viernes, 30 de marzo de 2007
El que se quedó se quedó…
Estimadísimos Julius: como ya lo saben y seguramente están aburridos de leer ¡me voy de paseo bugueño! Y no es que me vaya de retiro o algo así, ni más faltaba, me voy pa’ mi tierrita, a mirar como va la cosecha jaja.

Bueno, el caso es que con todo el pesar de mi alma les anuncio mi corta ausencia de la blogocosa durante la parranda semana santa.

Y antes de que llegue el primer gracioso a decir “es que en Buga no hay computadores” pues les voy explicando que sí hay, y banda ancha también, pero en mi casa no. Lo que pasa es que a mi hermanito, el prospecto de ingeniero de sistemas, un buen día le dio por decir que el computador le servía más en Cali que en Buga, y acto seguido se armó de sus herramientas de geek, desbarató el aparato en cuestión y desde ese trágico día no lo he vuelto a ver*. Pero bueno, Ternerito se “compadeció” de mí y me dejó un tiesto prehistórico que no merece llamarse computador, ya que compite en velocidad con los osos perezosos, las babosas y los caracoles. Con decirles que no tiene puerto USB, ni lector de CD, ah ¡pero eso sí! tiene ¿alguien recuerda esas cosas, como se llamaban… Disquetes? Y no me queda ni siquiera el inútil consuelo del Internet, ya que otro buen día, a un desalmado rayo le dio por caer en el techo de mi casa quemando el modem como por tercera vez, cosas que sólo pasan en mi hogar.

Sinceramente no sé cómo voy a hacer para sobrevivir una semana sin acceso a internet ahora que me he vuelto adicta a los blogs, trataré de escribir un par de veces si Juan me presta la Femputadora** pero no prometo nada.

En este momento estoy muy ansiosa, dentro de: 98 canciones, 1 hora de sueño y 8 de impaciencia, par trancones, la infortunada pero infaltable parada en Ibagué, y unas cuantas quejas y mareos por parte de mi compañera de viaje, estaré llegando a mi casita a eso de las 2 de la mañana.

Ole cuídenme el chuzo, no me lo vayan a dejar abandonado, me riegan las maticas, me espantan los trolls y le cambian la arena a Matilda, yo veré Julius.

Ya no lloren más, regreso pronto. Mientras tanto: se les invita a pasarse por la distinguida revista BLOGJUAN para presenciar en los próximos días mi debut y el del Lamellantas en el mundo bloguero-peridístico-poco-serio, ejem, todavía no puedo creer que haya clasificado pa' la BLOGJUAN. ¡Mamá estoy triunfando!

Bueno pues, como dijo el negro L.J.J.

* Al computador obviamente, a mi hermano lo veo de vez en cuando.
** Femputadora: nombre del portátil de mi Juan ¿se puede ser más geek en esta vida?

Etiquetas: , ,

 
Y esto sólo le pasó a Maria() a las 8:50 p. m. | 5 Infelices comentarios
La(s) nostalgia(s)
A pocas horas del tan esperado viaje a mi hogar* estoy descubriendo un sentimiento que no se había hecho presente en las anteriores ocasiones, o por lo menos no con tanta fuerza, y no es que me preocupe pero siento que voy a extrañar estar en Bogotá.

Yo llegué a esta ciudad casi sin darme cuenta, fue un cambio tan repentino y tan fuerte que aun no me acostumbro completamente a vivir aquí. Las personas cercanas a mí me oyen quejarme constantemente del clima, del tráfico, de la porquería de aire que estamos respirando y de la falta que me hace mi pueblito, y la mayoría se imagina que odio Bogotá, pero eso no es cierto.

No, nada más alejado de mi realidad, en Bogotá he conocido gente, lugares y cosas con las que jamás hubiera tratado de haberme quedado en Buga; he madurado bastante aunque prácticamente a la fuerza; he aprendido que la vida lejos del hotel mama es demasiado difícil; he adquirido un compromiso enorme con mis papás y conmigo misma. Todo esto sumado a la oportunidad que se me presentó de estudiar en una de las mejores universidades del país.

Tengo que confesarlo: me encanta Bogotá, estoy feliz de vivir acá, y a pesar del amor que siento por mi ciudad natal, tengo muy claro que nunca volveré a vivir allá.

Me parece adecuado citar en este momento a Gabriel García Márquez:
“el sabio catalán remató la librería y regresó a la aldea mediterránea donde había nacido, derrotado por la nostalgia de una primavera tenaz […] En las noches de invierno, mientras hervía la sopa en la chimenea, añoraba el calor de su trastienda, el zumbido del sol en los almendros polvorientos, el pito del tren en el sopor de la siesta, lo mismo que añoraba en Macondo la sopa de invierno en la chimenea, los pregones del vendedor de café y las alondras fugaces de la primavera. Aturdido por dos nostalgias enfrentadas como dos espejos, perdió su maravilloso sentido de la irrealidad”
Así estoy yo, enfrentándome a dos nostalgias cómo el sabio catalán de Cien Años de Soledad, estando en Bogotá extraño muchas cosas, pero cuando viaje a Buga me harán falta otras tantas; quizás nunca termine de acostumbrarme a esta ciudad, o a cualquier otra diferente a la mía, pero sé que mis pasos me llevarán cada vez más lejos de ese lugar, regresándome de vez en cuando sólo para tomar aire para lo que esté por venir...

(Sonido de vidrio quebrándose)

Snif, bueno ya, suficiente nostalgia por hoy. Como no todo puede ser sentimental, les tengo esta perla (click pa' agrandarla porque no pude):
.

¡Por los clavos de Cristo, que horror!, ¿Cómo es posible que un profesor de los Andes escriba semejante burrada? Nótese también la hora en que fue enviado el correo, siendo la clase a las 10 a.m. Claro, yo con mi despiste de siempre llegué al salón y no había ni un infeliz, y si estaba enfermo desde “aller” ¿por qué no avisó antes?

*Juemadre, me dormí en los laureles y casi no consigo pasaje, esto sólo me pasa a mí.

Etiquetas: ,

 
Y esto sólo le pasó a Maria() a las 11:27 a. m. | 9 Infelices comentarios
miércoles, 28 de marzo de 2007
Cero y van dos

Me encanta esa foto, no están trabados, así son jeje

De rojo: el Flaco (http://unfracasomas.blogspot.com/)

De blanco: Q-k (http://malditabipolaridad.blogspot.com/)

Y con esto van dos amigos que logro contagiar con este cuento de los blogs, péguense la pasadita Julius, que vale la pena.

¡Bienvenido tigrillo!

Ole y ustedes dos sí la sacaron muy barata, a una que le tocó arrancar solita, machetiar HTML (Hijueputa Tan Mamón y Laborioso según Sebastián), quemándome las pestañas, aprendiendo a punta de ensayo y error. Y llegan estos, se antojan de blog, y empiezan a joder por Messenger: “Maria() quiero cajita” “¿Burrilla, cómo pongo el contador?” nooooo así cualquiera. Además me canalean lectores los muy recostados. Jajaja mentiras, todo bien, ya somos tres bugueños con blogs decentes.

Etiquetas: ,

 
Y esto sólo le pasó a Maria() a las 12:46 a. m. | 4 Infelices comentarios
martes, 27 de marzo de 2007
OLA y comunícate, infeliz
Ah verdad que eso ya no se llama OLA sino TIGO, la misma gata pero despelucada. Bueno, ejem, entonces… estoy conTIGO para mandarte mensajes inútiles.
.
Este post es para quejarme de la absurda invasión de mensajitos de texto maricas por parte de mi apreciadísimo operador de telefonía celular, ole es que ya se pasan los señores de TIGO.

Y es que teniendo en cuenta que a mí sólo me llaman mi novio eterno, mis papás para asegurarse de que sigo viva, y eventualmente los amigos de la U para cuestiones netamente académicas, pues prácticamente me desnuco cuando dicho aparato emite cualquier sonido.

¿Y desbaratarme buscando el celular en el mar de mi desorden para qué? para encontrarme mensajes que tienen la misma utilidad que el paraguas que dejé tirado en la casa ésta mañana, osease que no sirven para nada, para colmo están mal redactados y las tildes brillan por su ausencia, por ejemplo éste que me acaba de llegar:

“Hoy $1.000.000 por solo (sólo señor tigo) $ 500 pesos ($ y pesos ¡valga la redundancia!). Participas enviando TIGO al 654. Info *300”
Y la historia se repite todos los días… más bien: $1.000.000 pesos (jeje) ofrezco yo al que les quite la pendejada, al que les haga entender que los infelices usuarios no queremos el ringtone de los besos de caramelo, ni el wallpaper de Jota Mario, ni conocer qué nos deparan los astros y los ángeles para el nuevo año, ni participar en sus trivias de altísimo nivel de cultura general.

