecho, es que esto sólo me pasa a mí, lo más triste es que en el último año mi promedio pudo haber sido 5, pero gracias a la queridísima profesora de educación física fue 4.9, bien, ahora mis Julius ya tienen una idea de lo ñoña que era/soy.

Yo pensé que superado el colegio el deporte nunca más volvería a ser una obligación para mí, pero llego a Bogotá y me encuentro con una universidad que por poquito la construyen en Monserrate, y por lo tanto no es sino escaleras (por eso se ve tan grande), y con un apartamento al que me toca subir con equipo de escalada y tanque de oxígeno, queda sólo a 6 cuadras de donde me deja el bus, pero dicha distancia tiene una inclinación de aproximadamente 89 grados.

Lo único que se salva de mi odio es la bicicleta, ah y el ajedrez pero dicen que ese no es deporte, me encanta montar en bicicleta pero no lo hago casi nunca, es mas, parece que ya se me va a olvidar, y no es que no quiera hacerlo, es que es muy difícil cuando no tienes una propia, tal vez la próxima cosecha compro una, y salgo todos los domingos a la ciclo vía, jaja eso no me lo creí ni yo.

PD: Hoy comencé el día muy bien, con la agradable noticia de mi primera “linkiada”, de nuevo muchas gracias a Free Will, y no sé si sea digna de que considere mi pseudo-blog mejor que el suyo.

PD2: Tomorrow is the day. ¡Oh que misteriosa soy!

Etiquetas: , ,

 
Y esto sólo le pasó a Maria() a las 3:27 p. m. | 9 Infelices comentarios
viernes, 23 de febrero de 2007
Sigo siendo primípara
Comencemos con la definición:

Primíparo (Ñoñus Desubicatus): Especimenes que se movilizan en manadas de medianas a grandes, se caracterizan por un completo desconocimiento y curiosidad natural por su entorno, se les puede ver en la biblioteca preparando la clase de cálculo diferencial o física 1, o en la cafetería tratando de disimular lo que son: primíparos.

Díganme si no son tiernos los estudiantes de primer semestre, pues bien, todos (los que estamos en una universidad, obviamente) hemos sido primíparos, pero en mi caso no he dejado de serlo. No sé si por desorientada, o porque siempre estoy elevada, o simplemente porque hay cosas que sólo me pasan a mí, pero a pesar de que llevo tres semestres en la universidad, todavía me siento primípara.

No mas ayer me metí al salón que no era, ya había empezado la clase, y yo abrí la puerta y entré como si nada, me senté en una de las últimas filas y al mirar a mi alrededor descubrí que no conocía a nadie, y que me estaban viendo como a un bicho raro, pero lo que me confirmó que me había equivocado de puerta fue que el profesor estaba hablando de juicios, abogados y barbaridades por el estilo, pero mi clase es de historia de Colombia, ahh y la dicta una señora, pequeño detalle. Para variar de frase, y para no gastar el título del blog: ¡Buena esa vallecaucana! Con la misma frescura que entré a la clase, recogí mis cositas y me salí del salón, mientras mi cara adquiría una hermosa tonalidad roja.

¿Más pruebas? Hoy tuve una monitoria extra (sigo siendo ñoña también) a las siete de la mañana que según el correo era en el salón Tm 202, siendo el Tm un edificio que jamás había oído nombrar. Anoche muy juiciosa busqué sin resultados dicho edificio en el mapa (identificador de primíparos) que nos dieron el día de la inducción. Entonces, previendo la larga exploración que me esperaba, llegué 15 minutos antes a buscar el dichoso Tm, abreviatura de “Tu Madre”, en honor a los primíparos que nos preguntamos su ubicación.

Finalmente me tocó consultar con uno de los porteros, y subiendo (porque en “Unigradas” sólo se puede ir hacia arriba) unas 200 escaleras, pude encontrar una construcción que no merece llamarse edificio, ya que consta de 3 infelices salones. Pero bueno, llegué justo a tiempo al 202, donde libré una batalla épica en contra de mis párpados, de la cual salí victoriosa después de una hora y media, pero eso ya es otra historia. Comentándole a una de mis amigas mi travesía en busca del Tm me dijo “Claro, yo si lo conozco, si es el que está entre el T y el Tr” (¿uh?).

Y así hay muchos ejemplos más, pero creo que ya quedó claro.

