sábado, 28 de abril de 2007
Valiosas conclusiones
El jueves pasado presenté la última práctica de laboratorio de química de toda mi carrera (snif), así que después de cuatro semestres de química, quiero compartir con ustedes mis valiosas conclusiones:

  • La plancha de calentamiento funciona mejor si está conectada.
  • La ducha lavaojos no sólo sirve para accidentes en el laboratorio, también es un excelente despertador, sin embargo su uso puede generar algunos efectos secundarios como un dolor de cabeza intolerable.
  • A pesar de que parezca muy divertido, jugar con los imanes del agitador magnético (unos 100.000 pesos) puede no ser una muy buena idea.
  • La temperatura al interior de las instalaciones del laboratorio en un día lluvioso se puede modelar con la siguiente fórmula:

T = n * t ˆ ½

Donde T es la temperatura en ˚C, n es el número de estudiantes al interior del laboratorio (que oscila entre 15 y 30) y t es el tiempo en horas.

Por ejemplo, un jueves cualquiera después de una hora de trabajo la temperatura es de aproximadamente 30 grados.

  • El ácido salicílico no es lo mismo que el ácido acetil salicílico, y medir la concentración de ya no me acuerdo cuál de los dos en una aspirina no es tan sencillo como parece.
  • El color "río Bogotá" aunque describe a la perfección la tonalidad de algunos precipitados, no es un color aceptable para un informe serio.
  • El hidróxido de sodio (NaOH) en una alta concentración puede causar ciertas molestias al contacto con las manos (por molestias entiéndase un ardor insoportable). Por otro lado el nitrato de plata (AgNO3) deja una hermosa mancha negra que desparece una semana después.
  • Si no usas los guantes de laboratorio, te van a caer reactivos como los mencionados en el punto anterior, pero si los usas, al momento de lavar el material de vidrio vas a quebrar alguno(s) y ahí te darás cuenta de que tu grupo de trabajo no era tan unido como creías.
  • Debido a su volatilidad y composición, los solventes utilizados en las prácticas de química orgánica pueden cuasar efectos secundarios en los estudiantes (qué traba la de ese día jeje).
  • Por lo anterior se recomienda dejar tapadas las botellas de los solventes y trabajar en la cámara de extracción, la cual también funciona mejor si está prendida.
  • En inorgánica aprendimos que algunas reacciones pueden dar lugar a olores desagradables, a los cuales es inmune la persona que esté realizando el experimento, esto se debe a que, según las palabras del estudiante en cuestión: ¿usted cuándo se ha quejado de sus propios gases?
  • La figura de la derecha corresponde al espectro infrarrojo de “vaya uno a saber qué compuesto”, dicen que con esos dibujitos uno puede determinar la composición de cualquier compuesto orgánico, y digo yo que esos benditos dibujos sólo los entiende el que se inventó el equipo.
  • Para efectos espectrofotométricos la Sprite y la 7Up son lo mismo, si se va a analizar una muestra de 50 mL el estudiante puede tomarse el resto de la botella, pero esto debe hacerse preferiblemente antes de calentarla y agregar ácido clorhídrico.
  • Este semestre demostramos que las tabletas de vitamina C que se consiguen en el mercado tienen un porcentaje peso a peso de ácido ascórbico de 750%, es decir que por cada gramo de pastilla hay 7.5 gramos de vitamina C, es eso o cometimos algún error insignificante durante la práctica.
  • Los rotos y manchas en una bata de laboratorio son directamente proporcionales al conocimiento y experiencia del dueño, por eso en este momento puedo afirmar que estoy orgullosa de mi bata.
  • Por último, el profesor se aburrió de nuestros nombres y nos asignó unos nuevos: Carlos David “el catalizado” González, Juan Felipe “el titulado” Rodríguez y Maria() “la milagrosa” Cruz.
Imágenes fusiladas de acá y acá.

Etiquetas: ,

 
Y esto sólo le pasó a Maria() a las 5:21 p. m. | 14 Infelices comentarios
viernes, 27 de abril de 2007
Angelitos
Si yo les digo que hoy les quiero hablar de los angelitos ¿en qué piensan? Seguramente en seres sobrenaturales, o en esa imagen renacentista de niños rechonchitos semidesnudos, con alas de suaves plumas en sus espaldas y una coronita dorada levitando sobre sus cabezas...
.


Pues no, les cuento que los angelitos no son como los pintan, los angelitos son así:




Los angelitos habitan entre nosotros y se les conoce como “niños especiales”.

¿Especiales?

Mucho más que especiales, son personitas hermosas, dueños de un alma tan pura que no conoce sentimientos negativos como envidia, odio, egoísmo y deshonestidad; porque en sus corazones sólo hay espacio para la ternura, y amor es lo único que se puede sentir por ellos, aunque algunas personas confundan ese amor con una equivocada lástima, sin darse cuenta de que ya quisiéramos nosotros tener una conciencia tan limpia como la de estos niños.

Pues bien, escribo esto porque hoy hace 12 años, esta angelita preciosa llamada Daniela llegó a nuestra familia para compartirnos un poquito de esa ternura infinita que Dios le regaló. Desde aquí quiero mandarle un abrazo enorme de cumpleaños a mi Dani, y de paso a Alejandro, su hermano mayor (angelito divino, te adoro) y a sus papás, los mejores padres del mundo, después de los míos claro.

Tata: no sabes cuánto te admiro como mujer y como mamá, por favor léele este mensajito a mis niños y diles que la prima Maria los extraña y los quiere muchísimo.

Acabo de descubrir que cuando me pongo sentimental se me alborota el diminutivo…

Etiquetas: ,

 
Y esto sólo le pasó a Maria() a las 11:22 a. m. | 3 Infelices comentarios
miércoles, 25 de abril de 2007
Yo también puedo ser geek

Hace un tiempo mi amigo Pendiolo publicó unas impactantes imágenes del kamasutra geek y me delegó la versión femenina de las mismas, a lo que yo respondí:
ole ¿y por qué yo? Señor de los Milagros, todo yo…
.

Pues esa misión se me hubiera olvidado por completo si no fuera porque tengo el novio más geek del universo, que me envió la semana pasada una imagen que, según él, no recuerda dónde la consiguió*, pa’ mí que la hiciste vos, desocupado jaja.

Todos los ingenieros electrónicos están cortados con la misma tijera ¿cierto?, por eso te amo mi Juan.

Bueno Julius, ustedes en este blog se divierten fácil y barato, es por eso que hoy les quiero dejar la siguiente tarea: propongan nombres para la foto, Pendiolo y yo escogemos el más original y el ganador recibirá… ehhhh, esteeeee, mmmm, ejem ¡una espectacular Fruna de limón!**

Y para que se animen aquí les dejo el nombre que se me ocurrió a mí.

Maria() propone: “Sin oponer resistencia”.

* Acabo de encontrar la fuente, más imágenes acá, qué gente tan degenerada y falta de oficio jaja.
**Aplican condiciones y restricciones: el sabor de la Fruna puede variar y el premio no incluye gastos de envío.