Los hay para todos los gustos, es decir con toda clase de basura, pero definitivamente el que se lleva el campeonato (no, ni eso, lo declaro fuera de concurso) es uno que me llegó las vacaciones pasadas:
“¿Sabes de que región es el manjarblanco?Envía TRIVIA al…”
No marica, ni idea ve. Oime: ¿De donde jerá esa vaina? En serio ¡no hay derecho!

Bueno, supongo que a eso nos tenemos que resignar todos los que cambiamos la calidad en la señal y el servicio por la economía que representan los minutos a $30 pesos ($ y pesos jeje, ok ya, abusé del chiste, mejor lo supero) . Pero algo se debería poder hacer en contra de esos condenados mensajitos.

¿Será que alguien contesta esas jodas? Al fin y al cabo hay gente pa' todo. Es más: si el que se ganó el millón que están rifando desde hace como un mes está leyéndome, por favor que venga y se acuerde de los pobres.

PD: Toy feliz: semana santa en 4 días… ya huele a caña, tabaco y brea.

Etiquetas:

 
Y esto sólo le pasó a Maria() a las 9:22 a. m. | 11 Infelices comentarios
lunes, 26 de marzo de 2007
El mundo es un pañuelo...
...y nosotros unos mocos

¿O será que Cali es muy chiquita?

Esto pasó hace rato, creo que cuando yo estaba en primer semestre. Mi hermano, más conocido en el bajo mundo como “el Ternero” llegó a una fiesta, foforro, arrejunte*, reunión, parranda, agasajo, mejor dicho: inserte aquí alguna excusa para beber hasta el cansancio. El caso es que a dicho evento también fue a parar Q-k, un amigo del colegio, sobra decir que mi hermano y él no se conocían.

En algún punto de la amena charla etílica, surgió el tema de las universidades, basándome en lo poco que ellos me contaron, reconstruyo la conversación:

Ternero: oiga, yo tengo una hermana que estudia en los Andes.
Q-k: una amiga mía también estudia allá, ingeniería química.
Ternero: mi hermana también y es una ñoña completa.
Q-k: ve, mi amiga también es una ñoña.
Ternero: cómo será de ñoña mi hermana que entró becada.
Q-k: sí, mi amiga también, clasificó dizque para “cálculo diferencial con honores”
Ternero: mi hermana también ¿cómo se llama tu amiga?
Q-k: Maria..... Cruz.
Ternero: ¡marica esa es mi hermana!

Jeje, sinceramente, esto sólo les pasa a ellos. Que tal que hubieran estado hablando mal de mí, si es que no lo hicieron.
__________

Y hablando de todo como los locos, el frío que está haciendo NO es normal, además llueve todo el maldito día, hágame el favor, es que una de calentana en la capital sí sufre es mucho ole. Quiero mi casita, la necesito urgente, sólo faltan 5 días.

*Dato curioso: la palabra “arrejunte” sí existe, Word no me la corrigió, ahora estoy como mi Juan, que no supera el hecho de que, según un programa que vio en medio de su insomnio, vusted está bien dicho.

Etiquetas: , ,

 
Y esto sólo le pasó a Maria() a las 10:35 a. m. | 8 Infelices comentarios
sábado, 24 de marzo de 2007
El viernes no fue mi día
Empecemos con el jueves: me fui por la noche para la fiesta de ingeniería en el Salto del Ángel. Llegué como a las 10:20 al sitio, que estaba tetiado, y cuando le iba a pagar al taxista me di cuenta que no tenía ni un peso en la cartera, yo juraba y rejuraba que había metido cuarenta mil pesos. A ver, todos juntos, a la una, a las dos, a las tres: ¡Esto sólo te pasa a vos! Gracias queridos Julius.

Me tocó llamar a una amiga para que saliera y me prestara, después de unos minutos que me parecieron años, ella me llamó para decirme que entrara porque no la dejaban salir. Bueno, le dije al señor taxista que me esperara un momento y me fui corriendo a la puerta. El encargado me pidió un documento y yo apurada le mostré mi contraseña, que acaba de volver de sus merecidas vacaciones en Cali, el hombre la miró con desprecio y me dijo “con este documento no te puedo dejar entrar”. Vamos, una vez más: ¡Esto sólo te pasa a vos! Después de rogarle un buen rato me preguntó mi lugar y fecha de nacimiento y por fin me dejó entrar. Me encontré con mi amiga y salí corriendo a pagarle al taxista, que por hacerlo esperar me cobró dos mil pesos más.

Bueno, en la fiesta se pasó muy bueno, pero un día de estos tendré que escribir algunas cositas sobre la rumba rola, no, es que bailando “te mando flores”, sinceramente no hay derecho, a mí que me pongan salsa.

Con más plata prestada volví a mi casa a las tres de la mañana, para encontrarme con un par de billetes de veinte que me sonreían encima de la cama. ¡Ay Señor de los Milagros! Un día de estos voy a dejar la cabeza.

Bueno, programé mis tres despertadores y a dormir que mañana hay clase a las 8, además el profesor de biología había dejado un quiz para entregar en la clase, y yo muy juiciosa lo había hecho el jueves por la mañana para tenerlo listo.

Pues esta hermosa criatura abrió sus ojitos a eso de las 9:40 am. a ver, ya saben que sigue... ¡Esto sólo te pasa a vos!, ay que lectores tan obedientes que tengo. Ni modo, me arreglé y me fui a la universidad, llegando a tiempo para ver la cara de tragedia de mis compañeros de estequio, acababan de publicar las notas del parcial (si están perdidos favor revisar el post antepasado).

Alguien me prestó un portátil y muerta del susto entré a la página para ver mi nota:

La de la flechita corresponde al parcial del martes. No, no traten de entenderlas, yo tampoco pude…

En esas entró el profesor y yo con computador en mano le pedí que me explicara, nos dijo: ignoren ese “sobre 1.60” la nota que aparece ahí es sobre 5.0, y la nota de más abajo es la que llevan hasta ahora en el curso. Yo les aconsejo que retiren si la llevan por debajo de 2.0.

Me quedé en blanco, no podía creer que llevaba la materia en 1.88, pensé “esta mierda se fue de REW (retiro exitoso por web)”. A mis amigos no les fue muy bien tampoco, así que repetimos el festival de las caras largas durante toda la clase.

En algún momento me recosté sobre la mesa y lloré, en silencio, desconsolada, con ira y tristeza, odiándome por no ser capaz, pensando en como me iba a afectar el retiro de la materia. Cata fue la única que lo notó, y me miró tratando de darme ánimos. Eso duró unos cuantos minutos, y al levantar la cara para limpiarme las lágrimas mi mirada se cruzó con la del profesor.

Saliendo de clase le pregunté a que horas estaría en su oficina, y me dijo que si quería podía ir en ese momento, seguido de un “¿qué estás pensando?”, a lo que yo respondí “nada, quiero ver mi parcial”. Mientras esperaba al profesor me quedé con Juliana, que también iba a hablar con él. Le di un abrazo y empecé a llorar de nuevo, le dije: me siento mal, yo esperaba un mejor resultado. Ella me consoló y me dijo que volveríamos a ver la materia juntas, el profesor pasó en ese momento y yo me estaba muriendo de la vergüenza de que me viera así.

Estuve en su oficina casi media hora, en resumen: la nota de mi examen pasó de 28 a 45 puntos (o sea 3.2), y el 30% de la materia de 1.88 a 2.48, no es rosca, el parcial estaba mal calificado. Me habló muy lindo, me dijo que yo no era una alumna promedio, que me quedara porque yo podía ganar la materia, que yo era muy pila, y que si había visto dos clases con él era porque me gustaban los retos. Me sorprendió el concepto en que me tiene pues es uno de los profesores más jodidos del departamento de Ingeniería Química. Me preguntó por qué lloraba y le contesté (llorando de nuevo, es que tenía el sensible alborotado) que para mí era muy frustrante que me fuera bien en todo menos en las materias de mi carrera, me dijo: eso te sirve para darte cuenta que en lo que te metiste no es fácil, pero que es lo que te gusta. Finalmente no retiré, seguiré sufriendo con estequio, y quejándome acá claro.

A Juli no le fue muy bien, el profesor le recomendó retirar y no sé si al fin lo hizo, almorzamos juntas y yo me fui para la clase de inglés, en la que tenía que hacer una exposición sobre el cerebro, y si soy mala para exponer en español no me quería ni imaginar como sería en inglés.

Juan Felipe, que también estuvo en la fiesta, tenía un guayabo de dos pisos y un tufo poderosísimo, y así nos tocó exponer, yo me volví una completa pelota, se me olvidó todo y me tuve que disculpar y sentarme cuando todavía me faltaban dos diapositivas, Juan Felipe trató de rescatarme diciendo lo que me faltaba, pero se enredó más. La última, la última, 1 2 3 : ¡Esto sólo te pasa a vos!

Bueno, pa’ la casita, me estaba cayendo del sueño, pero primero acompañé a Juan Felipe a retirar estequiometría, que triste, nuestro grupo de trabajo al parecer se redujo a la mitad.