Etiquetas: ,

 
Y esto sólo le pasó a Maria() a las 6:06 p. m. | 8 Infelices comentarios
jueves, 22 de febrero de 2007
Pregunta rápida

P/: ¿Cómo es que una bugueña un poco retraída de clase media, indecisa acerca de la carrera que quería estudiar, que ni siquiera conocía Bogotá, y cuyas expectativas a mediano plazo no llegaban más lejos de Cali terminó estudiando ingeniería química en la Universidad de los Andes?

a). A último momento.
b). Con mucha suerte.
c). Pedaleada.
d). Medio becada.
e). Completamente endeudada.

R/: f). Todas las anteriores.

Y además: muy feliz.

Es sólo que hoy estaba recordando todos los acontecimientos que me trajeron a donde estoy ahora, y a veces siento que no me los termino de creer. No sé qué venga en el futuro, lo único que tengo claro es que no me arrepiento, aunque terminaré de pagar mis estudios más o menos a los 33 años.

Y hablando de todo como los locos, me acaba de atacar una gota de hidróxido de sodio concentrado y me arde mi manito izquierda ¡Esto sólo me pasa a mí!, no mentiras, nos pasa a muchos, además fue mi culpa por no usar guantes.

Etiquetas: , ,

 
Y esto sólo le pasó a Maria() a las 4:25 p. m. | 3 Infelices comentarios
miércoles, 21 de febrero de 2007
Cavilaciones banales a bordo del transporte público…
…o pensando idioteces en el bus.

Miércoles 8:30 a.m. (creo), me desperté a la hora en la que tendría que estar entrando a la primera clase, de modo que tuve que bañarme y arreglarme en tiempo record para poder llegar a la segunda. Que frío que hace, como siempre, ya llevo una canción esperando en el paradero y nada que pasa un bus que me sirva.

No me había fijado, el tráfico por la séptima a esta hora es menor que cuando voy a clase de 8. Por fin un bus azulito, mi salvación, lo malo es que tendré que viajar de pie un buen rato. Que bien, un puesto libre, alguien me toca el hombro, me quito el audífono derecho para entender que me está diciendo el desconocido “¿Esto es tuyo?”, estira su mano y me muestra el botoncito de Mafalda de mi maleta, lo tomo sonriendo al desconocido y se baja del bus. Un día de estos voy a botar ese botón, antes no había problema con él, incluso era difícil quitarlo para lavar la maleta, pero ahora se cae muy seguido, hay que hacer algo.

¿Será que voy tarde? Prefiero no consultar el reloj y mirar por la ventana, ha salido el sol con todas sus ganas y me está dando en toda la cara, pero eso es mucho mejor que aguantar frío. Suena la canción más cortavenas de los últimos años: ¿Qué estás buscaaaando de mí? Dime que puedo darte que nooo te haya dado, no creo merecer todo esto que está pasaaaaando… pobre tipo, sufre del popular delirio de limpión de cocina.

Los buseteros son muy brutos, pero los taxistas son campeones ¡Mierda, no me puse aretes! Menos mal que llevo alrededor de 40 pares en esta cajita, lo bueno de andar de rebusque, creo que estos me quedan bien.

Siempre es rico encontrarse un bugeño en el bus, como me pasó ayer por la tarde, la gente no me cree cuando le digo que hay un bugueño en cualquier parte del mundo. Ni una sola palabra, ni gestos ni miradas apasionadas… aunque la mayoría diga que que boleta Paulina Rubio, se pone uno a ver, y se da cuenta de que se sabe mínimo una canción de ella. ¿Qué estarán haciendo en Análisis Químico? Tengo que acostarme más temprano, he faltado dos veces en menos de una semana.

Que envidia de los javerianos, el bus los deja al frente de la universidad, eso me recuerda un chiste: ¿Cuál es la carrera más difícil de pasar en la Javeriana? ¡La séptima! jajaja (ruido de grillos en el fondo) bueno sí, estuvo malito.

En el radio acaban de preguntar qué será peor: ¿Una semana borracho o una semana enguayabado? Mmmm, no sé, prefiero una semana ebria, pero uy no, que cantidad de burradas que puedo hacer, mejor ninguna de las anteriores.

Voltea el bus, una prostituta espantosa jura que se ve sexy con esa pinta, espera conseguir algún cliente en la puerta de una casa vieja, y al doblar la esquina “Jardin infantil la Alameda” o algo así. Más atrás, al lado de una “whiskeria” queda la Panadería “Es mi pan 2003”, ¿a quién se le pudo haber ocurrido ese nombre?