Etiquetas: ,

 
Y esto sólo le pasó a Maria() a las 7:54 p. m. | 15 Infelices comentarios
martes, 24 de abril de 2007
Calamar que se duerme… se le pierde su carnet
Un resumen de mi travesía por un nuevo carnet, pero con el maestro Calamaro cantándome al oído se me hizo mucho más llevadera. Nota: si usted no tiene ni la más mínima idea de quién es Andrés Calamaro: 1). No sabe de lo que se pierde. 2). No va a entender el post.

Todo empezó el viernes por la tarde cuando después de vaciar la maleta un par de veces, preguntar a los vigilantes y en la oficina de objetos perdidos me hice a la idea de que debería tramitar uno nuevo -Estoy vencido porque el mundo me hizo así, no puedo cambiar- de ahí hasta hoy he dicho “esto sólo me pasa a mí” tantas veces que ya perdí la cuenta.

Ayer por la mañana volví a objetos perdidos con la inútil esperanza de que alguien se hubiera compadecido de mí y lo hubiera entregado, pero nada. -En el fondo es tan hondo mi dolor porque me voy y no se puede cambiar de corazón (carnet) como de camisa sin perder la sonrisa-
.
Acto seguido en la oficina del lado bloqueé mi carnet porque uno nunca sabe qué pueda pasar si se lo encuentra algún malintencionado -Alta suciedad, basura de la alta suciedad, no se puede confiar en nadie más.-
.
¿Bueno y ahora? Al departamento de policía a poner el denuncio, pero primero rogar para que me dejen salir -Déjame atravesar el viento (la puerta) sin documentos, que lo haré por el tiempo que tuvimos.- Llegué a la estación y estaba hasta las… llenísima, después de una fila de 15 minutos “Sí, buenas, sería tan amable, para poner un denuncio de pérdida de documento” a lo que el simpático policía me contestó señalando un letrero por encima de él: “Para denuncia por pérdida o robo de documentos comprar primero el formato en las papelerías del sector” ay por favor -No me lastimes con tus crímenes perfectos.-

Compré el formato y me encontré una amiga con la que fui a almorzar. Volví a la estación a poner la denuncia y resulta que el fulano encargado de firmarlas se había ido a almorzar y volvía a las 2, -Voy a perder la cabeza por tu amor… Yo no soy la ola que golpea la roca, soy de carne y hueso.-

Volví a las 2, pero a las 2 de hoy jeje -Siempre seguí la misma dirección, la difícil la que usa el salmón- formato en mano hice la cola que esta vez no estuvo tan larga, llené los datos necesarios y el fulano firmó eso sin siquiera mirarlo. Siguiente parada: oficina de admisiones y registro, una fila medianamente soportable todo gracias a mi buen mp3 -Soy el soldado de tu lado malvado y el comandante de tu parte de adelante- ¿Y la parte de adelante qué tiene que ver aquí? Pues nada, que me encanta esa canción y me la dedicó mi Juan. Cargando con mi sonrisa de idiota me acerqué a la ventanilla “Buenas, para sacar una copia del carnet, mire aquí está el denuncio” “Claro monis, lléneme este formulario, ¿paga con tarjeta?” Después de teclear mi clave la pantallita del datáfono me mostró mi peor pesadilla: “Fondos Insuficientes” Ay papá Te quiero, pero te llevaste la flor (plata) y me dejaste el florero (sin fondos).- Ni modo, tocó ir a pagar al banco que queda en la porra.

Entonces… -Voy a salir a caminar solito, sentarme en un parque a fumar un p…- ¡ole!, ¿qué dijeron? No señores, yo no le jalo a eso. Llegué al banco, y pues otra vez la misma historia -No me gusta esperar pero igual te espero- pagué los 16.000 pesitos del alma que me costó la gracia y me fui otra vez para admisiones. Bajo el burlón mirar de las estrellas (secretarias) que con indiferencia hoy me ven volver.- Pero por fin, ¡lo logré! mañana por la tarde ya tendré mi nuevo carnet, bueno, eso si no me pasa una de esas cosas que sólo me pasan a mí. -Me gustan los problemas, no existe otra explicación.-

Bueno -todo lo que termina, termina mal, poco a poco, y si no termina se contamina más…- Osease que este cuento se acabó.

PD: ¿Qué si se escribe carné o carnet? Pues resulta que las dos son válidas y yo prefiero la segunda, porque cuando voy a entrar a la U y veo el letrerito de "estudiantes sin carne" (así, sin tilde) siento que me están diciendo flacuchenta, lo cual aplicará para el 75% de las estudiantes (rolas tenían que ser) pero no para mí.

Ahí se ven...

Etiquetas:

 
Y esto sólo le pasó a Maria() a las 11:41 a. m. | 11 Infelices comentarios
lunes, 23 de abril de 2007
Presiento que este no será un buen día
¿Por qué? Porque un buen día no empezaría así:

Abro los ojos: acaba de sonar el despertador por primera vez. Cierro los ojos.
Abro los ojos: suena la segunda alarma, está saliendo el sol, a la próxima me levanto. Cierro los ojos.
Abro los ojos: la última alarma, 6:30 a.m. bueno, a bañarse. Cierro los ojos.
Abro los ojos: ¡mierda me quedé dormida!, 7:30 a.m. esto sólo me pasa a mí

Tuve que bañarme contra reloj, embutirme el desayuno, alistar las cosas a la carrera y figuró irme en taxi para alcanzar a llegar. Por la circunvalar no pasa ni uno vacío, bajemos a la quinta, paso la calle y detrás de mí suena: ¡frenón de carro, pum, perro chillando! Jueputa, todavía no puedo sacarme esa imagen de la cabeza.

Por fin un taxi, voy tardísimo, y para retrasarme más tengo que entrar por otro lado porque boté mi carnet el viernes. Sí buenas, ¿pa’ lo del moderno y costoso súper sistema de ingreso?, el remedo de cajero automático me saca canas de todos los colores y cinco minutos después me entrega un papel con un código de barras que me permitirá la entrada, eso soy para esta universidad: un número más. Pero ahorita no estoy para reflexiones, tengo que entregar el libro de estequio en la biblioteca y subir corriendo a clase.

Sí buenas, ¿pa’ lo de la entrada a la biblioteca? “Monita, si no tiene carnet no la puedo dejar ingresar” “Ay mira, sólo voy a entregar este libro y salgo” “No monis, tiene que ir a la dirección de bibliotecas y blablablablabla” “Bueno, gracias” Joder, si no consigo a alguien que me entregue el libro antes de las 10 me van a poner multa, bueno, eche pa’ la clase.

Sí buenas, ¿pa’ lo del ascensor? Está en el quinto piso, pero prefiero esperar que subir por las escaleras. A ver gente linda de los Andes: ¿Qué parte de “capacidad: 8 personas” no entienden? Epa, me tocó el ascensor lechero, para en cada piso, y en cada parada se trepan más estudiantes nooo.

Listo por fin en el salón, 10 minutos tarde, pensé que sería peor, entro para darme cuenta que el monitor no llegó, por lo tanto no hay clase, ahora sí lo digo con todo el sentimiento: ¡Esto sólo me pasa a mí!