Con la suerte que me caracteriza, di con el busetero más animal de la historia de Bogotá, de esos a los que les salió el pase en un tamal, o se lo ganaron en una piñata, mejor dicho, yo manejaría el bus mejor que él, con eso les digo todo. Sobreviví a “máxima velocidad” y me bajé en la séptima justo cuando empezaba a llover, con el premio de escalada que representa subir hasta mi casa y yo sin paraguas, esto sólo me pasa a mí.

Carajo, no pensé que me fuera a salir un post kilométrico, felicitaciones a los que no se aburrieron y leyeron hasta aquí, me despido, este fin de semana sólo pienso DORMIR.

Etiquetas: , , ,

 
Y esto sólo le pasó a Maria() a las 3:43 p. m. | 20 Infelices comentarios
miércoles, 21 de marzo de 2007
Cosas que extraño
Mi cama dura como una piedra.
La sirena de los bomberos que suena al medio día.
Leer un libro acostada en la hamaca.
Caminar descalza en el jardín.
El melao con queso.
Mi mamá que me regaña por dormir hasta tarde, pero me levanta con un buen desayuno.
La limonada del almuerzo.
Mi cuarto que se quedó estancado en mi infancia.
El sonido de las campanas de la basílica.
Que mis suegros me inviten a comer al hotel Guadalajara o a Rancho Luna.
Invadir la cama de mis papás los domingos para ver televisión.
Hacer mandados a Olímpica.
Mis diez mil primos.
Los aborrajados que preparan en la casa de mi abuela.
La Batilancha y el Boomovil.
Quedarme despierta hasta las 2 hablando con mi hermano y viendo 24.
Mis zapatos destapados.
Las tardes de películas con mi Juan.
Asomarme a la ventana y ver caña en lugar de edificios.
El lomo a la María Mulata, la pizza de Molle y la hamburguesa de Ryno's.
La leche de vaca, la de verdad.
Pelear con mi hermano cuando se roba mi libro de sudoku.
La cantaleta de mi abuela.
Los paseos a “los pailones”.
Esa sensación de que por más lejos que vaya siempre vuelvo a mi hogar.
Matilda, Jack, Jerónimo, Sapuca, Juanito Banano y los bastarditos de Mati.
Mi hermano diciendo “esto sólo me pasa a mí”.
No tener que usar saco todos los días.
Los domingos de almuerzo familiar en mi casa.
Regar las matas del balcón.
Los cholaos de la basílica.
La terquedad de mi papá.
Tomar Blanco del Valle en “la jaula de las locas” con Juan, mis hermanos, mi cuñada y el que aparezca.
La casa de mi abuela llena de gente y todos hablando al tiempo.
El broche, el potrero, el quiebrapatas, el jarillón, el reservorio, el callejón, el establo, la trilladora, el arado y los tractores. Palabras que por acá la mayoría desconoce.
UPDATE: de verdad que pena con aquellos (el Flaco y Q-k) que se sintieron exlcuidos... obvio que también los extraño, a los del colegio, sólo a los que valieron la pena, a ese 5% con el que todavía tengo contacto, que perdonen haberlos pasado por alto.

Son tantas cosas que decidí dejar sólo para las vacaciones ¿una semana será suficiente? Sólo sé que no aguanto más, ya me quiero ir.

Cómo extraño tus besos, tus manos, tu compañía, faltan 10 largos días para verte de nuevo.

Etiquetas: , , ,

 
Y esto sólo le pasó a Maria() a las 9:09 p. m. | 7 Infelices comentarios
martes, 20 de marzo de 2007
Gran Festival de las Caras Largas y los Madrazos al Aire
Lugar: la amenaza naranja, por la carrera séptima sentido sur norte.
Hora: 9:00 pm.
Con la participación de:
Juan Felipe “esamierdaeraimposible” Rodríguez.
Juliana “losgradosdelibertadnodaban” Meza.
Catalina “hpnomehablenmásdeestequio” Rivadeneira.
Maria() “nomealcanzóeltiempoestosolomepasaami” Cruz.

El humor vía telefónica a cargo de:
José “juajuaesolespasapormeterconRodrigo” Villarreal.

Ole no hay derecho, un parcial de 12 hojas, toda una prueba de resistencia física y mental, agh ya no quiero hablar más de eso, sólo esperar hasta el viernes a ver si la materia se fue de R.E.W. que es lo más probable.

Bueno, les pido un permisito, me debo una semana de sueño y voy a empezar a pagármela.

Mmmm, pensándolo bien, todo es culpa de ustedes Julius, no le rezaron lo suficiente al Milagroso, así es cómo me pagan a cambio de burlarse de mis desgracias…

Etiquetas: ,

 
Y esto sólo le pasó a Maria() a las 10:22 p. m. | 5 Infelices comentarios
lunes, 19 de marzo de 2007
Soy la hija que cualquier madre desea
Hace algunos días, de la nada me surgieron unas ganas increíbles de hacerme un piercing en la nariz, de esos pequeñitos que casi ni se notan. No es por rebeldía, ni mucho menos por seguir alguna tendencia pseudo cultural, léase: emos, darketos, punketos, góticos, neos (aporte del flaco) etc. etc. Es sólo que me gusta como se ven, y pues me entró el arrebato y punto, además yo sé que no lo tendría toda la vida, y el día que me aburra me lo quito y se acabó el cuento.

Bueno, el caso es que la idea me estuvo dando vueltas e la cabeza por algunos días hasta que me decidí a comentarla con algunas personas, y la cosa fue mas o menos así:

Con el novio eterno
Maria(): amor, quiero hacerme un piercing en la nariz.
Novio eterno: hágaselo, pero se olvida de mí.
Maria(): ay tu sí eres exagerado.

Con mis amigas de la U
Maria(): niñas me quiero hacer un piercing en la nariz.
Cata: estás loca, yo no te veo a vos con un piercing.
Pao: Vos no tenés personalidad pa’ eso.
Diana: Pues sí te verías rara, pero chévere yo te acompaño.

Con una amiga de mi prima que tiene el piercing
Maria(): oye, me quiero hacer el piercing en la nariz.
Valeria: Pero eso duele mucho, ¿ya tenés el sitio?, cuidado porque te pueden prender alguna enfermedad.

Bueno, el sondeo no resultó muy alentador, pero yo seguía empeñada en hacerme el piercing, por la noche hablando con mi mamá, le hice el comentario…

Maria(): mamá, me quiero hacer un pier…
Mamá: NI SE LE OCURRA.
Maria(): bueno señora.
Mamá: ¿y cómo va la universidad?
Cambio drástico del tema y el piercing nunca jamás se volverá a nombrar.

Es por eso que yo soy la hija que cualquier madre desea, ¿Exceso de obediencia? El caso es que por ahora me puedo ir olvidando del tema, tal vez algún día (la próxima, próxima, próxima cosecha) cuando no dependa económicamente de mis papás, pero lo más probable es que en ese momento ya no me llame la atención.


Y cambiando de tema.
Contrastes: desayunar Chocolisto con pan en el apartamento, almorzar sanduche de mozarella y pesto en Oma, y comer lomo de res gratinado con queso azul en el restaurante Tramonti.

Etiquetas:

 
Y esto sólo le pasó a Maria() a las 10:32 a. m. | 14 Infelices comentarios
domingo, 18 de marzo de 2007
Postiando a la madrugada
Mi Cami: sé que lo sabes y sabes que lo sé, sin embargo quise escribirlo aquí

Sólo para ti:

Un mensaje insignificante únicamente para decirte…

… que estoy contigo y con tu familia (que al fin y al cabo es NUESTRA familia) en estos momentos tan difíciles.

… que aunque nos duela profundamente, ambas sabemos que era lo mejor que podía pasar ahora.

… que sigo esperando nuestro reencuentro, pero éste será en condiciones menos trágicas.

… que no te imaginas todo lo que te quiero, que cada día te extraño más y no me acostumbro a tu ausencia.

…que acá estoy lista para recibirte con un abrazo que la distancia se ha encargado de acumular durante 2 años, 11 meses y 8 días.


Fuerza mi Cami, la vida sigue.

Etiquetas: , , ,

 
Y esto sólo le pasó a Maria() a las 12:58 a. m. | 1 Infelices comentarios
viernes, 16 de marzo de 2007
La menuda
Para los que no me creyeron lo de las 40 monedas de $50:


Sólo que ahora no son 40 sino 63 ¿Quién me las cambia?
.
Ahí perdonarán la fotico tan mala, le estoy pidiendo una cámara digital al niño Dios...

Etiquetas:

 
Y esto sólo le pasó a Maria() a las 6:25 p. m. | 11 Infelices comentarios
jueves, 15 de marzo de 2007
Quiero mi Hershey’s
El viernes pasado un amigo me buscó por la mañana para entregarme mi regalo atrasado del día de la mujer, una chocolatina Cookies ‘n’ Cream de Hershey’s. Yo feliz, que rico que se acuerden de una en estas fechas, además mi debilidad es el chocolate en todas sus formas, prácticamente todos los días me tengo que comer algo que venga del cacao. Así que ya saben, el próximo 10 de mayo (mi cumpleaños) me pueden hacer llegar un chocolate o varios, ustedes verán cómo.