El radio ya no sintoniza nada, pasemos este aparato a mp3. Me gusta esta canción: Me muero por besarteee, dormirme entre tu boca, me muero por decirteee, que el mundo se equivoca… que buena voz la de la vieja de la quinta estación. Por la ventana veo la calle 19, primer recuerdo que tengo de Bogotá.

Bueno, miremos la hora a ver que tan tarde voy, ¡Mierda, no me puse reloj! ¿Dónde tengo la cabeza? Momento, aquí está, encima del cuello y debajo del pelo. A propósito, tengo que ir a objetos perdidos a ver si alguien encontró mis gafas.

“Última parada”, lo malo de este bus es que me deja aun más lejos que los demás, ni modo, a caminar, ¡Uy, hola! No me había fijado que el del asiento del lado era tan lindo, en fin, ya se bajó. Hay dos canciones de aquí hasta el salón de biología, suena Maná, esto sí es toda una terapia… Bendita la luz, bendita la luz de tu mirada, bendita la luuuz… snif, me recuerda a mi amorcito.

Verdad que hoy es miércoles de ceniza, muy bueno, porque eso significa que faltan sólo 40 días para pasar una semana en mi casita. Es raro ver a todo el mundo con mi apellido pintado en la frente, más tarde voy a ir a que me lo pinten a mi también. ¿Qué hora será? Tengo que mirar en el celular ¡No puede ser, también deje el celular! ¿Qué más se me habrá olvidado?* yo sé que es muy temprano para decirlo, pero ¡Esto sólo me pasa a mí! ¿Y este qué me mira? ¿Nunca se ha quejado en voz alta en plena calle? Me preocupa más no saber la hora que quedarme incomunicada.

Buenos días, la maroma de siempre para encontrar mi carnet en la maleta y poder entrar a la universidad, ya estoy cansada, tengo el estado físico de un paralítico. Acortemos distancias atravesando la cancha de micro, agh están jugando y yo le tengo pánico al balón, pero bueno, sobreviví.

Paso por el salón de Análisis, ya no hay nadie. “¡Maria.....!”, ese es mi nombre, ¿Quién me llama?, ahh hola, es la amiga de la hermana de un amigo, ¿Quieres aretes? Sí claro, míralos, que importa llegar tarde a clase si hago una venta, ¿Morados? Odio ese color, es el único que no tengo, bueno, esta semana hago unos y te los mando con … “¿Vas tarde?” nooo, es que me gusta llegar 10 minutos después para no presentar el quiz.

Finalmente estoy frente a la puerta del salón, buenos días, no hicieron quiz, me salvé, si que buenas, que perdon, que permiso, ¿Quién se habrá inventado esta forma de acomodar los puestos?, toca levantar a medio salón para poder sentarse. Uy parcial el viernes y no he estudiado nada, en fin.

* La respuesta llegó a las diez de la mañana, cuando descubrí que también se me quedó el horario de clases y no me acordaba donde tenía ecuaciones diferenciales.

Etiquetas: ,

 
Y esto sólo le pasó a Maria() a las 8:40 p. m. | 5 Infelices comentarios
martes, 20 de febrero de 2007
20 feb.
Hace exactamente 5 años se me acercó tímidamente un niño que había conocido en septiembre cuando me cambié de colegio y me dijo que quería ser mi novio, creo que ese ha sido el momento más tierno de mi vida, y nunca olvidaré lo nerviosa que me sentía.

Yo tenía sólo 13 años y no sabía que esperar cuando te dije que sí, pasaron los días y cada vez que nos veíamos me preguntabas si era cierto, y yo te contestaba que sí tomando tu mano.

Me llena de ternura y nostalgia recordar esa etapa, y darme cuenta de todo el tiempo que hemos pasado juntos. Esa tarde del 20 de febrero no me imaginé que 5 años después seguiría contigo, completamente enamorada de ese niño gordito, dulce, que me hacía reír todo el tiempo, al que conocí tumbándole su gaseosa en un descanso, y que utilizaba el estudio como excusa para acercarse a mí.

Es obvio que muchas cosas han cambiado desde entonces, y lo que más me alegra hoy es saber que hemos madurado juntos, aceptando y corrigiendo nuestros errores y siendo el mayor apoyo para el otro.