Ahora son las 10:51 a.m., un amigo me hizo el favor de entregar el libro, estoy tratando de hacer el proyecto de programación que tengo que entregar el miércoles, pero lo veo tan claro como si estuviera escrito en arameo antiguo, mi única esperanza se fue para la biblioteca a hacerme un favor y se desocupa a las 3, prometió que me iba a explicar, ojalá le entienda alguito y pueda terminar esta cosa. La tarea de estequio para entregar al mediodía está incompleta, sigo con gripa, tengo frío y mi Juan no me contesta el celular y sólo falta que me cague un pájaro…

Presiento que este no será un día muy bueno, espero equivocarme, con permiso, voy a seguir programando...

Etiquetas: , , ,

 
Y esto sólo le pasó a Maria() a las 11:02 a. m. | 13 Infelices comentarios
viernes, 20 de abril de 2007
A lo Max Enriquez

Sí yo sé, ese man no le pega ni al pronóstico del día anterior, pero es que no se me ocurrió el nombre de ningún otro meteorólogo, de hecho no creo que haya muchos meteorólogos en Colombia.

Ejem, bueno, a lo que vinimos:

La Próxima Cosecha productions (en un afán por prestar un infeliz servicio a los lectores que vienen a perder su valioso tiempo), presents:

Ideam-do el pronóstico del tiempo

Bogotá, DC.

Para el día de mañana se espera que siga lloviendo como hoy (osea p…amente), esto debido al inclemente fenómeno del Niño, la Niña y con este climita yo creo que hasta los Papás. Se pronostica que la temporada de lluvias se extenderá hasta mediados de junio, es decir, cuando Maria() salga a vacaciones y abandone la ciudad.

Durante la próxima semana tendremos fuertes precipitaciones con posibilidad de granizo y hasta nieve, especialmente en la zona de la universidad de los Andes, exceptuando obviamente los días en que Maria() se acuerde de llevar el paraguas y se ponga su chaqueta popocha*, para dichos días se espera un sol espectacular y ni una nube en el cielo.

A la ciudadanía capitalina se le recomienda alistar las piraguas, digo, los paraguas, y si son católicos que vayan a misa este domingo para que el segundo diluvio universal nos coja confesados.

Las nubes negras se extenderán hasta nublar la suerte de Maria(), quien en el día de hoy perdió su carnet de la universidad y esto sólo le pasa a ella. El Ideam afirma que hay un 80% de probabilidad de que no lo encuentre y le toque sacar uno nuevo.

Última hora: doña Patricia, corresponsal en la ciudad de Buga (Valle), nos informa que por allá el pronóstico también está pasadito por agua, al pedirle un consejo acerca de la situación nos responde: “Mijita, saque platones porque van a llover hasta maridos**” “Y cúbrase el pechito porque se le va a empeorar esa gripita”.

* Popocha: dícese de la chaqueta gordita, calientita, abrazable, como pa’ escalar el Everest…
** También aplica para hombres cambiando el mijita por mijito y maridos por viejas en pelota.

Etiquetas: , ,

 
Y esto sólo le pasó a Maria() a las 10:36 p. m. | 13 Infelices comentarios
jueves, 19 de abril de 2007
Achuuuuuú (salud)

Ha llegado la hora de sacar una frase que mi amado hermano mayor hizo famosa entre mi familia:

Maldita enfermedad, esto sólo me pasa a mí.

No Julius, les cuento que la situación es crítica, mis glóbulos blancos al parecer se fueron de vacaciones sin avisar, tengo un dolor de cabeza que no se quita con nada, me duele la garganta como si hubiera desayunado puntillas, y dormir se me ha convertido en todo un reto, que por lo general pierdo o empato a eso de las 2 a.m., por lo tanto ando como torpe, entontada (más de lo normal).

Advertencia: cuando entren a este blog háganlo bajo su propia responsabilidad, existen sólidas pruebas que demuestran que el virus que me ataca tan cruelmente vino de allá. Es que esa gripita del Flaco estuvo tan poderosa que me la contagió por internet, y no soy la única ¿o no Q-k?

Juemadre vida, en estos momentos es cuando más extraño a mi mamá, ¡necesito que me apapachen! Pero pailas, porque doña Patricia está cuidando un enfermo mucho más delicado y no se merece preocupaciones adicionales por cuenta de una hija consentida que se encuentra a 440 kilómetros.

Y entre las cosas curiosas, este infeliz post fue escrito durante una entretenidísima conferencia obligatoria sobre la globalización y otras yerbas, al señor* muy querido él, muy formal, muy aseado, muy de la casa, y además toda una eminencia en esos temas, se le agradece la intención de bajarnos la ignorancia, pero es que yo soy “ingeniera”, y esas jijuemil gráficas de inversión, ingresos, pobreza, productividad, apertura, correlaciones con la expectativa de vida y mortalidad infantil etc etc etc pues lamentablemente tuvieron un efecto soporífero en mí.

Bueno, no es más, me despido agonizante recomendándoles que si se encuentran por ahí con mis glóbulos blancos les dicen que vuelvan, que por acá se les extraña y se les tiene harto trabajo.

* Que ni idea del nombre porque para variar llegué tarde.

Etiquetas: ,

 
Y esto sólo le pasó a Maria() a las 11:39 p. m. | 6 Infelices comentarios
martes, 17 de abril de 2007
¡Tan (a)morosa ella!
Reproduzco a continuación una serie de cartas a-morosas que se intercambiaron entre la fiduciaria Fiducolombia y mi persona durante el pasado fin de semana.
__________________________________________________

De: xxxxxx@fiducolombia.com.co
Fecha: Sábado, Abril 14, 2007 10:55 am
A: correodemaria()@uniandes.edu.co
Asunto: AVISO DE COBRO

Apreciado cliente:
A la fecha nuestro sistema no registra el pago de su cuota mensual por lo que su crédito presenta una mora de 73 días.
Agradecemos nos confirme si la información anterior es correcta, ya que en caso de no serlo procederemos a realizar las validaciones que correspondan.
Muchas gracias por su atención al presente.
Cordialmente,
Fideicomiso Fondo Educativo UniAndes
__________________________________________________

De: correodemaria()@uniandes.edu.co
Fecha: Domingo, Abril 15, 2007 3:25 pm
A: xxxxxx@fiducolombia.com.co
Asunto: ¡TIENEN HUEVO!

Apreciados señores de Fiducolombia:

La presente es para comunicarles que a raíz del correo que recibí en la mañana del día de ayer por parte de ustedes, he llevado a cabo un largo proceso de razonamiento, mediante el cual, y teniendo en cuenta mi cumplimiento con las cuotas mensuales del crédito que tan amablemente ustedes me han facilitado para la realización de mis estudios universitarios, cumplimiento que hasta la fecha ha sido intachable, he llegado a la brillante conclusión de que ustedes TIENEN HUEVO.

Y es que mi señor padre, que se está matando allá en cierto municipio del hermoso Valle del Cauca para tenerme estudiando en la grandiosa capital de la República, mueve cielo y tierra los primeros días de cada mes para poder pagarles sus aterradoras cuotas de intereses absurdos, como para que ahora ustedes vengan a decirme que mi crédito presenta una mora de 73 días, no señores sinceramente tienen huevo, yo seré pobre pero honrada, más bien vayan a decirle morosa a su madre.