Bueno, sigo con mi historia: le di las gracias a mi amigo, guardé la chocolatina en mi maleta y me fui para Biología, ya que para variar, iba tarde. A eso de las 11 de la mañana me atacó un hambre absurda, tenía clase a las 11:30 pero me fui al salón antes porque no tenía nada que hacer. Tal era el estado de inanición que empecé a delirar, fue entonces cuando una voz casi celestial me dijo al oído:
Maria(), Mariaaaaaaaa, escúuuchame. A lo que yo respondí: ¿Qué querés?
¡Ay vos sí sos bien bruta y despistada en esta vida carajo!, te estás muriendo de hambre y con una chocolatina en la maleta.

Una sonrisa se dibujó en mi cara, y no sin antes agradecer a la voz divina por la vaciada, me apresuré a buscar la Hershey’s, uy, ya me estaba yo saboreando el chocolate blanco derritiendose en mi boca, con sus crocantes pedacitos de galleta mmmm… ¿y que pasó?

No estaba… ¡Esto sólo me pasa a mí!

Desocupé mi maleta por completo dos veces, y la infeliz chocolatina no apareció, y esta es la hora en que me sigo preguntando cómo putas se me fue a perder un objeto de… digamos 5 x 14 centímetros, no, esto ya es el colmo ole.

La furia, y el antojo frenado en seco me incrementaron el hambre y así me tocó entrar a clase. Sólo me queda utilizar este medio para tratar de hacerle llegar el siguiente mensaje al que se haya encontrado (o sustraído, vaya uno a saber, que en universidad de ricos no roban, como no…) mi Hershey’s:

ESPERO QUE TE HAYA CAIDO MAL, OJALÁ TE HAYA PROVOCADO CHURRIAS.

He dicho.

Agh, buscando la imagen para el post me volví a antojar.

Etiquetas: , ,

 
Y esto sólo le pasó a Maria() a las 12:06 a. m. | 13 Infelices comentarios
martes, 13 de marzo de 2007
Novios y novias del mundo:
Por favor no peleen por celular en los buses. Una campaña de La Próxima Cosecha

Maldita sea mi suerte, ¿por qué se tiene que acabar la pila del mp3 cuando me estoy montando al bus? Claro, y me toca aguantarme al man que va parado al lado mío en pleno agarrón teléfonico con su futura exnovia. Y si hay algo más ridículo que pelear con el novio en público, es hacerlo por celular. Bueno, en realidad nadie me obligó a parar oreja, pero es que con el volumen al que hablaba este sujeto yo creo que lo alcanzaban a oir hasta en el bus de atrás. Además, aquel que no haya percibido chisme en un bus, fila de banco o ascensor, que tire la primera piedra.

El tipo se las daba de muy digno, pero se notaba que la novia lo maneja con un dedito.
- No María Alejandra, es que usted no se ha dado cuenta que siempre es lo mismo, volvemos y al mes ya estamos peliando otra vez por lo mismo. Yo ya estoy aburrido de esta situación.
- …
- Pero es que entienda, yo ya le he dicho muchas veces que a mí no me gusta esa actitud suya, y usted siempre dice que va a cambiar y vuelve y hace lo mismo.
- …
- ¿Y ella que tiene que ver en esto? No, no, no, usted a mí no me va a manipular otra vez por lo mismo. Eso fue un error y yo le pedí perdón, si no me va a perdonar pues dígame y acabamos de una vez con esta maricada.
¡Ajá, cachos! Esto se puso bueno.
- …
- No.
-…
- ¡A que lindo! Ya me va a colgar otra vez. No sea infantil, madure, María Alejandra no me cuelgue que esto es muy serio.
El pobre no sabe que hacer para que no le tiren el teléfono.
- …
- No, pero no llores que a mí no me gusta verte así.
Ja, como si la estuviera viendo.
- …
- No mi amor, ven, no te pongas así, no digas eso.
Ya puso voz de idiota, digo, de enamorado.
- …
- Mira, perdóname si te hice sentir mal, no fue mi intención. ¿Me perdonas chi?
Típico: empieza a pelear y termina pidiendo perdón.
- …
- Si mi vida, ya voy para tu casa. Un beso, chao.

En este punto yo no podía disimular que me estaba orinando de la risa de ver a este desdichado. El bus iba lleno, como siempre, y yo creo que el 90% de los pasajeros habían escuchado su humillación (el otro 10% tiene i-pod, snif), pero este tipo que cuelga su celular, y a la única que voltea a mirar con cara de “maldita chismosa ¿Qué me ves?” es a mí. ¿Será que soy muy obvia? ¿o es que esto sólo me pasa a mí?

Y en otras noticias igual de irrelevantes: mis amigos son fenómenos: ayer vi a Jota amarrándose el zapato con una sola mano (la izquiera además) y hoy vi al Hippie poniéndose la camiseta sin quitarse el saco. Pero la más rara es esta servidora: escribe en un blog…

Etiquetas:

 
Y esto sólo le pasó a Maria() a las 5:05 p. m. | 7 Infelices comentarios
domingo, 11 de marzo de 2007
La Matilda
Ayer estrené mascota oficial, esto debido a que hace días el Preguntón Dañado había indagado que utilidad tenía Pancha en este blog, y pues me puse a observarla y concluí que la muy recostada no hacía nada, entonces la despaché como dice FreeWill sin prestaciones y adopté una tigresa (no la del señor Gerente, esa ya tiene un buen padre) con delirio de gatita.

Así que le doy la bienvenida a Matilda, se llama así en honor a la de la foto, mi gata de Buga, y porque no se me ocurrió otro nombre. ¿Y para que sirve Matilda? pa’ lo mismo que los cuernos de las jirafas hembra… o sea para nada. Pero es adorable.
.
Si usted, apreciado Julius, se aburre con las pendejadas que yo escribo, lo cual no debe ser muy difícil, bien puede ponerse a jugar con Mati, la mugrosa esa ronronea cuando la acarician, da la pata (también tiene delirio de perro), como buena felina persigue al ratón, se para en dos patas, se le puede dar comida (esquina inferior derecha) y lo más divertido es tratar de cogerle la cola cuando está de pie.

En fin, ahí les dejo a esta tigresa con problemas de identidad, me la tratan con cariño, no le den mucha comida, yo veré.

Y con permiso que tengo crisis estequiométrica, y no me voy a quedar faranduliando con mi mascota nueva.
.
Pd: Cami, no le digas bizca a mi gata.

Etiquetas:

 
Y esto sólo le pasó a Maria() a las 8:23 p. m. | 5 Infelices comentarios
sábado, 10 de marzo de 2007
Cómo empezar un curso con el pie izquierdo
Esta historia sucedió el 8 de febrero de 2007…

Nuestra primera práctica de laboratorio de biología celular (¡madrugar los sábados yupi!), al comienzo de cada clase se realiza un quiz de 10 minutos y ya nos habían advertido que si llegábamos después de las 10:10 a.m. no podríamos presentar el quiz ni hacer la práctica, es decir, par de ceros en la materia por llegar tarde.

Juliana, recordada por esta historia, quedó de pasar por Catalina (que también hace parte del grupo) a las 9:30 y a mí a las 9:35 para ir a la clase. Yo me levanté tarde, como casi siempre, pero a esa hora ya estaba lista. Pasaban los angustiosos minutos y mi amiga no aparecía. La otra integrante del grupo, quien yo suponía que era la más impuntual, ya nos estaba esperando en la universidad, y Juliana no llegaba.

Faltaban 10 minutos para que empezara la clase y yo me estaba volviendo loca, mi prima al verme tan desesperada me regaló un minuto, y después de insistir un rato me contestó Catalina y me dijo que ya estaban llegando a mi apartamento.

Mi alma descansó cuando vi acercarse al carro de Juli, también conocido como “La Amenaza Naranja” o “La Zanahoria Mecánica”; y nos fuimos a toda para la universidad mientras estudiábamos las partes del microscopio para el quiz. La Amenaza Naranja quedó en manos del dueño de un parqueadero cercano a la universidad, y nosotras nos fuimos corriendo para el laboratorio, que como siempre en Unigradas, está a 200 escalones de distancia.

En medio de esta carrera, yo trataba de recordar el número del salón donde nos tocaba clase, y Catalina, nominada al Oscar como mejor actriz de reparto, ideaba la siguiente excusa para justificar nuestro atraso: “Digamos que veníamos temprano y que el carro se nos pinchó en plena circunvalar, y pobrecitas nosotras solas que no tenemos ni idea de cambiar una llanta, que nos tocó llamar al papá de Juli, esperar que llegara a rescatarnos y después nos vinimos en el taxi en que él llegó”.