5 años, increíble, todos me preguntan cómo hemos hecho para durar tanto tiempo, y yo respondo que no lo sé, porque la verdad es que tampoco sé a que horas pasaron estos 60 meses (uy, así se ve como si fuera más).

Además ya van a ser dos años separados por 440 km, viéndonos cada 2 meses, la prueba más dura que ha tenido nuestra relación. No pretendo pintar un paisajito lleno de corazones y pajaritos cantando, porque tú y yo sabemos que no es así, que hemos tenido nuestros problemas, y muy graves, y que mantener un noviazgo a distancia es extremadamente complicado.

Sin embargo aquí estamos, celebrando un aniversario más y sin saber que vendrá después, por ahora sólo puedo decir que te quiero mucho, y que estoy muy feliz de tenerte conmigo.

Te amo mi niño, feliz aniversario.

Etiquetas: , ,

 
Y esto sólo le pasó a Maria() a las 10:55 p. m. | 3 Infelices comentarios
lunes, 19 de febrero de 2007
El color de la temporada
Por cuenta de mi total incapacidad de manejar una infeliz lavadora, el color de esta temporada es: el rosado.

Ya había tenido mis malentendidos con dicha máquina (ella no entendía que yo no quiero que mi ropa sea azul bebé), pero el de anoche me perjudicó mucho, porque cambiarle el color a mi ropa me enfurece, pero dañar una prenda que no es mía ya es otra cosa.

La Próxima Cosecha productions presenta:
Colección invierno-invierno (porque estoy en Bogotá) 2007 :



La chaqueta que me prestaron para la fiesta del sábado, solía ser beige…










Mi nuevo saco color lila, antes tenía uno azul, pero desapareció en la lavadora y me encontré este.







Cuatro pares de medias, que ahora hacen juego con uno de mis pantalones favoritos, el cual de beige pasó a rosadito como la chaqueta, snif.








Mi pijama fucsia, principal sospechosa del crimen, pero eso sí, me quedó bien limpiecita, y hasta sonriente.








La lavadora me prohibió acercarme a ella hasta que aprenda a separar la ropa de color de la ropa clara. Y ya en serio, no sé cómo voy a hacer para responderle a la dueña de la chaqueta. Sinceramente ¡Esto sólo me pasa a mí!

Las fotos tienen muy mala resolución porque las tomé con la webcam, quiero una cámara digital, pero supongo que la compraré en la próxima cosecha.
Y en otras noticias, mi cédula (de hecho es contraseña, porque la cédula no ha salido) se aburrió del frío y se fue de paseo a Cali con mi novio, así que en este momento soy una indocumentada.

Etiquetas: ,

 
Y esto sólo le pasó a Maria() a las 5:36 p. m. | 7 Infelices comentarios
domingo, 18 de febrero de 2007
Mute
No puedo hablar, me quedé sin voz de tanto gritar anoche en la fiesta del carnaval de Barranquilla en Andrés Carne de Res, la mejor rumba de toda mi vida, porque estuviste acá conmigo, porque en medio de tanta gente me encontré tres bugueños, dos de ellos primos míos (¡esto sólo me pasa a mí, pero es muy bueno!), porque me encantó el sitio, porque fui con todos mis amigos y la pasamos del putas.
Debería estar feliz, como estuve toda la noche, pero es que no puedo evitar esta sensación de vacío al pensar que ya te fuiste de nuevo y que tendré que esperar un mes para volverte a ver.
Ya lo sé, fue lo que escogimos, pero cada viaje es más difícil, sobre todo cuando vienes y te quedas junto a mí sólo por 2 días, y aquí me quedo yo, cada vez más enamorada, y más deprimida al verte partir.
Supongo que todavía no has salido de Bogotá, y yo ya te estoy extrañando...

Etiquetas: , , ,

 
Y esto sólo le pasó a Maria() a las 7:08 p. m. | 2 Infelices comentarios
viernes, 16 de febrero de 2007
Álvaro
- ¿Por qué sus alas tan cruel quemó la vida?
¿Por qué esta mueca siniestra de la suerte? * -

La más amarga demostración de la ley de Murphy es un hombre noble, responsable, servicial, extremadamente amoroso con su familia; él no tenía ningún enemigo, su único error fue estar en el lugar equivocado a la hora que no era. A sus 33 años era el gerente de un banco, dejó una niña de no más de 10, María José, y un bebé de 7 meses, Francisco José (a ver, adivina su segundo nombre).