Los recibos de febrero y abril (y si quieren los de toda mi carrera) los llevaré mañana lunes a primera hora a oficina de apoyo financiero de la universidad, donde las siempre amables señoritas (que también tienen huevo, pero eso ya no es asunto de ustedes), seguramente se demorarán eternidades mientras se cuentan todos los chismes del fin de semana, para finalmente atenderme y decirme que no hay nada que hacer, que vaya a la carrera 548 con calle 864 B para ver si allá me solucionan mi problema.

Cordialmente,

Maria()

PD: ¡tienen huevo!
__________________________________________________
.
De: xxxxxx@fiducolombia.com.co
Fecha: Lunes, Abril 16, 2007 10:48 am
A: correodemaria()@uniandes.edu.co
Asunto: Crédito Fiducolombia - Fondo Educativo UNIANDES

Apreciado cliente,
Por una equivocación interna el día 14 de abril de 2007 se envió un correo informando que usted tenía un saldo vencido, el cual muy seguramente no se ajusta a la realidad de su crédito.
Por lo señalado anteriormente, pedimos disculpas y solicitamos hacer caso omiso del mail enviado ese día.Gracias por su comprensión.
Cordialmente,
FIDEICOMISO FONDO EDUCATIVO UNIANDES
__________________________________________________

De: correodemaria()@uniandes.edu.co
Fecha: Lunes, Abril 16, 2007 7:27 pm
A: xxxxxx@fiducolombia.com.co
Asunto: RE: Crédito Fiducolombia - Fondo Educativo UNIANDES

Apreciados señores de Fiducolombia:

Por medio de la presente les comunico que he recibido el mensaje en el que me informan de una equivocación interna que habría provocado en envío de un correo con información incorrecta el pasado 14 de abril.

No se preocupen, yo los entiendo, el servicio de correo eletrónico últimamente ha presentado algunos inconvenientes que también han causado el envío de información incorrecta de mi parte hacia varios destinatarios.

Espero que dicho percance no haya perjudicado a la fiduciaria, y en caso de que así fuera les pido disculpas y solicito hacer caso omiso del mail enviado ese día.

No siendo más el motivo de la presente me despido agradeciendo de antemano la atención prestada.

Cordialmente,

Maria()
__________________________________________________

Carajo, esto sólo me pasa a mí…

Etiquetas: , ,

 
Y esto sólo le pasó a Maria() a las 4:22 p. m. | 21 Infelices comentarios
lunes, 16 de abril de 2007
El único, el insuperable, el inigualable ¡El pan que habla!

Otra de mis tantas noches de desocupe en el Messenger, aclaro de entrada que todos mis chistes son Pésimos (así, con P mayúscula).

Protagonistas:
Maria() -> la dueña de este pseudoblog.
Camila -> mi mejor amiga.
Valentina -> la hermana menor de Cami.

CaMiLa dice: mira el chiste de vale
CaMiLa dice: es q tenemos el bobo
CaMiLa dice: no pues q habia un circo de pulgas, llegó un perro y se robó el show
Maria dice: Jaja buenísimo
Maria dice: Te sabes el del pan que habla?
CaMiLa dice: cual? no
Maria dice: Que había un pueblo así bien chiquitico
Maria dice: Y un día llegó el circo, y comenzaron a anunciarlo, venga al circo!! Presentando al hombre invisible y la mujer transparente haciendo cosas nunca antes vistas!
Maria dice: No mentiras ese es otro circo
CaMiLa dice: jajajaja imbecil
Maria dice: Este anunciaba un show único en el mundo ¡vengan a ver al increíble pan que habla!
CaMiLa dice: valentina no entiende y no has terminado
CaMiLa dice: jajajja
CaMiLa dice: y q pasó?
Maria dice: Entonces todo el pueblo se fue para el circo, y llegaron todos emocionados ¡queremos al pan que habla, queremos al pan que habla!
Maria dice: Y sale el presentador… bienvenidos, esta noche veremos la octava maravilla del mundo, veremos al mismísimo pan que habla, y todos: ehhhh!!, pero primero los payasos
Maria dice: Y bueno, salen los payasos y la gente ¡queremos al pan que habla, queremos al pan que habla! y el presentador: en contados minutos, el único, el inigualable pan que habla, pero primero los malabaristas
Maria dice: Salen los malabaristas y la gente ¡queremos al pan que habla, queremos al pan que habla! y el presentador: se prepara para salir el pan que habla... y el público enloquece, eso aplaudían, silbaban, gritaban…
Maria dice: Pero primero, los trapecistas
Maria dice: ¡queremos al pan que habla, queremos al pan que habla!
Maria dice: (si me acordara de otros shows que se presenten en un circo alargaría más el chiste...)
CaMiLa dice: jajjaja
Maria dice: Cuando por fin, señoras y señores: con ustedes el pan que habla!
Maria dice: Y aparece en la mitad del escenario una mesa con un mantel, y encima un pan de mil y una jarra con agua
Maria dice: Dice el presentador: necesito un voluntario. entonces sale un señor y el presentador coge la jarra y le echa toda el agua al pan
Maria dice: Señor voluntario, por favor toque el pan... y lo toca... señor voluntario, ¿cómo está el pan? Y el tipo contesta: el pan está blando
Maria dice: Y el presentador: SEÑORAS Y SEÑORES, EL PAN HA HABLADO!!
CaMiLa dice: maria bu
CaMiLa dice: jajajjajajajjaja
CaMiLa dice: sabes q dijo vale?
Maria dice: qué dijo?
CaMiLa dice: q ahora sale la mano peluda y le echa la mantequilla
CaMiLa dice: jajajja
Maria dice: boooooooo
CaMiLa dice: maria ese chiste esta malisisisismo jajajja
Maria dice: entonces se me alborotó la bobada, porque no me he dejado de reír :D
CaMiLa dice: jjaja pues yo creo

Y esta fue mi insignificante colaboración con la campaña del Cuajinais, aunque quizás fracasaré en el intento porque con ese hueso de chiste ¿quién se va a reír?, estuvo mejor el de Vale y lo contó en una sola línea.

Etiquetas: ,

 
Y esto sólo le pasó a Maria() a las 6:40 p. m. | 13 Infelices comentarios
domingo, 15 de abril de 2007
Maldita sea
¡NO FUMEN! por favor.

evítense llenar de basura sus arterias, evítense operaciones riesgosas, evítense lágrimas y preocupación de su familia.

Que mierda todo esto

¿cuánto falta para junio?

Etiquetas: , , ,

 
Y esto sólo le pasó a Maria() a las 10:34 p. m. | 7 Infelices comentarios
Maria() Vs. La ortodoncia, una batalla sin fin

A los 10 años (y general durante toda mi infancia):

Mis hermanos eran felices mortificándome todo el tiempo, se burlaban de mi dentadura hasta hacerme llorar (claro está que yo era soy bastante chillona).

Día tras día inventaban nuevas frases: que mis dientes estaban de fiesta, o se estaban organizando para una foto, que a mí me habían puesto los dientes así: movimiento con la mano como lanzando unos dados, que no me riera porque les rayaba el piso… Y apodos como: dientes de pala, doctor Muelitas, o Bugs Bunny eran parte de mi vida diaria.