Llegamos jadeantes al laboratorio a eso de las 10:25, donde obviamente nos encontramos con una puerta cerrada, la otra niña del grupo nos miraba por la ventana haciendo cara de “nos jodimos”. Al rato salió la monitora a decirnos que no podíamos entrar, y nosotras con cara de cachorritos indefensos le contamos nuestra trágica historia, la monitora se conmovió y habló con la profesora Chaparrita * para que nos dejara entrar. ¡Ja, la hicimos!

Ingresamos al salón convencidas de que nos habíamos salvado, una vez adentro Chaparrita nos hizo sentar lo más separadas posible para presentar el quiz, no estaba tan difícil, un poquito memoria y salía. Yo estaba muy concentrada tratando de recordar qué partes del microscopio conforman el sistema óptico, cuando la monitora se me acercó a decirme que por llegar tarde teníamos que responder una pregunta extra. Bueno, no hay problema ¿Cuál es la pregunta?

¿Qué llanta del carro se les pinchó?... Mierda ¡esto sólo me pasa a mí!

Me puse pálida, me temblaban las piernas, pensaba “¿qué hago?”, trataba de mirar a Juli y a Cata, pero estaban muy lejos. Piensa Maria() ¡Piensa!, al final decidí contestar que era una llanta de atrás, pero que no recordaba el lado, así aumentaba las probabilidades ½ * ¼ * ¼ * 3 = juemadre, sigue siendo muy improbable.

Muertas del susto, entregamos el quiz y comparamos nuestras respuestas…
Maria (): llanta de atrás, no dije que lado. (que brillante soy)
Catalina: llanta trasera izquierda (¡bien Cata!, vos y yo conectadas como siempre)
Juliana: llanta delantera izquierda (¡mierda! hasta aquí llegamos…)

Chaparrita nos miraba con odio, nosotras empezamos a hacer la práctica y casi acabando nos impartió un afectuoso regaño delante de todo el salón.

Resultados:
- Nos trataron de mentirosas, y si alguna persona vuelve a llegar tarde al laboratorio no entra sin importar la excusa que presente.
- Por lo tanto, en la clase no es que nos quieran mucho.
- En cuanto a las notas de ese día pudo haber sido peor: 0.0 en el quiz y 3,8 en el informe.
- Juliana nos recoge ahora a las 9:00 a.m. para llegar de primeras a la clase.
- Chaparrita nos tiene entre ceja y ceja, con frases como “¿las niñas ya se van? Como les rinde”, “No es que sea menos azul, sino más transparente, eso pasa cuando hacen las cosas a la carrera”
- Diana, que llegó temprano y no tuvo nada que ver en este bollo, también resultó afectada.
- Chaparrita nos acusó de fraude, insinuó que no hacemos las prácticas completas y copiamos resultados de otras personas, todo porque nos repartimos el trabajo y acabamos rápido.

Moraleja: madruguen, sean puntuales, sean honestos, y en caso de inventar una excusa de por Dios que sea consistente.

*Nombre cambiado para proteger la integridad de la autora.

Etiquetas:

 
Y esto sólo le pasó a Maria() a las 11:26 p. m. | 9 Infelices comentarios
jueves, 8 de marzo de 2007
Pregunta rápida #2
P/: ¿Qué hacía Maria() durante las aburridas clases de pre-icfes los sábados de 7:00 a.m. a 12:30 p.m.?
.
R/: Cosas como esta:


Bah, no es gran cosa, mi nombre.






Pero si se voltea 180 grados...
.



¡Ayyy el amor!
.
.
.
(y el desparche)
.
.
.
.
Ya para despedirme, feliz día de la mujer para mis lectoras, y a todas las blogueras que tengo linkiadas... o sea ninguna, bueno, por ahí Angelita Perversita que es redactora de EL TUMBO, en fin.

Etiquetas: , ,

 
Y esto sólo le pasó a Maria() a las 7:02 p. m. | 6 Infelices comentarios
miércoles, 7 de marzo de 2007
Ciento quince frases sueltas

Apreciados Julius: Producto del desparche extremo, para hoy les traigo oraciones de todos los estilos: reflexiones, recuerdos, muchos dichos que hasta ahora me doy cuenta de la frecuencia con que los uso, maricaditas que sólo entiendo yo, en fin. Lo que se me fue ocurriendo por acá vino a parar.

Si algún blogger bien desocupado quiere copiar la idea, no hay problema, sígase con confianza, pero eso sí, que me citen y que pongan sus propias frases.

La Próxima Cosecha productions presenta:
Ciento quince frases sueltas: comentarios en cursiva

  1. Oiga ¿me va a llevar hasta la casa de su madre?
  2. ¡Ay señor de los Milagros!
  3. Dios no escribió las tablas de la ley, que va, Dios escribió la tabla periódica y cuando se inspiró más escribió las tablas de vapor.
  4. Ese huevo quiere sal.
  5. Si llama el señor del sombrero negro, dígale que no estoy. Mi abuelito, que en paz descanse.
  6. El amor es ciego, sino no me hubiera cuadrado con el niño de los zapatos color “vomito de jugo de mora”.
  7. Hágale don que ahí cabe otro.
  8. Dos soldados y un perro salchicha.
  9. Esta vaina no funfuña. Cami no sé por qué me acordé de eso.
  10. El mundo es un pañuelo, y nosotros unos mocos.
  11. Pa’ enterrártelo cuando quieras mamita.
  12. Como vamos vamos bien dijo el borracho, y lo llevaban cargado.
  13. ¡A luchar por la justicia idiomática!
  14. Trabajar, trabajar y trabajar. ¿En qué? ¿en qué? y ¿en qué?
  15. Un pez que cante que se llame Cleto.
  16. El diablo es puerco Betty.
  17. Cuando caperucita roja encuentre su príncipe azul, van a tener hijos violetas.
  18. ¡Buenas don Chucho (o Pacho)! Mis hermanitos, como me hacen falta.
  19. No tiene nada que ver el culo con las pestañas.
  20. Valle es Valle y lo demás es loma.
  21. Navidad de los pobres, que feliz navidad.
  22. Yo sé cómo me llamo. Y ustedes no, así que de malas.
  23. En Buga había un almacén que se llamaba Arreful.
  24. Ahora ya pusieron Carrefour, como progresa mi pueblito, snif.
  25. Soy libre, soy blogger.
  26. No, es que en realida’ de verda’. Me parece ver a mi abuelita alegando.
  27. Nunca he visto a un verdadero ejecutivo montando en servicio ejecutivo o comiendo almuerzo ejecutivo.
  28. Raff.
  29. Definición del criterio de ingeniero: aplicar la ley de Charles, de charles machete.
  30. Coca-cola mata tinto.
  31. ¿Por qué te juistes y me dejastes y te llevastes la grabadora? Ahora en mi casa todo es tristeza ya no se escucha ni una emisora.
  32. Va pa’l cielo y va llorando.
  33. No me toque que me gasto. Se te quiere flaco.
  34. ¡Oportuncrisis!
  35. Cuando le hagas balance de masa al almuerzo, es señal de que has estudiado mucho para estequiometría.
  36. Mandrú se fue a la guerra, que dolor, que dolor, que pena.
  37. Líbrame señor, de los chistes de ingeniero, y protégeme de los chistes de físicos.
  38. ¡Chicles, chicles!
  39. Se llenó de mocos.
  40. Definición de paseo bugeño: las mujeres se me harán acá y los hombres se me harán acá.
  41. Quien conociera a Maria amaría a Maria ().
  42. Ya era hora que volteara a mirar. Graffiti llegando a mi casa.
  43. Hay que leer.
  44. Juan lleva cinco años con la Cruz a cuestas. Te quiero.
  45. Se despide más que circo pobre.
  46. Paila, candonga, arete.
  47. Algo que odio: señorita, estoy buscando unos zapatos negros talla 38. Ay mi amor no hay, pero si gusta cálcese estos futsias talla 35, ¿no le gustan mami?
  48. Se dio garra gueon. Los rolos como me hacen reír.
  49. Este no se pierde ni la movida de un catre.
  50. Delirio de limpión de cocina: esos tipos a los que les encanta que los traten como a un c…
  51. Más contento que marrano estrenando lazo.
  52. Méndigos chamacos. Arriando borrachos en mi casa.
  53. Esos son los que amanecen flotando en el río Cauca con la jeta llena de moscas.
  54. En la cafetería de mi Universidad todos somos rubios: “siga monito”, “a la orden mona”, “son 2500 monis”.
  55. El ataque del mechón asesino.
  56. El portero de mi edificio sólo sabe decir “Sí ‘eñora” “sí ‘eñor”.
  57. A los borrachos los cuida Dios.
  58. No pueden ver un pobre acomodado.
  59. Tuyo o ajeno, procura que no te falte. Sabiduría de mi madre.
  60. ¡No los botones no!, no mis botones de… gomita.
  61. Muy delicioso, deliciosísimo.
  62. Confunde la mierda con la pomada.
  63. Esa vieja esta más rica que un chorizo. Juan tomándose unas copitas con mi hermano alias “el ternero”.
  64. El cazador de cocodrilos se pasó de la raya.
  65. Es que… se pierde la magia. Saludos a Ka.
  66. Más asustada que monja con retraso.
  67. Aquí va a volar mierda al zarzo.
  68. Creo que mi profesora de inglés le pondría cero a mi profesor de programación.
  69. ¡Que hermosa hueva! –decían- ¡Que hermosa hueva!
  70. ¿De donde te sale tanta caspa? Lo primero que dijo el flaco cuando conoció mi blog.
  71. A mí, a mí, pregúntame, preguuuuuntame.
  72. Sol de azucenas mi Escudo ilumina, Virgen divina su nombre le da. El himno de mi colegio, snif.
  73. Vamos castores vamos, vamos a Belén.
  74. …ica, …ica, nunca te vi tan bonita, de corazón te lo digo: ¿Quieres casarte conmigo? El día que mi hermanito se echó la soga al cuello.
  75. ¡La tengo viva!
  76. ¿Cómo encontrar el amor? Tumbando la gaseosa del niño que te llame la atención, y pagándosela con una bananita de anís. Te quierooooo.
  77. Consíguete una vida. No, tú no Julius.
  78. I’m not your bitch, bitch.
  79. Dios proveyerá.
  80. ¿Por qué tan sobria? Otra perla de mi hermano “el ternero”.
  81. Primero muerto que perder la vida.
  82. Ay, a ver, o sea “jelouuu”.
  83. Hay gente que escribe en mayúsculas por el Messenger ¡Y CREE QUE ESTÁ GRITANDO! El flaco ® 2006, todos los derechos reservados.
  84. Se dice que en Buga, en cada casa hay un bobo amarrado al papayo. Es cierto, yo me volé y me vine para Bogotá.
  85. Dios mío: ¿Por qué me has abandonado? Primer parcial de termodinámica.
  86. Ya la oveja bizca, ya el cordero manco.
  87. Dame C.H.
  88. Más ordinario que mazamorra en bolsa.
  89. Por sécula seculorum. O algo así, frase de abuela que nunca entendí.
  90. Claro, como todo lo del pobre es robado.
  91. La misma gata pero despelucada.
  92. Colombia: ¡a guapachar con la orquesta!
  93. Tiene más cola un paletero en bajada.
  94. Llorarás y llorarás sin nadien que te consuele, así te darás de cuenta que si te engañan duele. Léase con acento muy valluno.
  95. Marica el último.
  96. El que quiera más que le piquen caña.
  97. Cada tiesto con su arepa.
  98. Bill Gates es un pobre pendejo al lado mío.
  99. Al que le gusta le sabe.
  100. Conejo estúpido, Trix es sólo para niños. Family guy.
  101. Parecen compradas en el agáchese.
  102. ¡Quítense que ahí va el espíritu santo!
  103. Movéte ve, pónele rodachines.
  104. A cierto personaje del colegio le decían “mi diosito”, porque no tiene forma.
  105. Peligra la vida del artista.
  106. ¡Run Forrest, run!
  107. Estaba tan bloqueada que si me hubieran preguntado mi segundo apellido, me corchan. Saliendo del primer parcial de termodinámica.
  108. La vaca negra, la noche oscura y yo que no veo.
  109. A mi profesor de biología va a tocar regalarle un saquito, ya parece una foto.
  110. Deje así.
  111. Parecés caído del zarzo.
  112. Bueno, como dijo mi papá: los abandono.
  113. No siendo más el motivo de la presente, me despido agradeciendo la atención prestada. Y no me podían faltar…
  114. En la próxima cosecha mija.
  115. ¡Esto sólo me pasa a mí!