Álvaro se levantó una mañana de septiembre con el pie izquierdo, o tal vez no debió haber salido de su cama - y escondida en las aguas de su mirada buena, la suerte agazapada marcaba su compás* -. Aun me cuesta creer la cruel manera en que todos los factores se configuraron en su contra, y él sin siquiera imaginar la pésima suerte que lo esperaba salió a trabajar. No al banco, era sábado y le ayudaría a su padre en las labores de la finca, como siempre lo hizo.

La noche anterior había llovido, no sé cuanto porque no estuve ahí. Habían regado el cultivo maíz esa semana, de modo que esa mañana Álvaro, su papá y el trabajador de la finca tenían que recoger el sistema de tuberías de aluminio utilizadas para esto. - Como perros de presa las penas traicioneras celando su cariño galopaban detrás *-.

Cargando uno de los pesados tubos de 5 metros con sus brazos, caminaba por la tierra húmeda, cerca del profundo reservorio que proveía el agua para el riego. Nadie sabe cómo, en un instante de esos que pueden cambiar tu vida (o tu muerte), Álvaro tropezó y el tubo se levantó sobre él, alcanzando unas cuerdas de alta tensión que no deberían estar tan bajas. Todo sucedió como en cámara lenta, la violenta descarga eléctrica lo dejó inconsciente y con fuerza lo lanzó al lago ante la mirada impotente de su padre.

Una llamada desesperada a la finca contigua, casi sin poder hablar la mamá de Álvaro le contó a la mía lo que acababa de pasar, mi padre y uno de mis hermanos llegaron lo más rápido que pudieron al lugar donde se encontraba su cuerpo, pero ya no había nada que hacer. -Sus ojos se cerraron, y el mundo sigue andando *- y de eso se cumplen hoy cinco meses.

La muerte de mi primo me impactó de una forma que ni yo me imaginaba, nunca había sentido la muerte tan cercana, tan cruel, en menos de un mes hubo tres en la familia, la de Álvaro fue la última y la más impresionante. Hay muchas cosas (la gente, la vida, el ser y el estar) que simplemente damos por sentadas, como que volvería a ver a Álvaro cuando viajara en navidad a mi casa, ¿por qué no? Jamás me había puesto a pensar que para morirse sólo se necesita estar vivo.

Cuando me llamaron a contarme creí haber entendido mal el nombre ¡¿Álvaro José, mi primo?! No dejaba de preguntarme por qué Dios también se equivoca, o sencillamente no podemos entender sus decisiones. Quería estar allá aunque no sirviera de nada, acompañar a mis papás a la infinidad de actos en honor a Álvaro y hablar con su familia, sin embargo no sé que les habría dicho en ese momento.

En un pueblo pequeño los chismes viajan más rápido que la luz, pocas horas después, alguien (sin mala intención) indicó que la víctima de tan horrible accidente había sido mi hermano mayor, malentendido que fue aclarado de inmediato; unas semanas más tarde algunas personas iban a la finca a preguntar cuánto estaban pidiendo por ella, porque habían oído que los padres de Álvaro no querían volver a poner un pie por allá. En diciembre me llenó de tristeza ver su foto en uno de esos periódicos amarillistas, con una historia completamente alterada.

-Se apagaron los ecos de su reír sonoro, y es cruel este silencio que me hace tanto mal *- .La muerte de Álvaro sólo me deja muchas preguntas, mucha rabia al pensar que un insignificante cambio de los sucesos de esa mañana pudo haberle salvado la vida, ¿Y si él hubiera caminado por otro sitio? ¿Y si no se hubiera tropezado? ¿Y si las cuerdas hubieran estado unos metros más arriba (como debería ser)?; pero de nada sirve atormentarme con esas preguntas, lo que pasó ya no se puede cambiar. Sólo quise escribir esta historia para ver si por fin termino de asimilarla.

*Fragmentos de “Sus ojos se cerraron”, hermoso tango de Alfredo Le Pera y Carlos Gardel.

Etiquetas: , ,

 
Y esto sólo le pasó a Maria() a las 2:21 p. m. | 3 Infelices comentarios
jueves, 15 de febrero de 2007
Plis espik eslou
Este semestre estoy viendo inglés 4, y ahí voy, mi pronunciación es pésima, pero soy una persona que aprende rápido cuando algo le atrae de verdad, y sé que en mi vida profesional no seré nadie si no domino ese idioma.