A los 12 años:

Las primeras citas con el ortodoncista, después de jijuemil radiografías descubrió que yo no era una dientitorcida común y corriente, no señor, lo mío era más complicado. Mi maxilar inferior estaba unos cuantos centímetros atrás de donde debería estar. A ver, pruebe esto: lleve sus dientes de abajo por delante de los de arriba, ¿sí pudo? pues bien, yo ni siquiera podía ponerlos al mismo nivel.

Santiago, mi ortodoncista, me pronosticó un tratamiento de millón y pico de pesos, dos años como mínimo y la posibilidad de una cirugía más adelante.

A los 13 años:

Empecé el dichoso tratamiento, primero me pusieron los brackets de arriba y seis meses después los de abajo. Sé que muchos han pasado por esta tortura, al principio los labios se llenan de heridas, hay que cargar con cepillo de dientes pa’ todo lado porque después de comer el 80% de la comida sigue atrapada en los frenos, lo más de setsi ¿sí o no?, la cosa empeora con la famosa y para nada bien ponderara “apretada” de los brackets, no por Dios que dolor tan insoportable, a comer gelatinita y sopita mija porque esos dientes no le dan ni para masticar las ideas. A todo lo anterior súmele un novio que también usa frenos y obtenemos unas situaciones de las que ustedes no quieren detalles…



<-- Bueno, pudo haber sido peor jaja.




.

A los 15 años:

De hecho, fue una semana antes de “las quince primaveras”… por fin me quitaron esos aparatos del demonio, y uno jura que el martirio ha terminado, pero la verdad es que apenas comienza, cita de control cada 3 meses y hacen su aparición los hermanitos menores de los frenillos, sí señor los (música de terror) ¡Retenedores!

Pero también me llegó el momento de la dulce venganza, porque mis hermanos no es que tengan una sonrisa Colgate, y como yo era el caso más grave fui la única que se hizo merecedora de la ortodoncia. Que rico esto, por fin tenía dientes “perfectos” y les podía devolver todas las burlas que me traumatizaron en mi triste infancia, en Buga hay una clínica de ortodoncia con un letrero que dice: “¿todavía con los dientes torcidos?”, y sagradamente, cada que pasábamos por ahí, mi cuñada o yo le señalábamos el aviso a mi hermano mayor, ole, es que se siente un fresquito.

A los 17 años:

Se supone que ya debería haber dejado de usar los infelices retenedores, pero Santiago analiza la situación y me recomienda seguir usándolos por la noche. Yo que siempre he sido una niña tan juiciosa le hice caso por un tiempo, pero después comencé usarlos una noche sí, otra noche no. El uso de los retenedores se hizo cada vez más esporádico hasta que un buen día, se perdieron los muy desdichados.

A los CASI 19 años:

Mis malditos dientes tienen una memoria excepcional, los de arriba siguen perfectos, y ojalá que así se queden, pero los de abajo han empezado un lento y silencioso proceso de retorno hacia su estado inicial, uno de ellos decidió “romper filas” y dar un paso al frente. Esto sólo me pasa a mí.

Muy seguramente tendré que volver a usar frenos por un tiempo en los dientes de abajo, pero sé que todo esto fue mi culpa por irresponsable, así que si tengo que volver a pasar por la tormentosa ortodoncia no será con plata de mis papás, de modo que “Ortodoncia II, la venganza de los frenos” se aplaza para la próxima, próxima, próxima cosecha.

Etiquetas: ,

 
Y esto sólo le pasó a Maria() a las 12:39 p. m. | 14 Infelices comentarios
viernes, 13 de abril de 2007
De novios cumpleañeros y transmisiones en vivo
“Hace 19 años di a luz a un bebé gordito, lo más de bonito…” así más o menos empieza el discurso de mi suegra cada 13 de abril, si la responsabilidad de dicho discurso por razones del destino me llegara a corresponder a mí, yo diría algo así: “hace 19 años llegó a este mundo el hombre que 13 años después entraría a mi vida para aprender juntos qué es el amor…”

¡Feliz cumpleaños!

Al amor de mis amores, al niño que me hace sonreír a pesar de lo que sea, mi novio eterno, mi mejor amigo, mi confidente… mi constante amigo, mi divino hermano, dulce Juan mío, mi niño adorado, ven a Bogotá ven no tardes tanto jaja, ya me desvié del tema.

Amor: no sabes todo lo que hubiera dado por estar allá contigo en este día, y en muchos otros, tú sabes que cada día te extraño más y me enamoro otro tanto. Te mando un beso por cada centímetro que nos separa.

¿Cursi quién?

Por otro lado quiero aprovechar para agradecerle públicamente al Tigrillo (a.k.a. el Flaco) quien anoche, en medio de uno de nuestros innumerables momentos de desparche, muy amablemente me invitó a ver vía Messenger el capítulo final de The O.C. (snif, we’re gonna miss you Ryan). Transmisión en vivo que no resultó para nada sencilla por dos factores a saber:

a). La distancia a la que se encontraba el televisor de la webcam y la imposibilidad de un acercamiento entre dichos aparatos hacía prácticamente incomprensible la imagen, mejor dicho eso era como: “¿Quién es esa, Summer o Taylor?” “¡Pendeja, ese es un comercial de Pantene!”

b). El hecho de transportarnos a la lejana época del cine mudo, que ni me tocó... No, es que esto sólo me pasa a mí, uno viendo siluetas borrosas de las cuales supone que están hablando, pero ni la más mínima idea de qué están diciendo. Además el felino anteriormente mencionado (pues el Tigrillo ¿quién más?) se negó a prestar el servicio de telepronter trascribiendo los subtítulos en tiempo real, ¿qué te costaba? Mal amigo jaja. Debido a esto me tocaba adivinar escenas hasta que empezaban los comerciales, instante que el Flaco empleaba para contarme lo que había pasado y yo cada vez más sorprendida ¡que final!... pero en mi opinión pudo haber sido mejor, en fin.

Y así se me fue casi sin darme cuenta una hora de televisión alcahueteada por el Flaco, pa’ que pero se pasó bueno, me reí muchísimo, y al man como que le quedó gustando esto de narrar series porque cuando se acabó The O.C. (se acabooooó, voy a llorar…) me dijo “¿Querés ver Dragon Ball Z?”, tentadora oferta que preferimos dejar para otro día.

Después para retribuirle la invitación le di, también vía webcam y con el viejo método de “ahí va el avioncito”, la mitad de un pedazo de torta que me regaló mi roommate.

Si ves mi Juan, en el desocupe tan tremendo que caigo cuando te vas a tomar cerveza al Faro y no me invitas…

Me despido con un regalito para mi Juan, que anoche me dijo que tenía un grave dilema de prioridades entre la clase de circuitos y mi persona. Y como yo soy una novia tan comprensiva, y como no lo voy a poner a decidir, y como la clase de estequio estaba tan aburrida…

(click para ampliar, mi cieguito)


Nota: no me responsabilizo si algún circuito hace corto, odié física 3 con toda mi alma.