¿Y por qué ciento quince? porque hasta aquí llegó la inspiración (o el desocupe), pero seguro que faltan muchas, ejem, ¡voten por sus favoritas! o si no quieren pues no, aquí no se le ruega a nadie, ni más faltaba

Etiquetas: , ,

 
Y esto sólo le pasó a Maria() a las 8:15 p. m. | 10 Infelices comentarios
martes, 6 de marzo de 2007
Certificado de pobreza
El día de hoy alrededor de las 5:00 p.m., cuando me disponía a ingresar a uno de los edificios de la universidad para mi última clase, fui detenida por una de las personas de portería, quien con cara de no muy buenos amigos revisó el contenido de las pequeñas cajas que llevaba en mis manos. Efectivamente se trataba de mis ventas informales, que por un momento creí que me iban a ser incautadas. La portera me solicitó mi carnet y, con propósitos que todavía desconozco, apuntó mi código de estudiante en su computador; acto seguido me advirtió que dichas ventas están prohibidas en la universidad, y que si deseo continuar ejerciéndolas sin que me sean confiscadas debo dirigirme a la Decanatura de estudiantes y Bienestar universitario y solicitar un permiso especial. Así que aquí está la dichosa carta, para que me den su opinión…

Señores:
Decanatura de estudiantes y Bienestar universitario:

Me dirijo a ustedes con la intención de solicitar un documento que certifique que, a diferencia del 95% de los estudiantes de esta prestigiosa institución, soy pobre, y que me permita retirar de la categoría de ilícitos los negocios informales con los cuales, desde hace algunos meses, ayudo a mi padre con el pago del crédito Icetex ACCES, al cual tuve que recurrir dado el elevado costo de mi matrícula.

Espero por medio de la presente, recibir una respuesta más favorable que la del semestre pasado, cuando presenté una solicitud refiriendo mi actual situación económica y académica con el objetivo de gestionar mi ingreso a su fondo de programas especiales FOPRE que “ofrece apoyo a estudiantes becados cuya situación económica así lo amerite para subsidiar parte de sus necesidades de alimentación, transporte, fotocopias y materiales”, vinculación que me fue negada por la existencia de “casos de mayor prioridad”.

Les pido adjunten con el certificado la explicación de que tipo de Malestar universitario, aparte de unas cuantas caries dentales, pueden generar mis ventas que no superan las 80 cajas de chicles, 25 unidades de halls y 3 pares de aretes semanales, de los cuales mis principales clientes son mis amigos, que lo hacen más por colaborarme que por masticar gomas sintéticas inútilmente.
Me despido agradeciendo de antemano la atención prestada.

Atte:

Maria ()
Pd: ¿Será que esto sólo me pasa a mí?
..
Update (7 de marzo 6:00 pm) :

Bueno, les cuento que esta mañana con mis cajitas en la mano, me fui para la Decanatura de estudiantes y Bienestar universitario, allí me atendió una secretaria queridísima ella; la escena fue más o menos así: le digo “señorita, ¿con quien tengo que hablar para poder vender cosas adentro de la universidad?”, la secretaria sin levantarse de su puesto mete que grito a la oficina del lado: “¡Dra. X!, ¿verdad que adentro de la universidad no se puede vender nadaaaa?”. La Dra. X, la misma que me recibió el semestre pasado mi solicitud para el FOPRE, responde desde su escritorio “¡Nooooo, no se puede!”.

“Señorita, pero es que ayer me dijeron que viniera a hablar aquí para pedir el permiso”. A lo que la simpática secretaria me contesta “ah no, yo no sé, si quiere puede ir a hablar con la Dra. Y".

Con mi paciencia agotándose entro a la oficina de la Dra. Y y le repito mi pregunta, obteniendo una respuesta menos alentadora que las anteriores, resulta que el consejo directivo de la universidad decidió para este semestre, aparte de ponernos entradas tipo Transmilenio, cambiar los carnets por unos más caros y comprar dos tipos de paraguas para los porteros, prohibir cualquier tipo de venta al interior del plantel, esto debido a la reciente “proliferación” de los negocios informales (¿uh?). Por último la Dra. Y, se despide de mí de la siguiente manera, mientras señala mis infelices cajitas: “de pronto puede pedir la autorización más adelante, por ahora guarde eso, porque la próxima vez que la veamos se lo vamos a decomisar”.

Agh, no sé que hacer, tal vez debería ser la niña obediente que criaron mis papás y olvidarme de este asunto. Pero por otro lado, ellos también me enseñaron a ser responsable, a valerme por mí misma, y es que a mí nadie me está obligando a vender maricaditas, cosa que, dicho sea de paso, a veces resulta un poco incómodo. Lo hago porque quiero, porque decidí ayudarle a mi papá y quitarle por lo menos una de sus angustias. Me parece suficiente con que la universidad me ponga mil obstáculos para conseguir una beca o un subsidio, como para que ahora me digan que estoy haciendo algo ilícito, por Dios, yo no le estoy haciendo daño a nadie con esto…

Etiquetas: , ,

 
Y esto sólo le pasó a Maria() a las 8:58 p. m. | 8 Infelices comentarios
lunes, 5 de marzo de 2007
Mi nick ()
Estimados Julius: cómo habrán notado ¡estoy estrenando cajita!, así que si gustan pueden dejarme su infeliz mensaje después de la señal. En los próximos días (o cosechas) también espero poner mis infelices links.