Sería muy trillado decir que "lo entiendo pero no lo hablo", y desde que empecé el curso me di cuenta de que ni lo uno, ni lo otro. Quizás por falta de un buen curso en el colegio, o porque no me lo he propuesto con seriedad, pero creo que hoy entendí que necesito aprender inglés con URGENCIA.

Hace días le pedí a uno de mis amigos que me ayudara a conseguir un trabajo de medio tiempo, hoy llegó a contarme que me tenía el trabajo perfecto, y que pagaban muy bien, y ya cuando yo estaba emocionándome me dijo: ¿Pero tu hablas inglés perfecto, cierto? (¡Agh, esto sólo me pasa a mí!) El trabajo consistía en traducir unos reportes de aproximadamente 40 páginas cada semana y pagaban como a $ 8000 la página.

Pailas, ni modo, no me voy a meter en algo que no podré manejar y hacer quedar mal a mi amigo. No quise ni hacer la cuenta de todo lo que voy a dejar de ganar y que realmente estoy necesitando, todo gracias a mi inglés machetiado.

Por último, queridos Julius, los dejo con el video que nos mostraron en la primera semana en el curso de inglés 4, no sé si para meternos miedo o hacernos reir un rato, gracias a Dios no soy así de bruta, creo.

I'm loving en Colombia, felicing, cartagening... ¿What the fuck? Ya en serio, necesito aprender inglés ¡URGENTE!

Etiquetas:

 
Y esto sólo le pasó a Maria() a las 8:38 p. m. | 4 Infelices comentarios
miércoles, 14 de febrero de 2007
Prueba innecesaria
Existen muchas formas de probar mi ingenuidad (o estupidez), pero creo que la mejor, y la que aún me da mucha risa cuando la recuerdo es esta:

Nota: la siguiente historia es 100% real, aunque parezca un mal libreto del chavo del ocho.

Yo tendría unos 9 o 10 años, y alguien que de verdad no recuerdo quien era me aplicó el clásico chiste…

Alguien que no recuerdo: ¿sabes cómo se deja un bobo iniciado?
Maria (): no, ni idea.
Alguien que no recuerdo: mañana te cuento.

Sí, muy boba, muy ingenua, caí en un chiste más viejo que la panela. Pero yo no me podía quedar con esa, entonces decidí hacérsela a mi hermano mayor, que tenía (y supongo que todavía tiene) 7 años más que yo…

Maria (): ¿sabes cómo se deja un bobo iniciado?
Mi hermano: sí, sí sé.
Maria (): no, no sabes. A ver ¿cómo?
Mi hermano: mañana te cuento.

¡No hay derecho!, creo que mis padres, o tal vez mi hermano, me dejaron caer de la cuna cuando era un retoño.

Sobra decirlo: Esto sólo me pasa a mí!.

Queridos Julius (nombre de mis lectores imaginarios): si les gustó la historia, o si no les gustó, si quieren burlarse de mi ingenuidad/estupidez, espero sus comentarios.

Etiquetas: , ,

 
Y esto sólo le pasó a Maria() a las 9:25 p. m. | 5 Infelices comentarios
martes, 13 de febrero de 2007
Los nombres del blog

La creación de este sitio fue un acto impulsivo, me explico: 11.45 p.m. del domingo, yo estaba perdiendo el tiempo en el computador como siempre, leyendo algunos de los blogs que visito con frecuencia, y me puse a pensar otra vez como sería si yo empezara uno, casi sin darme cuenta ya estaba en la página de blogger abriendo mi cuenta. Es por eso que todo en este sitio es un poco (muy) improvisado: la plantilla, mi nick, y pues el título. Hace unas semanas, cuando me empezó a rondar en la cabeza la idea de tener mi propio blog, pensé en dos posibles nombres, y ya que el domingo en medio del acelerado génesis del blog no me decidía por ninguno, pues los deje a ambos, uno como título y el otro como dirección URL.