Etiquetas: , ,

 
Y esto sólo le pasó a Maria() a las 8:19 p. m. | 9 Infelices comentarios
jueves, 12 de abril de 2007
En estos tiempos de recesión

Amigo lector:

¿Desesperado porque en su trabajo le dieron el ácido (“ha sido” un placer trabajar con usted)?
¿Es usted un desempleado más?
¿Cansado de buscar y buscar trabajo?
¿Ha metido hojas de vida hasta pa’ protagonistas de novela?

Usted lo que necesita es repartir tarjetas de presentación como esta:

Y las que se me ocurrieron a mí… Se cosen botones, se pasean perros, se remiendan medias, se venden dvd’s piratas, se inflan costales, se hacen filas de banco y embajadas, se amansan zapatos, los domingos vendo tamales y si no tiene perro le ladro de noche.

Y es que en estos tiempos de recesión hay que pegarle al rebusque, a propósito ¿me compra un chicle?

La tarjeta me la robé de la billetera de mi amigo Q-k, no sé cuál de los servicios de este personaje habrá contratado.

Etiquetas:

 
Y esto sólo le pasó a Maria() a las 7:55 p. m. | 11 Infelices comentarios
miércoles, 11 de abril de 2007
Semana Santa en Buga (Segunda parte)

A ver ¿dónde me quedé?... ah, en la procesión del viernes, tuvo una duración de casi tres horas y dicen los que la vieron (no recuerdo la última vez que vi alguna procesión) que salió muy bonita, y organizada, claro ¡es que con ese regidor mayor! Jaja, todos le corren a don Rodrigo…

Como todos los viernes santos, la junta le dio pan con gaseosa* a los cargueros y alumbrantes al llegar a la iglesia, lástima, este año me la perdí. Después todos volvieron al cuartel general para cambiarse y seguir comiendo, porque uno de los cargueros llevó como 50 pandebonos con coca-cola.

La casa volvió lentamente a la calma mientras los cargueros se iban despidiendo con una frase que ni ellos se creen: “Bueno, mañana puntuales a las 9”

* Pan de cien y gaseosa caliente, pero créanme, que después de esa caminadita saben a gloria.

Cambiando a Magola

Esta señorita es bastante creída y no le gusta repetir vestuario dos días seguidos, de modo que la tarde del sábado mi madre y otras señoras de la familia van al parqueadero Santo Domingo, la peinan, le cambian los aretes (que a propósito eran míos) y le reemplazan el vestido por uno rojo con dorado.

También se cambian los arreglos de flores moradas por unos de flores amarillas y blancas.

Sábado Santo (Procesión de Resurrección)

En todas las parroquias se celebran los “oficios”, unas misas eternas ** a las que, sinceramente, jamás he asistido. Bueno, el sábado en la noche es la vigilia pascual, procurando la mayor coordinación posible, la procesión sale a las 10 p.m. cuando la ceremonia está por terminar, es un recorrido mucho más corto que el del día anterior, pasa por la catedral de San Pedro Apóstol, donde se encuentra el obispo, y sigue por unas 5 cuadras hasta llegar a la plazoleta de la Basílica del Señor de los Milagros.

Los pasos que participan en esta procesión son: San Pedro, La Magdalena, San Juan, y el Resucitado y la Virgen María, uno al lado del otro. Como dato curioso La Verónica debería salir pero comparte su anda con la Virgen, entonces paila.

Les quedo debiendo a San Juan, problemas de la fotógrafa...

** Más largas que esta crónica jaja

¡Alegría!

En contraste con la sobriedad y el luto de la procesión del Santo Sepulcro, en la del sábado el ambiente es de júbilo: las túnicas de los cargueros son blancas; las flores de los pasos, como ya lo dije, amarillas; los alumbrantes van de pantalón negro y camisa blanca; y las bandas tocan marchas mucho más alegres.

La llegada a la Basílica

Son las 10:30 p.m. La plazoleta llena de gente, un sacerdote habla por micrófono desde un altar al aire libre que se ha montado para la celebración de la pascua. Lentamente la procesión entra a la plazoleta*** donde se ubican en orden, a un lado las bandas, que no han dejado de tocar, a otro lado los pasos, primero San Pedro, en el medio Magola y a su lado San Juan. Los cargueros apoyan los pasos en las alcayatas y esperamos un momento para que llegue el señor obispo y para que termine la misa en la Basílica.

Aplaudidos por el pueblo llegan Jesús Resucitado y la Virgen y se ubican de frente a los otros pasos. Las bandas callan y se prepara la venia, la cual consiste en que en los pasos de San Juan, San Pedro y La Magdalena, los cargueros de la fila de adelante se agachan un momento, es una forma de rendir homenaje al Resucitado y a María. El regidor mayor (todo serio, quién lo viera…) da la orden y ¡ole! Se durmieron los otros, bajaron después de tiempo, la única que salió bien fue la de la Magola, y allá estaba mi Juan inclinándose con todo el peso de la relación encima jaja.

Algunos minutos más tarde la misa en la Basílica concluye con la salida del cirio pascual**** sobre una especie de anda pequeña hacia el altar de la plazoleta. La gente aplaude y canta “aleluya, aleluyaaaaa”, el obispo pronuncia unas “breves” palabras y después una de las bandas toca el Avemaría, sí que sonó lindo, mi primito es el líder de los trombones y toca él solo la melodía, definitivamente esta familia tiene el monopolio de la procesión.

*** ¡ojo con el andén! qué peligro, pobres cargueritos.
**** Hijuemadre velón tan grande.

Arrancar otra vez

Son casi las 11 de la noche, con el mismo orden en que llegamos a la plazoleta, nos abrimos paso entre la multitud para continuar la procesión hasta la iglesia de Santo Domingo, ahora con menos público, pero con la misma solemnidad.

Con mucho cuidado pasamos por una calle donde un cable de la luz demasiado bajo por poquito decapita a la Magola el viernes, coordinación total: un golpe de una alcayata en el barrote y se detienen, otro golpe y bajan el paso a los brazos, otro golpe para avanzar un poco y el último para volverlo a subir al hombro y arrancar, con el pie izquierdo como siempre.

Llegando a Santo Domingo mi papá nos dice que en lugar de entrar al parqueadero de la iglesia como se acostumbra, vamos a seguir otras dos cuadras para guardar de una vez el anda en la casa de mi tía (que la hospedará hasta el siguiente año).

Eche pa’ la casa (y pichoncito pa’l moquero)

Hasta aquí llegó la seriedad, fue como hacer una procesión sólo para nosotros, hay que tener en cuenta que ya las calles estaban abiertas y por lo tanto a más de un carro le tocó devolverse o esperar a que pasara la Magola.

El moquero, un primo de 13 o 14 años que como dije en la primera parte ya alcanza la estatura de los otros cargueros, aprovecha la guachafita para pedir que lo dejen cargar, se ubica en la fila de atrás (en medio de mis hermanos creo) y lo hace bastante bien, sin perder el paso. Mucho mejor que algunos que llevan cargando varios años y que son el temor de los otros cargueros “de por Dios que no me toque con fulano”

Al llegar a la casa de mi tía nos dimos cuenta que el paso no cabía por la puerta del parqueadero, solución: “¡eso métala ladiada!” noooo mentiras, tendrían que bajar la imagen y guardar sólo el anda.