A propósito, me llegó por la cajita una pregunta que estaba esperando:

FreeWill: La foto de tu perfil es un lunar?

Amigo opinador: que bueno que lo preguntas, hace días estaba por hablar de eso.

La Próxima Cosecha productions presenta:
Historia de mi infeliz nick ():

En mi curso de algoritmia y programación orientada a objetos 1, mejor conocido como APO, me enseñaron que en Java para declarar un método se deben definir los parámetros del mismo, escribiéndolos entre paréntesis después del nombre del método. En caso de que el método en cuestión carezca de parámetros, se deben dejar los paréntesis vacíos.

Decir que Maria no tiene parámetros sería una gran mentira (además de ser demasiado geek), ya que por más rebelde que se autoproclame una persona siempre seguirá algún parámetro, aunque sea el propio; aparte yo soy lo más alejado de una niña rebelde.

Pero eso de los parámetros nada tiene que ver con mi nick ¿Entonces todo lo anterior para qué? carreta no más, porque la semana pasada estudiando para APO me puse a pensar que si mi nick fuera un método no tendría parámetros, ejem, ¡ya Julius!, no te duermas, prometo no seguir hablando de Java.

Ahora sí, la explicación real, que es una verdadera bobada. Resulta que hace poco me apareció una manchita en forma de ojo en mi mano izquierda, y no sé, pues me gustó mucho y además se puede dibujar con paréntesis (). Dicha mancha, que medio se puede distinguir en la foto de mi perfil, no es cicatriz, ni es lunar, ni quemadura con químicos, ni nada de eso… ole ¿será cancerígena?

Cómo ya lo había dicho antes, la creación de este pseudo-blog fue un acto impulsivo y todo aquí fue improvisado. Ese día, cuando llegué al espacio de “Mostrar nombre” lo primero que se me ocurrió fue Maria, porque así me dicen mis amigos, lo único es que dicho nombre es un poquito común, entonces para que quedara diferente le puse mi manchita dibujada con paréntesis.

Y ya pues, eso es todo, y quedó más larga la historia que nada tenía que ver en esto.

Etiquetas: ,

 
Y esto sólo le pasó a Maria() a las 10:59 p. m. | 3 Infelices comentarios
domingo, 4 de marzo de 2007
Mi primer meme
Si señores, ya se prostituyó este pseudo-blog con un meme, cosa que no se verá muy seguido por acá, pero este me pareció interesante porque se trata de libros, y para mí no hay mejor regalo que un libro.
Descaradamente copiado y pegado del blog del Ciudadano Ka-lidosísimo:
La tarea:
  1. Coja pues, el libro más cercano.....
  2. Vaya a la página 123
  3. Qué más.....muestre a ver:
  4. Busque la quinta oración (absténganse padre nuestro, ángel de la guarda y Dios te salve)
  5. Copiar las tres siguientes líneas y
  6. Publicar el nombre del libro y del autor.

Ahí va pues:

Aureliano comprendió las desventajas de la oposición. "Si yo fuera liberal -dijo- iría a la guerra por esto de las papeletas." Su suegro lo miró por encima del marco de los anteojos.

-Ay, Aurelito -dijo-, si tu fueras liberal, aunque fueras mi yerno, no hubieras visto el cambio de las papeletas. (Gabriel García Márquez . Cien años de Soledad.)

Nota: el libro más cercano que tenía era The Hiker’s Guide to the Galaxy, que lo empecé a leer ayer, pero sólo llega a la página 121, esto sólo me pasa a mí...

Por último, dizque toca pasárselo a alguien, yo se lo hubiera pasado a FreeWill y a Ka, que son los únicos "blogs amigos" que tengo hasta ahora, pero ellos ya lo hicieron así que este meme encontró un callejón sin salida, pobre.

Etiquetas:

 
Y esto sólo le pasó a Maria() a las 1:39 p. m. | 3 Infelices comentarios
sábado, 3 de marzo de 2007
El ataque de la cucaracha capitalina
Esta es la legendaria historia de tres valientes (pffft) amigas llamadas Diana, Juliana y Maria (), que un viernes como cualquier otro decidieron salir de sus casitas a disfrutar de una comida sencilla y una película en cualquier centro comercial.

La comida muy rica y la película muy interesante, pero eso sí, más larga que la cuaresma. Pasada la medianoche, un poco cansadas y conscientes de la clase del sábado por la mañana, llegan a la casa de Juliana, y antes de pedir el taxi que llevará a Diana y a Maria () a sus respectivos apartamentos, se sientan a tomar agua y hablar carreta en la cocina.

Diana: Buena la película.
Juliana: Sí, pero es mejor el libro.
Maria (): Pues a mí me da lo mismo, porque soy una inculta que nunca había oído hablar de la película, y mucho menos del libro. Pero ya me dieron ganas de leérmelo.
J: Yo te lo prestaría, pero mi hermana se lo llevó.

En ese momento, aparece en escena un animal repugnante, aterrador, horriplante, caminando como Pedro por su casa en el mesón de la cocina y mirando fijamente a Diana, con su fisonomía amenazante.

D: ¡Juli, cucaracha!
J: ¿Dónde? ¡No, yo lo tengo fobia a esos bichos!

Juliana es la primera en salir corriendo de la cocina, seguida por Diana. Maria (), que creció en una finca, sigue sentada en su puesto burlándose de sus amigas citadinas.

M (): Ay niñas, si está chiquita.
J: Yo nunca había visto una cucaracha en mi cocina, va a tocar fumigar.
D: Bueno ¿Quién la mata?
J: Ustedes, que son de tierra caliente y están acostumbradas.
D: Yo ni loca.
J: Entonces que la mate Maria () si es tan valiente.
M (): No, hasta allá no llego, yo no les corro pero tampoco soy capaz de mandarles el zapatazo.
D: ¿Entonces que hacemos?
J: No, yo voy a despertar a mi papá.
M (): Eso, reforcemos la idea de que las mujeres somos unas gallinas.

Mientras tanto, la alimaña salida del infierno, que no le presta la más mínima atención a sus indefensas víctimas, se divierte explorando el mesón, hasta que encuentra un compartimiento que le parece muy confortable para pasar la noche. Maria () sale de la cocina para seguir hablando con sus amigas en la sala.

D: Mira que cuando yo vivía en Neiva, una vez se me trepó una cucaracha por la pierna…
M (): No, mi casa en Buga parece el apartamento de Joe. ¿Y has visto las cucarachas de agua? esas que son enormes con una caparazón durísima…

La conversación continúa por el estilo y no hace otra cosa que espantar más a Juliana.

J: Ay no, yo no voy a poder dormir si no la matan. En serio voy a despertar a mi papá.
M (): No, vení yo la mato.
J: Bueno, el baygon esta en el cuarto de ropas.
D: A ver ¿le vas a echar baygon al cajón de los vasos?
M (): Ni modo, tocó con el zapato.

Tratando de aparentar seguridad, resuelta a cometer el primer cucarachicidio de su vida, Maria () entra lentamente a la cocina y con mucho cuidado abre cajón donde se le vio por ultima vez. Siente que algo le toca el zapato, y suelta pequeño grito de pánico asustando a las otras dos niñas que la observan desde la puerta, para después darse cuenta de que era su pantalón el que le había rozado el pie, sonriendo les dice: “es que esto sólo me pasa a mí”. En el cajón sólo hay vasos de todos los tamaños, colores y estilos, pero ni rastro del insecto fugitivo.

M (): Nos demoramos mucho, ya se voló.
J: No, busca bien porfa.

La búsqueda exhaustiva por todos los cajones del mesón no arroja ningún resultado, y resignada, Juliana pide un taxi para sus amigas. Al día siguiente les cuenta que al final despertó a su papá pero que este no le prestó atención.

Cuidado: ese desagradable animal sigue suelto. Podría estar en tu cocina en este momento…

Etiquetas:

 
Y esto sólo le pasó a Maria() a las 5:49 p. m. | 4 Infelices comentarios
Puro cuento
Bueno, hace muchos años (¡no pues tan vieja yo!) que no escribo un cuento, pero ando medio inspirada, entonces a ver cómo me sale.

La Próxima Cosecha productions presenta:
El anillo

Conocí a Miguel Ángel cuando el paso de los crudos años empezaba a hacerse notar en su rostro melancólico. Nos presentó Carolina, una amiga en común, y fue el comienzo de una amistad descomplicada y leal, de memorables domingos en los que muchas veces nos sorprendió el amanecer comiendo crispetas con coca-cola y hablando, sólo conversando, desde los temas más triviales hasta los interrogantes más profundos de cada uno.