Bueno ya, mucha carreta, la idea es explicar los dos nombres:

  • La próxima cosecha (título optimista): bueno la historia es la siguiente, yo no soy de Bogotá, soy de Buga (orgullosamente), y mi papá se dedica al hermoso pero para nada bien remunerado oficio de la agricultura, no me puedo quejar, me encanta haber crecido en una finca y nunca nos ha faltado nada, pero a lo que voy es que los ingresos de la agricultura no son fijos, se reciben cada seis meses, con la cosecha.
    Así que desde que tengo memoria mis papás me vienen prometiendo cosas como “la próxima cosecha te regalo unos zapatos”, “cuando salga la próxima cosecha nos vamos de vacaciones”, “en la próxima cosecha cambiamos el computador” y un largo etcétera.
    Al principio me lo creía, y no hacía sino esperar a que llegaran diciembre y junio, pero no sé en que preciso momento me di cuenta de que aunque mis papás quisieran darnos todo lo prometido y más, hay otras prioridades y sencillamente la plata nunca alcanza. Más recientemente me he puesto a pensar que la próxima cosecha de mi papá no es de maíz, es de hijos (filosófica ¿eh?), y por eso con su mayor esfuerzo ya se graduó mi hermano mayor, y mi otro hermano y yo estamos en muy buenas universidades. Por eso estoy en Bogotá aunque a veces me cueste trabajo, pero sé que a él le cuesta mucho más.
    Pues sí, la próxima cosecha soy yo, y estoy haciendo lo que puedo para no defraudarlos y tal vez, algún día darle a mis papás todo lo que se merecen. Y ya me puse sentimental, snif.

  • Esto sólo me pasa a mí! (título pesimista): como ya lo dije tengo dos hermanos, el mayor tiene 25 años y creo que es la persona más impaciente y quejosa (¿así se dice?, se ve rarísimo) que he conocido, claro está que yo no me quedo atrás, para nada.
    El caso es que en mi casa es muy común oír a mi hermano quejándose por todo, y la expresión que usa con mayor frecuencia para esto es: “esto sólo me pasa a mí”, con algunas variaciones dependiendo del caso, como la clásica “maldita enfermedad, esto sólo me pasa a mí”. Obviamente ya todos nos burlamos de él cuando algo le sale mal, “sí, sólo te pasa a ti”, y yo aprendí a querer esa frase, al punto que ya la uso casi con la misma insistencia que mi hermano, pero nunca con su estilo jaja.

La verdad me gusta más el primer nombre, pero el segundo hubiera quedado muy largo como URL, así que esto quedó, pues como lo ven, enjoy it.

…Tan ilusa yo hablando en plural, hasta ahora este pseudo-blog ha sido visitado por mí y por un infeliz más, que seguramente hizó click en el botoncito de "Siguiente blog" y vino a dar acá.

Etiquetas:

 
Y esto sólo le pasó a Maria() a las 3:58 p. m. | 5 Infelices comentarios
lunes, 12 de febrero de 2007
Lo dicho
Efectivamente, por andar mariquiando con mi pseudo-blog me dormí a las 2:00 a.m. El resultado: me levanté tarde, llegué tarde a clase, peleé media hora con la cama y toda la mañana contra mis párpados. ¿Y todo para qúe? para tener un blog que se ve feísimo y no tengo la más mínima idea de como arreglar, y con un maravilloso total de 5 visitas (todas mías).

Es que esto sólo me pasa a mí (y a todos los bloggers novatos, pero eso no tiene nada que ver).

Por otro lado, todavía no me convence del todo la idea de tener un blog, siendo una persona tan tímida, escribir mis pensamientos y dejarlos al alcance de cualquiera que tenga acceso internet no es algo que me llene de seguridad.

Sólo queda esperar a ver qué pasa, si se me olvida el capricho, ó esta idea toma forma y logro hacer algo que de verdad llene mis espectativas.

Etiquetas: , ,

 
Y esto sólo le pasó a Maria() a las 8:27 p. m. | 5 Infelices comentarios
Me tiene sin cuidado
Me tiene sin cuidado quien venga a leer mi blog, claro que admito que me gustaría llegar a ser blogstar, pero no es mi objetivo al crear mi propio blog, de hecho si hay objetivos me tienen sin cuidado.

Domingo, 12:42 a.m. y yo ya debería estar durmiendo para ir mañana a la U, y hace 10 minutos sólo leía blogs de vez en cuando, pero me entró el impulso y aquí estoy escribiendo uno...

Estoy cansada (sólo físicamente), no va a ser una semana difícil, pero tampoco una semana normal, eso también me tiene sin cuidado. Pero debería irme a dormir y dejar de escribir cosas que nadie va a leer.

Etiquetas: ,

 
Y esto sólo le pasó a Maria() a las 12:41 a. m. | 10 Infelices comentarios