¡Pere, pere! No la desarmen, primero tomémonos una foto

No no no, definitivamente esto perdió la poquita seriedad que le quedaba, yo estaba que me orinaba de la risa con los comentarios de los cargueros, los de atrás decían que iban a soltar para salir en la foto, los relevos decían que parecíamos equipo de futbol, no faltaba sino el balón, mi cuñada que era la encargada de tomar la foto salió con “no Magola, córrete un poquito pa’ la izquierda”.

Mi papá no salió en la foto porque estaba debajo del anda quitándole los tornillos a la imagen para desarmarla, por fin guardamos el anda y de vuelta al cuartel general.

¿Y este qué pitos toca?

En realidad él es menos sonriente, la carita feliz es por aquello del anonimato

Mi hermanito el Ternero se lleva a la Magola cargada cual recién casados. Las burlas no se hacen esperar: ¿Y este pa’ dónde va con esa niña? ¡pagale pieza ole!

Bonus Track: ¿A San Juan se le moja la canoa?

Muchos habrán oido el siguiente chiste…

Le dice Jesús a san Pedro en la última cena: “Pedro, Pedro ¿tú me amas?”. Y Pedro le responde: “No Maestro, el marica es Juan”.

Bueno, la verdad es que la imagen de San Juan que sale en la procesión tiene su aire mariconcito evidenciado más que todo el la posición de las manos, maniquebrado que llaman. Resulta que hace dos años, mi hermano y uno de mis tíos estaban en el parqueadero de la iglesia arreglando el anda y mi hermanito por joder la vida un rato le puso una florecita en una mano a San Juan, la cual mi tío aseguró con un cauchito.

Ellos estaban convencidos de que cuando llegara el colegio encargado del paso le quitaría la flor, pero para sorpresa de todos, e indignación de otros tantos (abuelita te amo) San Juan se recorrió toda la procesión del viernes santo con florecita en mano.

No contentos con esto, repitieron la maniobra al día siguiente, pero esta vez la florecita sí se cayó, o se dieron cuenta los del paso y la quitaron.

_______

Y así termina otra memorable Semana Santa en mi tierrita, anécdotas me faltaron bastantes, y vendrán muchas más.

Etiquetas: ,

 
Y esto sólo le pasó a Maria() a las 8:44 p. m. | 8 Infelices comentarios
lunes, 9 de abril de 2007
Semana Santa en Buga (Primera parte)
Pues sí, a este pseudoblog le llegó la hora de ponerse “culto”, algo que tengo muy claro desde que empecé es que yo no pretendo enseñarle nada al que venga a leerme, pero en este caso estoy muy inspirada y quiero hablar de las procesiones de semana santa en mi pueblito (que por ahí me regañaron, no es pueblo sino municipio, jalándole al respetito).

En fin, mi familia siempre ha estado muy involucrada en la tradición de las procesiones y yo he participado desde que tengo memoria, así que trataré de narrarles desde mi punto de vista cómo la viví este año.

Un poquito de vocabulario:

Procesión (el colmo que no supieran, pero por siaca): es un recorrido organizado en el cual se evoca la pasión y resurrección de Cristo por medio de imágenes.

Pasos: son las imágenes que participan en la procesión, pueden representar un momento específico de la pasión o uno de sus protagonistas; el paso consta de un anda (estructura en madera con barrotes para ser cargada), la imagen que puede ser en yeso o madera, cirios y arreglos de flores.

Síndicos: son los que se hacen cargo de un paso, pueden ser colegios, universidades, instituciones como la alcaldía o la cámara de comercio, personas particulares o familias (que es nuestro caso).

Cruz alta y ciriales: encargados de encabezar la procesión.

Bandas de guerra: en este momento no recuerdo si son dos o tres, son las bandas de los colegios que marcan el ritmo de la marcha de los cargueros y pues le ponen música a la procesión.

Regidores: muy elegantes de smokin o corbata, con una cruz grande el las manos (que su nombre ha de tener pero yo no me las sé todas…) cuidan la organización de la procesión, como el tiempo de las paradas, la distribución del espacio etc, hay un regidor por cada paso y un regidor mayor, cargo que desempeña mi papá desde el año pasado.

Cargueros: los pobres cristianos a los que les toca “meter el hombro”, visten túnicas y alpargatas. Un paso lleva de 4, 6, 8 o más cargueros, quienes deben tener estaturas similares y coordinar la marcha para que el paso tenga un movimiento armonioso. Generalmente se cuenta con al menos un relevo para cambiar cada tres cuadras. Los cargueros de las cuatro esquinas del anda llevan unas herramientas llamadas alcayatas, que se utilizan para apoyar el paso durante las paradas.

Moqueros: usan el mismo vestuario de los cargueros, además llevan una mochila y un “palo” largo (lo siento, no soy buena con las descripciones) con el que se encargan de limpiar durante las paradas la cera de los cirios del anda. En mi opinión es el mejor cargo, y de hecho lo ocupé en alguna ocasión, a falta de niños con la estatura necesaria, ahora nuestro moquero tiene la misma estatura y usa las túnicas de los cargueros, la familia se quedó sin niños…

Matraqueros: van delante de cada paso vestidos como los cargueros, con el sonido de la matraca indican el inicio y finalización de las paradas, las cuales se realizan aproximadamente cada media cuadra. Bueno, eso era antes, porque ahora a la junta le dio por dejar sólo un matraquero que va al principio de la procesión.

Alumbrantes: son los acompañantes de cada paso, se ubican a ambos lados del mismo con cirios. En nuestro paso los alumbrantes somos las mujeres de la familia (y algunos hombres que no se le miden a la “cargada”), y un colegio femenino que nos acompaña hace ya varios años.

Sahumadoras: son mujeres vestidas con los trajes típicos de campesinas colombianas, que llevan en sus manos el sahumerio, sólo acompañan aquellos pasos en los que aparece la imagen de Jesús.

Samaritanas: recordando el relato de Jesús y la samaritana, estas mujeres acompañan los pasos con los atuendos característicos y cargando un jarrón de cobre o barro. Yo fui samaritana un par de veces, pero el vestido ya no me queda.

Monaguillos: son niños vestidos como los acólitos de las iglesias y llevan en sus manos una lamparita. Lastimosamente estos personajes desaparecieron de la procesión debido a la negativa de la junta frente la participación de los niños. Podrán ver que los niños de mi familia hacen carrera en el paso: primero de monaguillos, después de moqueros, y finalmente de cargueros, y en el caso de las mujeres: empezamos como samaritanas o sahumadoras y terminamos de alumbrantes.

Nuestro paso

El paso del cual mi familia es síndico es el de María Magdalena, mujer pecadora que decidió enderezar el camino y seguir a Jesús como uno de sus más fieles discípulos (o según Dan Brown como su esposa y madre de su hija).

La Magdalena, o como le decimos de cariño “La Magola”, lleva 19 años en poder de mi familia, un poquito más que yo pero a mí me quieren más (eso creo). La imagen, que al parecer es bastante antigua, lleva en una de sus manos un pañuelo y en la otra un frasco de perfume, con los que lavó los píes de Jesús al pedirle perdón por sus pecados.