Miguel era un hombre un tanto extraño, callado, pensativo, yo diría que sólo lo oí reír un par de veces. La primera impresión que tuve de él fue la de una persona cerrada, incluso arrogante, pero esa imagen cambió totalmente poco tiempo después. Nunca lo vi vestido de un color que no fuera oscuro, es más, creo que tenía, si mucho, cinco camisas distintas. Pero lo más raro es que siempre usaba un anillo en el dedo meñique de su mano derecha, era perfecto, no se parecía a cualquier joya que yo hubiera visto antes, la ausencia de brillo revelaba su antigüedad, al igual que los rasgos en la cara de Miguel. Era en extremo delicado como para pertenecer a un hombre; me inquietaba demasiado pero no me atrevía a indagarle, porque Caro me había advertido que el anillo envolvía una amarga historia.

Un domingo en su casa, cerca de las tres de la mañana, me pudo más la curiosidad que la prudencia y ahí empezó una conversación que recuerdo palabra por palabra…
–Oye, ¿por qué siempre llevas ese anillo? – le pregunté tomando su mano derecha.
–Es una larga historia –me dijo – se trata de una mujer hermosa, la única a la que he amado. Se llamaba Laura, la conocí cuando entré a la universidad y me hechizó desde el primer momento. Al principio ella no me determinaba, pero insistí tanto, que un buen día aceptó salir conmigo. Dos meses más tarde ya éramos novios, yo no lo podía creer.

Miguel se detuvo, bajó la mirada y cerró los ojos un momento, como tratando de sacar a flote lo que durante tantas noches había tratado de reprimir.
–Si quieres hablamos de otra cosa – murmuré.

Pero él no me escucho, o aparentó no hacerlo, sacó la billetera de su bolsillo, la abrió y me entregó una foto. Era en efecto una mujer hermosa, de facciones finas y ojos claros, su cabello rubio le llegaba hasta los hombros, enmarcando un rostro entre inocente y misterioso.

–Viví junto a ella los mejores momentos de mi vida. Peleábamos, claro, pero fuimos admirados como una pareja muy estable. Al terminar la universidad tuve la fortuna de encontrar un muy buen trabajo, así que con los ahorros de ambos y un préstamo que pedí, compramos un pequeño apartamento y nos fuimos a vivir juntos, después ella también comenzó a trabajar. No sé cómo explicarte la dicha que yo sentía por esos días, no me cambiaba por nadie, en menos de una semana entendí que no tendría que mirar a otra mujer nunca más, que había encontrado la persona con la que quería envejecer.

Por un instante pude ver una sonrisa dibujándose en sus labios, y la ilusión volviendo a él como si no hubiera pasado un solo día desde los hechos lejanos que ahora me narraba.

–Yo estaba resuelto a casarme con Laura – continuó – y cerca del lugar donde trabajaba funcionaba una joyería. Un día, a la hora del almuerzo, pasé por el sitio y me detuve en la vitrina a observar los anillos, sin hallar ninguno que me llamara la atención. Al día siguiente regresé, me atendió el hijo del dueño, su nombre era Esteban y muy amablemente me enseñó cada anillo con lujo de detalles, pero ninguno llenaba mis expectativas. Y así pasaron varios meses, yo iba casi todos los días a la hora del almuerzo, y Esteban me mostraba las últimas argollas que su padre había elaborado. Con el tiempo llegamos a ser muy buenos amigos, nos encontrábamos para comer juntos y después ir a la joyería a continuar la búsqueda de mi anillo de compromiso. Alguna vez le mostré la foto de Laura, esta que todavía cargo en mi billetera, y sólo así entendió mi indesición, me dijo que ante una mujer tan bella, cualquier joya resultaría poca cosa. Un día me propuso que diseñara mi propio anillo, con su asesoría, claro. Por culpa de mi perfeccionismo la labor nos tomó otros seis largos meses, yo no conocía nada acerca del tema, pero el resultado fue increíble. ¿No te parece?

–Totalmente – le dije. Contemplé durante un largo rato la joya en su meñique, era de plata, con un pequeño diamante en el centro rodeado por lo que parecía ser una delicada enredadera plateada, dos brillantes ubicados al lado de está figura remataban la hermosa sencillez de su diseño.

–El mismo día que Esteban fue a buscarme a mi oficina para entregarme el anillo, Laura perdió su trabajo, por eso decidí que no era el momento adecuado para una propuesta de matrimonio, y lo guardé en un cajón de mi escritorio. No sé muy bien porqué pero después de eso, perdí el coraje para pedirle que se casara conmigo, todos los días me levantaba pensando “hoy si lo haré” pero llegado el momento los nervios no me dejaban pensar, ni mucho menos hablar. Algunas veces ella me preguntaba que me estaba pasando, y yo le contestaba con una sonrisa, y todo seguía igual. Fueron dos extensos años de ansiedad, ensayando frente al espejo lo que le diría, sacando el anillo de mi escritorio en la mañana, para en la noche volverlo a guardar, y sosteniendo largas charlas con Esteban en las que intentaba llenarme de ánimos para dar ese tan aplazado paso.

–¿Dos años? – exclamé – ¡Estabas muy loco!
–Loco no, cobarde, y lo sigo siendo. Pero la valentía para acabar con esa espera no me llegó por parte de mi amigo, me sorprendió un día cualquiera sentado en mi oficina. Veinte de marzo, nunca se me va a olvidar, salí corriendo sin avisarle a nadie, me monté en el carro, lleno de miedo y adrenalina, y la distancia hasta el apartamento se me hizo eterna.

–¿Y que te dijo?
–No lo sé, nunca le pregunté. Al llegar a nuestro apartamento la encontré con Esteban, haciendo el amor en nuestra cama. No dije nada, mi mente estaba en blanco, sólo tomé el anillo y me lo puse en el dedo pequeño. Laura lloraba como loca, me decía que todo había sido un error, que lo nuestro no podía terminar así, pero yo sin siquiera mirarla salí de ahí lo más rápido que pude. Tiempo después alguien me contó que Laura y Esteban se habían casado, que seguían viviendo en nuestro apartamento, y que Laura trabajaba con él en la joyería.

Una lágrima descendió por la mejilla de Miguel, mientras los primeros rayos del día entraban por la ventana. Yo estaba sorprendida por todo lo que acababa de escuchar, entonces le repetí la primera pregunta que le había hecho.

–¿Y por qué siempre llevas el anillo?
– Porque cuando uno decide aferrarse al pasado, tiene que aprender a cargar con él.

Desde ese día nuestra amistad se fortaleció aun más, pero a mí me quedó el amargo sabor de la historia más triste que he conocido, y un gran cargo de conciencia por preguntar lo que no debía.

FIN

Basado en un hecho casi real, el tipo sí se demoró un año escogiendo el anillo, y lo tiene comprado desde hace dos, pero espero que su historia no tenga un final tan trágico. Y entonces ¿será que mejor me quedo estudiando ingeniería?

Etiquetas:

 
Y esto sólo le pasó a Maria() a las 2:34 a. m. | 5 Infelices comentarios
jueves, 1 de marzo de 2007
Clasificados de la próxima cosecha
Se vende:

Blog de segunda mano, en excelentes condiciones, sólo tiene dañado el opinador. Por favor no lo compren, mejor déjenle muchos mensajes para que se aburra de las vacaciones.

Compro:

Despertador marca ACME, que en lugar de sonar a la hora programada, encienda la luz, abra las cortinas, me quite las cobijas, me saque de la cama y me empuje hasta la ducha.

Vendo:

Chicles: a $200 la cajita
Halls: a $100 la unidad.
Aretes: a $5000 el par, $9000 los dos pares, modelos originales, diseñados y elaborados por esta servidora.
Motivo: pro-paseo de mi nieto a Calima en el 2065.

Cambio:

40 monedas de $50 por un billete de $2000, nuevo o viejo, no importa.
Motivo: vender chicles deja mucha menuda.

Cambio:

Apartamento en la circunvalar por uno que quede sobre la séptima, 2 habitaciones, sala comedor, 2 baños, excelente ubicación (2615 metros más cerca de las estrellas).
Motivo: esa subida no es pa’ mí.

Compro:

Televisor, de segunda, hasta de tercera, a color o blanco y negro, del tamaño que sea.
Motivo: es que esto de llamar a mi mamá para que me cuente la novela no es nada rentable, ni entretenido.

Busco:

DVD’s de Lost, preferiblemente en español catalán, capítulos dispersos y temporadas incompletas.
.
Vendo:
.
Audífono izquierdo marca Genius, ligeramente vuelto mierda por la tierna caricia de la zuela del zapato de un compañero de clases.
Motivo: ¡Esto sólo me pasa a mí!

AVISO IMPORTANTE:

A quien haya perdido un billete de $200 en las calles de la ciudad de Buga, por allá en el año 1995, se le informa que el billete se encuentra en St. Catharines, Canadá, donde Camila Escobar esta esperando a su propietario para devolvérselo.

Etiquetas: ,

 
Y esto sólo le pasó a Maria() a las 4:22 p. m. | 7 Infelices comentarios