El año pasado estrenamos anda debido a la delicada situación de la anterior, que crujía a cada paso amenazando a los cargueros con dejarlos portando pedacitos de paso en cualquier momento. Con esta nueva adquisición La Magola obtuvo una imagen más imponente y también unos cuantos kilitos más, a propósito, siendo uno de los pasos más livianos de la procesión, el peso del anda más imagen, más flores, más batería (para efectos de iluminación) lo estima mi padre alrededor de los 250 kg. a lo que los cargueros responden: sí como no, vení metele el hombro y verás que pesa más.

La ignorancia es atrevida:

El público asistente a la procesión, ha atinado a chantarle todo tipo de nombres descabellados a la pobre Magdalena, entre los que más me han llamado la atención están:

  • La Virgen María. El más común, bueno se entiende, el manto y la aureola pueden confundir.
  • María Salomé. Dice mi madre que es un personaje de la Biblia, pero ni idea.
  • María Cleofe. Lo mismo que el nombre anterior.
  • La Verónica. No señor, esa viene más adelante, es la del pañuelito con el rostro de Jesús.
  • La Dolorosa. Menos, esa viene de última, es una virgen hermosa con cara de dolor y con un angelito que le lleva la cola del vestido.
  • La Magola. ehh, usted es de los nuestros.
  • La del perfume. No no no, la salida más fácil.
  • La llorona. Ejem, claro, y más atrás viene la patasola y el mohán.
  • La virgen Magdalena. Este, ehhh… sin comentarios.

Lo peor es que la mayoría de las veces son niños que le preguntan a sus padres “¿Quién es esa?” y el padre para demostrar su infinita sabiduría le responde con toda seguridad “Es la del perfume mijo”. Hombre, si no saben no inventen, pregúntele a uno de los alumbrantes o al regidor, pero no le enseñen esas barbaridades a sus hijos.

Viernes Santo: procesión del Santo Sepulcro

Con un recorrido de 20 cuadras es la procesión más importante, parte de la iglesia de Santo Domingo para llegar a la misma. Las imágenes de este día están encabezadas por La oración en el huerto, seguida de: (a ver que tan buena memoria tengo, no están en orden) El señor de la humildad, El nazareno, El señor del perdón, La lanzada, La negación de Pedro, El señor caído, una réplica del Señor de los Milagros, Las insignias, La cruz, La piedad, El Santo Sepulcro, San Juan, San Pedro, La Verónica, La Magdalena, y La Dolorosa.

Este día los cargueros visten túnicas de color azul y los alumbrantes van de negro, los pasos llevan flores moradas en señal de luto.

Aparte de la procesión del viernes santo, hay una infantil el martes, en la que participé desde que fue establecida hace 14 años, hasta que ya no me recibieron por vieja. Antes se realizaba la procesión de la dolorosa el sábado santo, en la que San Juan, San Pedro, La Verónica y La Magdalena “acompañaban” a la virgen Dolorosa en el sufrimiento por la muerte de su hijo. Desde el año pasado la procesión de resurrección que antes se hacía en la mañana del domingo, se pasó para los sábados a las diez de la noche.

Histeria colectiva:

Se supone que debemos estar en la iglesia de Santo Domingo a las 7:30 pm., pero siempre somos el paso más incumplido. El cuartel general es la casa de mi abuela, más o menos a las 6:30 empiezan a llegar los cargueros y alumbrantes, y empieza la histeria:

¿Que dónde está mi túnica?, ¿que esta vaina cómo se pone?, ¿que si la banda va de derecha a izquierda o de izquierda a derecha?, ¿que quién está en el baño?, que no encuentro alpargatas, ¿que cual cirio me llevo?, ¿que si fulanito ya llegó?, que que incumplido fulanito, ¿que quién sabe hacer el nudo?, ¿que quién le presta un encendedor al moquero?, ¿que de quién son estos pantalones?, que muévanse que ya son las 7, que ya están saliendo, que oigo tambores, ¿que dónde están las alcayatas?...

Resultado: mi abuela y otros tantos terminan prendidos del techo, y nosotros siempre llegamos tarde pero todavía no es nuestro turno de salir.

Novio reclutado:

Una tarde de sábado santo como cualquier otra, un inocente niño de 13 añitos llamado Juan le estaba haciendo visita a su hermosa (pffft) novia, cuando una de las tías de la novia pasó y se quedó mirándolo. “¿Usted cuanto mide? Vaya a su casa y se pone una pantaloneta”, así solucionaron el déficit de cargueros de ese día y mi Juan lleva ya 5 años metiéndole el hombro a la Magola, ratificando su sabia afirmación “llevo una Cruz a cuestas”.

¡Mi reino por la foto que mi suegra le tomó ese domingo santo cargando! Con cara de cansancio y malgenio.

Lo que pasa es que el carguero está borracho:

Dado que la procesión es en la noche del viernes, cada año nos llegan uno o más cargueros irresponsables con algunos traguitos encima, lo cual da como resultado un paso no muy coordinado que digamos, algunos sustos por tropezones, bastantes ataques de risa, y comentarios como el de mi hermano hace algunos años en una de las calles con mayor cantidad de público: “Claro, es que a nosotros nos tocó cargar a la más puta”, dicha observación lo hizo merecedor de un relevo anticipado y el respectivo regaño por parte del regidor. El comentario memorable de este año, aunque como cosa rara no hubo borrachos, fue “Que el anda se está moviendo mucho” a lo que un carguero contesta “Claro, si esta moacha se movió bastante en vida ¿cómo esperan que se quede quieta ahora?”.

Desertora:

El viernes, casi en la mitad del recorrido me empecé a sentir muy mal, aparte del dolor en las piernas y espalda de cada año, me atacó una fatiga espantosa y ganas de “devolver atenciones”, me aguanté sin decir nada durante unas cinco cuadras, hasta que le conté al regidor que me aconsejó salirme. Así que a la siguiente parada, con todo el dolor de mi alma, abandoné cual Juan Pablo Montoya y me fui para la casa de mi abuela que quedaba cerca.

Allá me recibió mi madre entre sorprendida y angustiada, me tomé un vaso de agua y me acosté a ver televisión. Sentí algo de tristeza, he participado en la procesión desde que tengo 5 años, y nunca me había retirado, ni siquiera el año pasado cuando casi arrancando se me dañó un zapato (esto sólo me pasa a mí).

De luto:

Este año el dolor de una despedida inesperada hizo que la cinta negra fuera la protagonista en nuestro paso, haciéndose presente en las túnicas de los cargueros, en una de las esquinas del anda, en los cirios de los alumbrantes y en la cruz del regidor.

Álvaro siempre estuvo muy comprometido con el paso, participó ininterrumpidamente en la procesión desde 1988, primero como monaguillo y después como carguero. Al acercarnos a la casa de sus padres mis hermanos tomaron la fila de adelante dejando libre el puesto del medio, frente a la casa nos detuvimos para rezar un padrenuestro y un avemaría como homenaje póstumo. Dicha oración también fue realizada por el paso de San Juan, que pertenece al colegio donde Álvaro se graduó.

______

Espere mañana (o la próxima cosecha) la segunda parte de esta crónica barata.

Etiquetas: ,

 
Y esto sólo le pasó a Maria() a las 9:19 p. m. | 7 Infelices comentarios